Trabajo investiga a Amazon por usar particulares en los repartos

Seur, UPS, DHL y MRW hacen frente común contra la “competencia desleal” en el reparto de paquetes por parte del grupo estadounidense, que defiende sus prácticas.

Las empresas de paquetería han movilizado todos los recursos a su alcance para acabar con el nuevo sistema Amazon Flex, en el que cualquier particular dado de alta como autónomo puede realizar los repartos de paquetes a domicilio. La asociación empresarial Uno Logística, integrada por compañías como Seur, UPS, DHL o MRW, ha hecho frente común con los sindicatos para combatir esta práctica y ya ha conseguido que el Ministerio de Trabajo haya comenzado a investigarla. También ha multiplicado los contactos con las administraciones y no descarta llegar a los tribunales.

Amazon Flex es una aplicación en la que cualquier persona “mayor de edad, con carné de conducir y española” puede repartir paquetes con su vehículo particular. Está dirigida a “autónomos con tiempo libre”, dice en su web, en la que actualmente solo ofrece en Barcelona y Sevilla.

El problema, explica Uno, es que la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) obliga a tener una licencia o autorización para realizar esta actividad. Además, el Reglamento de Circulación establece que los turismos están destinados al transporte de personas y limita el de mercancías a los enseres propios. Las compañías argumentan también que los repartidores con vehículos de menos de 2.000 kilos deben tener una relación laboral con la empresa para la que realizan sus servicios y que es a partir de este peso cuando pueden desempeñar su actividad como autónomos.

“Cumplimos la norma”

“En Amazon cumplimos la normativa aplicable en los sectores donde operamos”, aseguran fuentes del grupo norteamericano, que marcan distancias con los particulares. “Los drivers de Flex son repartidores autónomos que colaboran de forma independiente”, afirman. La compañía, que usa con normalidad Flex en Estados Unidos, dice además que está “comprometida con la creación de oportunidades de negocio en las comunidades en las que opera”.

Desde el sector indican que la decisión de la Inspección de poner el foco en Amazon Flex forma parte del Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2020 con el que, según el Gobierno, ya han aflorado 8.000 falsos autónomos.

Las empresas de logística y paquetería disfrutan de una explosión de actividad y oportunidades gracias al comercio electrónico y a la propia Amazon, de la que siempre han temido su capacidad para convertirse también en competidora. En pleno boom digital, los repartidores sufren también una enorme presión sobre los márgenes y dificultades para rentabilizar el aumento de volumen. La última milla, que es como se conoce la fase de entrega del paquete al destinatario final, se ha convertido en la tarea más compleja y costosa para el sector.

La patronal logística denuncia “prácticas desleales” como también han hecho los taxistas con las VTC o las cadenas hoteleras con Airbnb. Sin embargo, no lo hace porque sea reticente al cambio digital, que sopla a su favor, sino en busca de “trato igualitario”. Si se permite a Amazon usar Flex, las empresas competidoras también deberían quedar liberadas de restricciones, aseguran.

Tal y como está diseñada, la app de Amazon da “una imagen de precariedad que no se corresponde con el resto de empresas que cumplen escrupulosamente la normativa laboral”, añaden.

Fuente: Expansion.com (20/9/18) Pixabay.com