La locura diaria de Elon Musk: trabaja a destajo, come en 5 minutos y apenas duerme

Elon Musk, el genio que está detrás de PayPal, Tesla y SpaceX, exprime sus días al máximo. En su caso el dicho no es ninguna exageración. No contestar mails ni llamadas, recortar horas de sueño, engullir en lugar de comer… Son detalles que marcan una jornada en la que la productividad lo es todo.

El portal Business Insider ha recopilado, en base a entrevistas y varias fuentes, en qué consisten los días de trabajo de Musk. Arrancan, como no puede ser de otra forma, bien temprano. Eso de dormir ocho horas es cosa de otros. A las siete de la mañana ya está en pie, tras seis horas de descanso.

Se salta el desayuno, pero la ducha es sagrada

Tras levantarse la mayoría de los mortales piensa en desayunar. Musk no. Directamente se lo salta. En alguna ocasión, eso sí, se toma un café y una tortilla francesa, pero no es norma. Prefiere una ducha larga a llevarse algo a la boca. De hecho, confesó que era su hábito más importante.

Una vez abandona su casa le espera una catarata de compromisos y reuniones. Tal es la necesidad de cuadrarlo todo que Musk organiza su agenda en base a periodos de cinco minutos. En la semana suma entre 85 y 100 horas de trabajo.

Musk, en una recepción en Dubai en Febrero

Musk, en una recepción en Dubai en Febrero (Karim Sahib / AFP)

Entre Tesla y SpaceX, 100 horas por semana

Tesla, la automotriz de vehículos eléctricos que fundó, se lleva la mayoría de sus horas. Le dedica los martes, miércoles y jueves, con al menos 42 horas a la semana. Los lunes y viernes se los lleva SpaceX, su empresa de viajes espaciales con la quiere conquistar la Luna y Marte. Son unas 40 horas para ese sueño cada semana.

Además, colabora algunas horas al día con la organización sin ánimo de lucro OpenAI, que busca cerrar avances en inteligencia artificial.

Musk divide sus días entre Tesla y SpaceX
Musk divide sus días entre Tesla y SpaceX (Patrick T. Fallon / Bloomberg)

Trabaja incluso estando con sus hijos

Con una agenda al límite, no pierde tiempo en contestar llamadas y usa un mail secreto para evitar que le contacten. Come en medio de las reuniones, en no más de cinco minutos. Las cenas son más copiosas, e incluso en las de empresa reconoce comer demasiado. Al final acaba yendo a dormir a la una de la madrugada, como mínimo.

¿Qué pasa los fines de semana? Suele viajar o quedarse en casa. Es la oportunidad para estar con sus cinco hijos. Pero no por ello deja de trabajar, reconoce. “Puedo estar con ellos y seguir trabajando… Si no lo hiciera no terminaría”, dijo Musk hace unos años. Entre tanto trabajo saca algo de tiempo para leer, una de sus pasiones, e ir una o dos veces por semana al gimnasio.

Fuente: Lavanguardia.com (13/6/17)