¿Qué puede hacer usted para que no le roben el coche?

llave cocheLas frecuencias de los mandos a distancia se ‘puentean’ sin excesiva dificultad.

La semana pasada, el periodista Nick Bilton, que tiene una columna sobre temas tecnológicos en The New York Times, explicó que llevaba un par de semanas guardando las llaves de su coche en el frigorífico. Y lo hace por un sencillo motivo: evitar que le roben el coche.

La experiencia de Bilton no se basa en una corazonada, sino en una constatación empírica. El columnista se percató de que en su barrio estaban robando coches de forma indiscriminada y reiterada. Con una peculiaridad, ninguno de los vehículos en los que habían desaparecido los objetos de valor del interior, mostraba ningún rastro de vandalismo del estilo de cerraduras forzadas o lunas rotas. Sus sospechas se hicieron realidad cuando desde su ventana divisó a un par de jóvenes que en un abrir y cerrar de ojos entraron en su coche. Bilton vio que uno de ellos, la chica, sacó del bolsillo un objeto negro. Dicho artilugio fue la clave de que el coche se abriera.

Método poco sofisticado

Se trata de un simple amplificador de potencia que se puede adquirir por apenas 35 o 40 euros. Explicado de forma muy sucinta, este aparato situado a menos de 100 metros de la llave con mando a distancia amplifica la señal que este envía constantemente al coche y las puertas se abren.

Es el eterno dilema de confort contra seguridad. Los mandos a distancia en las llaves de los coches se introdujeron allá por los años ochenta. Y la evolución no se ha detenido. Ahora en muchos modelos basta con llevar el mando en el bolsillo. Al acercarnos, el vehículo reconoce la llave y se abre la puerta. De igual modo, también arrancamos el coche mediante un botón, sin que haya que introducir la llave ni girarla. Incluso hay modelos, como el Ford Kuga o el VW Passat, en los que el maletero se abre pasando el pie por debajo de la parte trasera del coche cuando vamos cargados, por ejemplo, con la compra del supermercado.

Se ha producido un aumento del confort, pero, según parece, la seguridad no ha alcanzado esos estándares. Las marcas de coches aseguran que no es tan fácil abrir un vehículo con solo un amplificador y que ponen su empeño en que ningún maleante tenga facilidades para robar nuestro vehículo.

Argumentos que no convencieron a Bilton, que tras no encontrar respuesta ni en la Policía ni en la marca de su vehículo de cómo le podían haber abierto el coche de forma tan fácil, decidió dejar las llaves en el frigorífico. Éste último actúa como una Jaula de Faraday que no es otra cosa que un espacio en el que el campo electromagnético en el interior de un conductor en equilibrio es nulo y no deja pasar las frecuencias del exterior.

¿Y el coche autónomo?

Ante este hecho, cabe preguntarse si realmente el coche autónomo, aquel que se conduce por sí solo, será una realidad en la próxima década. Cierto es que Google, Audi, Mercedes Benz, Toyota, Honda o Nissan, entre otras, ya tienen prototipos capaces de circular por sí mismos. No es menos cierto el hecho de que unos maleantes puedan abrir un vehículo con tanta facilidad, plantea dudas sobre la seguridad del vehículo autónomo.

La conducción por la máquina se basa en la interacción del vehículo con el resto y con las infraestructuras. Por tanto, en un constante trasvase de información de gran cantidad de datos (big data), que puede ser controlado por un pirata informático desde su casa provocando un caos indeterminado.

De ahí que los grandes conglomerados automovilísticos hayan aislado las funciones básicas de conducción de sus prototipos autónomos; al mismo tiempo que ahora hablen de que lo que más cerca está por llegar es la conducción automática. Es decir, siempre con la presencia de una persona en el puesto de conducción y cómo responsable último de lo que ocurra con su coche mientras circula.

Se trataría de introducir masivamente sistemas como la frenada automática en los atascos, el control de velocidad de crucero adaptativo (nuestro vehículo acelera y frena en función de la velocidad del que nos precede), o el sistema por el que el vehículo es capaz de mantener el coche en el carril. Serían todos ellos, sistemas preventivos ante un posible fallo del conductor. En definitiva, sería un paso previo a la conducción autónoma cuyo objeto último es eliminar las víctimas mortales de tráfico.

