La pugna aérea que China ganó a EEUU

La batalla entre Estados Unidos y China se libra en múltiples frentes, incluido el cielo. Y, en ese particular ring, la victoria ha sido para el gigante asiático, que ha logrado imponer su posición, obligando a varias decenas de aerolíneas internacionales a modificar sus páginas web para cambiar las referencias a Taiwán, Hong Kong y Macao.

La historia comenzó el pasado abril, cuando la Administración Aérea Civil de China (Caac, por sus siglas en inglés) envió una carta a 44 aerolíneas para que procedieran a incluir a Taiwán, Hong Kong y Macao como territorios de China, cumpliendo con el principio de Una Sola China, según el cual existe un único país en el mundo llamado China y el Gobierno de Pekín es su representante. Aceptar esta regla supone mantener relaciones diplomáticas con Pekín y no con Taiwán, que China considera parte de su territorio.

Las compañías aéreas tenían hasta el 25 de mayo para cumplir el requerimiento. De lo contrario, se exponían a una sanción y podrían ver comprometidas sus operaciones en uno de los mercados aéreos mundiales de mayor crecimiento.

La sola amenaza fue suficiente. La mayoría –con British Airways, Lufthansa, Air Canada o Qantas a la cabeza– introdujeron las modificaciones pertinentes. Cuatro aerolíneas estadounidenses, por contra, solicitaron una prórroga. American Airlines, Delta, United y Hawaian Airlines esgrimieron que necesitaban más tiempo para actualizar el contenido de sus webs. La respuesta de Pekín fue clara: tenían hasta el 25 de julio. Al tiempo, la Administración Trump urgía a las aerolíneas de su país a hacer caso omiso y no transigir ante lo que denominaron “una estupidez Orwelliana”. En mayo, la Casa Blanca enmarcó la petición “en la creciente tendencia del Partido Comunista Chino de imponer su visión política a ciudadanos y empresas americanas” y subrayó que “resistiremos sus esfuerzos por exportar su censura y su corrección a los americanos y al resto del mundo libre”.

El cuarteto estadounidense, sin embargo, ha hecho oídos sordos a la petición de su Gobierno. Taiwán ya no aparece como uno de los destinos disponibles en sus páginas web ni figura en el mapa de Asia –como sí lo hacen China, Japón o Corea–. “American Airlines, como otras compañías, está implementando cambios para dar respuesta a los requerimientos de China. La industria aérea es un negocio global y acatamos las reglas de los países en los que operamos”, ha señalado su portavoz, Shannon Gilson.

No obstante, es posible que aún tengan que aplicarse más. Según Financial Times, el regulador aéreo chino ha advertido a las compañías estadounidenses de que sus esfuerzos son “incompletos”. Aunque han quitado las referencias a Taiwán de sus webs, no han ido tan lejos como otras aerolíneas, que ahora describen a la isla como Taiwán (China). Según la Caac, aunque las aerolíneas americanas “han empezado a rectificar”, no lo han hecho de forma completa, por lo que “seguiremos de cerca” esta cuestión antes de decidir cuál será la respuesta.

En juego está un suculento negocio. La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (Iata, por sus siglas en inglés) prevé que China adelante a Estados Unidos como el mayor mercado aéreo del mundo en 2022. El año pasado, registró 552 millones de pasajeros y alcanzará 921 millones en 2036. Los acuerdos bilaterales entre ambos países permiten a las aerolíneas americanas realizar 140 vuelos semanales a China, frente a los 180 de las asiáticas a EEUU.

Así, nadie quiere cerrarse puertas a un campo decisivo. Sobre todo, las compañías estadounidenses, con estrechos vínculos con el país: Delta tiene un 3,2% de China Eastern, por el que pagó 450 millones de dólares; American es accionista de China Southern con el 2,68%; mientras que Air China es socia de United, que opera el 20% de los vuelos de Estados Unidos al gigante asiático.

Antecedentes

Ésta no es la primera vez que una compañía solivianta a Pekín por el cumplimiento del principio de Una sola China. En enero, la web de Marriott en el país fue cerrada durante una semana después de que el grupo hotelero incluyese a Taiwán y Tíbet en un listado de países de una encuesta que remitió a clientes chinos. Marriott tuvo que pedir disculpas, rompió el contrato con la empresa que iba a realizar el estudio y despidió a un empleado en EEUU que había dado un like a un mensaje de un grupo separatista tibetano con la cuenta oficial de la cadena en las redes sociales.

Gap, por su parte, también tuvo que entonar el mea culpa tras poner a la venta camisetas con un mapa de China que omitía Taiwán –terminó retirándolas de sus tiendas–. La sensibilidad china también ha apuntado a Zara, Medtronic, Marriott y Delta por referirse a Taiwán como un país independiente.

La previsión es que China desplace a EEUU como primer mercado aéreo del mundo en 2020

British Airways, Lufthansa, Qantas o Air Canada han accedido a la exigencia de Pekín. Para Pekín, sólo hay una China y Taiwán forma parte de ella. Oficialmente, Washington acata la regla pero, al tiempo, es el principal suministrador de hardware militar de Taiwán, que ha reclamado a las aerolíneas que ignoren la sinrazón de China.

Fuente: Expansion.com (30/7/18) Pixabay.com