La pegatina de la DGT será obligatoria en Madrid a partir del miércoles

El próximo miércoles, 24 de abril, entra en vigor la obligatoriedad de llevar el distintivo ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT) para circular por la ciudad de Madrid, una medida incluida en la Ordenanza de Movilidad Sostenible municipal que entra en vigor seis meses después de su aprobación.

Así, los coches que tengan asociado un distintivo ambiental -todos salvo los de gasolina matriculados antes del 2000 y de los diésel previos a 2006 y motos anteriores al 2000- deberán llevarlo visible para no contravenir la normativa municipal, sean o no vecinos de la capital.

Los conductores que no lleven visible su distintivo estarán cometiendo una infracción leve de la ordenanza, lo que conlleva una multa de hasta 100 euros.

Las pegatinas de la DGT dividen a los coches en función de cómo de contaminantes sean, de menos a más en:

– Cero Emisiones, etiqueta azul: coches eléctricos e híbridos enchufables.

– ECO, etiqueta verde y azul: híbridos no enchufables.

– C, pegatina verde: turismos y furgonetas de gasolina matriculadas a partir de 2006 y diésel a partir de 2014.

– B, amarilla: vehículos de gasolina desde el 2000 y diésel de 2006 a 2014.

A finales de 2017, cuando se elaboró el estudio más reciente del parque circulante, había 1,8 millones de vehículos sin distintivo ambiental (los más contaminantes y limitados). Entonces la mayoría de los vehículos tenía distintivo B (11,3 millones), 6,9 millones estaban etiquetados como C mientras que sólo había matriculados 174.563 coches ECO y 30.446, Cero Emisiones.

El Gobierno de Manuela Carmena hace uso de estas pegatinas para aplicar dos de sus medidas para atajar la contaminación:el protocolo ante episodios de alta polución por dióxido de nitrógeno y Madrid Central.

En el protocolo la circulación de los coches se restringe a partir del escenario dos, cuando los vehículos sin etiqueta, incluidas las motos, tienen vetado circular por la almendra central y la M-30.

En el siguiente escenario, el 3, la prohibición se extiende a toda la ciudad, mientras que en el 4 la restricción llega a los vehículos con pegatina B y en el quinto a los C, un escenario que nunca ha entrado en vigor.

Además, en Madrid Central -un área de prioridad residencial que prácticamente coincide con el distrito Centro- no pueden acceder ya los coches sin distintivo, los B y los C de no residentes solo entran si van a un aparcamiento mientras que los Cero Emisiones y los Eco pueden circular y aparcar, un máximo de dos horas en caso de los ECO.

Con todo, la normativa municipal contiene excepcionespara residentes, los vehículos de residentes o los industriales, comerciales y de mercancías en la aplicación de ambas medidas.

Quién aún carezca de distintivo puede comprobar la clasificación ambiental de su vehículo introduciendo su matrícula en la página web de la Dirección General de Tráfico (DGT) y comprarlo por cinco euros en Correos -adjuntando el permiso de circulación y el DNI- o adquirirlo en talleres o mediante un gestor administrativo.

¿Dónde colocarla?

La DGT recomienda la colocación del distintivo medioambiental en un lugar visible del vehículo. Propone que se ubique en el margen inferior derecho de la luneta delantera, pero no lo dicta como obligatorio. Ante esta libertad, por la calle se puede ver casi de todo.

El distintivo medioambiental de la DGT ha dejado de ser la excepción para ser la norma en el parque móvil español. Pese a que su colocación es opcional según la propia DGT, hay Ayuntamientos que lo exigen – la normativa de movilidad de Madrid obliga su instalación a partir del 24 de abril-.

Pese a que la mayoría de vehículos tienen bien colocado el distintivo, hay casos en los que su disposición es cuanto menos sorprendente. Aquí mostramos cinco ejemplos curiosos de como se ha adherido la pegatina de la DGT:

1.- Con la letra y el código al revés

La etiqueta de la DGT tiene una forma concreta de ser pegada. El logo y el código de barras deben quedar en la parte inferior, y la letra se debe leer de manera correcta desde el exterior del vehículo. Se pueden ver casos en los que acaba dada la vuelta

2.- En la parte inferior derecha.. pero ¿por dentro o por fuera?

La DGT en su página web recomienda que se adhiera en «el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero«. No especifica si ha de ser al observarlo por dentro o por fuera del vehículo. Esta imprecisión puede dar pie a la confusión.

3.- «En el margen derecho»

Para colocar la etiqueta se requiere un mínimo de tiempo. Lo aconsejable es hacerlo sin prisa y estando en el asiento del copiloto. Si se hace con premura y desde el puesto de conducción, es posible que no se alcance el margen inferior derecho con soltura.

Si la etiqueta queda pegada en un lugar céntrico de la luneta delantera puede entorpecer a la visión durante la conducción, lo que compromete la seguridad vial.

4.- Pegada por el otro lado

El distintivo de la DGT es una pegatina inversa. Es del mismo tipo que las de la ITV. La parte que ha de observarse desde el exterior -la de color más intenso- es también la que contiene el pegamento adhesivo.

La parte trasera -de un color más blanquecino – tiene un pequeño poder adherente al ser la que se pega en el folio en el que se compra, pero no es la parte correcta por la que se ha de colocar.

Esto, que en cierto modo va de la mano de la lógica a la hora de colocar pegatinas, hace que se observen casos de distintivos medioambientales colocados por el lado más incoloro.

5.- En cualquier lugar visible del vehículo

El apartado de la web de la DGT en el que se determina el lugar en el que se debe colocar la etiqueta, acaba diciendo «en su defecto, en cualquier sitio visible del vehículo

Esto deja abierto un margen muy amplio para la adhesión del distintivo medioambiental, y, en la calle, se pueden encontrar localizaciones distintas a lo ordinario.

6.- En la luneta trasera

La etiqueta de la DGT se puede observar colocada de muchas maneras en la parte frontal de los vehículos. Al poderse adherir en «cualquier parte visible«, también es posible estamparla en la luneta trasera.

Estos casos son poco habituales, pero en la calle se pueden observar coches que tienen el distintivo medioambiental en la luneta trasera. Al igual que en la delantera, es importante que se haga en el margen y en un lugar en el que no entorpezca la visión durante la conducción.

Fuente: Elmundo.es (21/4/19) Autofacil.es (29/3/19) Revistadgt.es