Fuente: Expansion.com (23/4/15)

El hombre que hundió Wall Street en cinco minutos

wall-streetEl hombre que supuestamente originó en cinco minutos del 6 de mayo de 2010 un descalabro de medio billón de dólares en Wall Street manipulando a gran escala los mercados financieros tiene 37 años, vive en el suburbio londinense de Hounslow y conduce un coche verde destartalado propiedad de sus padres. La policía irrumpió a las 12.45 del martes en el adosado de sus padres, donde estaba domiciliada la empresa unipersonal desde la que se realizó el asalto a la Bolsa, y arrestó a Navinder Singh Sarao, a petición de la fiscalía estadounidense.

Sarao se enfrenta a la extradición a Estados Unidos, sobre la que está previsto que se celebre una audiencia este miércoles en un tribunal londinense, para ser juzgado por fraude y diversos cargos relacionados con la manipulación de mercados.

Sarao, según el Telegraph, está casado y tiene dos hijas. Llevaba una vida discreta en una casa frente a la que ocupaban sus padres desde que la compraron en 1982. La madre trabaja a tiempo parcial en una farmacia y el padre está jubilado. Diferentes testimonios de los vecinos, recogidos en la prensa, los describen como una pareja humilde que acudía cada domingo al templo Sikh en este barrio del suroeste de Londres, a 27 kilómetros de la City, habitado por familias humildes de origen indio y bangladesí.

Nada parecía hacer sospechar a los vecinos que el joven Sarao había amasado, en cinco años de especulación bursátil, una fortuna de hasta 40 millones de dólares, según la Justicia estadounidense, repartida entre sociedades constituidas en diversos paraísos fiscales antillanos, como parte de una estrategia masiva de evasión fiscal. Sarao, según las autoridades norteamericanas, trató de manipular el mercado a través de “tácticas de burla excepcionalmente grandes, agresivas y persistentes” que llevó a cabo hasta el pasado 6 de abril. Se trataba, explican, de engañar al mercado colocando órdenes falsas.

Un programa para falsear compras

El acusado, que supuestamente trabajaba en solitario, utilizaba un algoritmo informático automático para fingir que creaba órdenes de venta, simulando que había múltiples agentes lanzando órdenes simultáneamente en la misma dirección. Algunos días hacía hasta 500.000 libras. Sarao demuestra cómo el sofisticado entramado global financiero sigue siendo vulnerable a las amenazas de agentes individuales. “Solo soy un comerciante de la vieja escuela”, explicó el año pasado a las autoridades británicas, “siempre he tenido buenos reflejos y hago las cosas rápido”. Al margen de su destreza manual, la investigación desveló que nueve meses antes de aquel episodio, que hizo temblar la bolsas y se bautizó como flash crash, había solicitado la asistencia de una compañía de software para adaptar su programa informático de actuación en bolsa.

Sarao admite que realizó un enorme volumen de compras y ventas, aunque defiende que eran genuinas. Pero su actividad hizo saltar las alarmas del Mercantil de Chicago (CME), que fiscaliza las credenciales de los agentes que, como Sarao, compran y venden en el mercado. Cuando este organismo le interrogó sobre su actividad, Sarao escribió a su broker un correo electrónico. “Acabo de llamar al CME”, le aseguró, “y les he dicho que me besen el culo”.

Fuente: Elpais.com (22/4/15)

Más información:

“El DNI o le bloqueamos sus cuentas”

bloqueo cuentas“Tengo la oficina que parece la consulta de un médico”, comentó un director de una oficina bancaria la semana pasada al ser preguntado por la recolección de los DNI de sus clientes. Las entidades financieras admiten que les ha pillado el toro en esta obligación. Incluso el presidente de la banca, AEB, José María Roldán, reconoció hace días que el sector está trabajando con urgencia para cumplir esta exigencia. “Todos somos proclives a dejar las cosas para el último minuto”, confesó.

La obligación legal es que antes del 30 de abril, todos los clientes —tanto personas físicas como jurídicas— deben entregar a las entidades financieras con las que trabajen su DNI para que sea digitalizado y conservado por los responsables del banco si no está ya en sus archivos. Si la entidad financiera no se ha dirigido al cliente por correo ordinario, sms o correo electrónico, eso significa que el banco ya tiene su documento por lo que no debe preocuparse. Corresponde a la entidad avisar al cliente. El problema puede surgir si la carta llega a un domicilio antiguo donde ya no vive el cliente.

En algunos casos, se ha solicitado también otros documentos que prueben a qué actividad económica se dedican. Estos trámites se realizan en aplicación de la nueva normativa contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Si el banco no se ha dirigido al cliente, no debe preocuparse porque ya tiene su DNI

El asunto es trascendente porque, de no cumplir estos requisitos, la cuenta será bloqueada al día siguiente de la entrada en vigor de la nueva legislación. Es decir, los clientes no podrán operar con sus cuentas, tarjetas, ni hacer transferencias. “Obviamente, cuando el cliente entregue el DNI, se volverá a reactivar la cuenta”, explican en una entidad. El problema es que, a los tres meses, la cuenta del cliente quedará subsumida en las “cuentas de orden” de la entidad. Esta partida es una especie de cajón de sastre donde están cuentas de muy variado origen. No quiere decir que se pierda el dinero (la titularidad siempre es del cliente) , pero se puede complicar más los trámites para recuperarlo.

Aviso de BBVA de bloqueo de cuenta.

Algunas fuentes hablan de más de cinco millones de clientes sin DNI actualizado, pero las patronales bancarias desmienten estas cifras. Se ha dicho que existen 70 millones de cuentas bancarias en España, de las que 50 millones corresponden a clientes particulares. Estas cifras han generado importantes líos administrativos y han obligado a que se subcontratara a empresas externas para hacer frente a esta exigencia, así como call center para las llamadas a los clientes. Las financieras, como la de El Corte Inglés, también tienen esta exigencia y han ofrecido avanzados medios tecnológicos para que el cliente envíe su documento. Para estas empresas, su cuestión es clave porque sus clientes solo pagan con tarjetas que quedaría bloqueado el 1 de mayo si no hay DNI digitalizado.

Ante lo apurado de la situación, hace meses el sector pidió una prórroga al Ministerio de Economía, pero no la concedió. Según este organismo, “desde 1993 las entidades tenían obligación de obtener y conservar la copia del DNI de sus clientes. En la Ley de 2010 se estableció de forma expresa que esa conservación tenía que realizarse en soporte electrónico para evitar que se perdiera. En 2010 se dio a las entidades un plazo de 5 años (que expira el 30 de abril) para que tuvieran esa documentación digitalizada”.

Esta solicitud se está dirigiendo incluso a clientes con los que existe relación desde hace largo tiempo y que son conocidos por la entidad, ya que por muy diversas razones (apertura de la cuenta en una fecha en la que no fuera obligatoria la obtención y conservación del DNI, u otras) puede que la entidad no disponga de copia del documento. El problema se ha agudizado en las entidades que han vivido fusiones, lo que ha supuesto traslados de archivos, cierres de oficinas o de entidades completas. El lío está servido, pero las entidades están convencidas de que la sangre no llegará al río.

Fuente: Elpais.es (21/4/15)

El 70% de los transportistas sufre la “imposición” de plazos de pago ilegales

El 85% casi nunca exige los intereses de demora, y un 94% aboga por implantar un régimen sancionador que obligue a cumplir los plazos de pago.

Informe sobre Morosidad 2014 elaborado por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, que se puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, de 14 páginas, 553 Kb).

La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) ha denunciado en su‘Informe sobre Morosidad 2014′ que, en este ejercicio, el 70% de los transportistas ha tenido contratos o acuerdos comerciales con clientes que les han impuesto plazos de pago superiores a los 60 días, en contra de lo establecido en la Ley 15/2010, lo que supone una “situación de completo abuso” para la Plataforma.

Además, en caso de sufrir impagos, un 85% de los proveedores nunca o casi nunca exigen a sus clientes morosos los intereses de demora, “lo que podría deberse más al miedo que al propio desconocimiento”, ya que el 77% de los encuestados ha asegurado conocer la legislación existente.

Según afirman desde la plataforma,  la morosidad ha causado ya el cierre de un tercio de las 500.000 empresas que han desaparecido desde el inicio de la crisis, por lo que esta “situación que debe acabarse cuanto antes”.

De acuerdo con el documento, el plazo medio de pago del sector privado ha aumentado en 2014 en un 5% con respecto al año anterior, pasando de 85 días en 2013 a 89 en el último ejercicio, frente a los 60 que marca la ley.

Por su parte, el período de pago del sector público ha vuelto a mejorar, en concreto en 29 días, reduciéndose un 26% al pasar de 111 días en 2013 a 82 en 2014, cifra que aún así casi triplicaba el máximo legal de 30 días.

El estudio también apunta que el ratio de morosidad, esto es, el porcentaje de impagos respecto al total de facturación, se cifra en el 5,7%, lo que significa un incremento de 0,6 puntos porcentuales respecto a 2013, cuando fue del 5,1%.

El 94% de las empresas está a favor de un régimen sancionador

Durante los últimos años, las acciones realizadas en diferentes ámbitos han conllevado una mejora progresiva de los plazos de pago, sobre todo en las Administraciones Públicas, “porque se pusieron en marcha medidas sancionadoras”, explican desde la Plataforma. Así, de 2009 a 2014, la media en el sector público descendió un 47%, y en el privado un 12%.

Actualmente, una de las principales reivindicaciones de la PMcM se centra en implantar un régimen sancionador, ya que es “la única manera de conseguir un mayor cumplimiento del plazo de pago”, una solución con la que están de acuerdo el 94% de los encuestados. 

Fuente: cadenadesuministro.es (21/4/15)

Levi Strauss busca dar la talla

Levi-StraussLa ropa vaquera rebosa en uno de los escaparates que Zara tiene en su tienda insignia del paseo de Gràcia de Barcelona. Una manzana más arriba, una inmensa lona publicitaria cubre un edificio en obras: Diesel anuncia su gama de pantalones Jog+Jeans, un híbrido que combina elasticidad con la estética denim, la ropa vaquera que hizo popular Levi’s hace 161 años. Pero quizás lo más llamativo de la Milla de Oro barcelonesa es que Levi Strauss, máximo referente de la ropa fabricada con mezclilla, sólo tiene en esa estratégica ubicación una tienda de unos 180 metros cuadrados. Nada que ver con el establecimiento de 1.740 metros cuadrados que competía con Zara, esquina con esquina, hasta 2013.

El gigante estadounidense Levi Strauss & Corporation ya no es lo que era. Hace 20 años Nike lo miraba como ejemplo a seguir y hace tiempo que la multinacional deportiva lo ha superado en ingresos. El vaquero, o tejano, continúa siendo una prenda popular, pero la marca Levi’s parece que se ha extraviado por el camino. La compañía ha perdido en esas dos décadas casi la mitad de sus ventas. Estas han bajado de 8.000 millones de dólares de los años noventa a los 4.654 millones del año pasado (y unos beneficios de apenas 106 millones).

En 2011, los propietarios de la compañía buscaron a un exteniente de la Marina estadounidense, Charles Chip Bergh —entonces uno de los más altos ejecutivos de Procter & Gamble—, para que se hiciera con las riendas y adaptara la compañía al nuevo mundo de la moda, que ha cambiado radicalmente. Hay muchas empresas que han arañado cuota de mercado a las enseñas de Levi Strauss —Levi’s y Dockers—. En el sector han florecido grandes corporaciones de moda y distribución que han revolucionado el negocio con el fast fashion(moda rápida) a precios más asequibles. La histórica compañía estadounidense tiene otro reto: lograr que el producto para el cliente femenino deje de ser una pequeña proporción de su volumen de negocio: en torno a un 23% de sus ingresos actuales.

Y en este proceso se encuentra Levi Strauss. La firma busca resituarse en el mercado del que fue referente con sus modelos 501, el más popular. Debe luchar con cadenas de moda y distribución como Zara, H&M, Gap; con marcas que se han hecho un lugar como Lee, o enseñas consideradas más fashion como Diesel o True Religion. Debe dar la talla y “sin perder sus referentes históricos y su valores”, señala Bergh. ¿Cómo?, ¿bajando precios? “No”, dice el consejero delegado de la marca, que a pesar de su tono pausado, responde enérgico y contundente a la pregunta. “Nosotros somos lo opuesto al fast fashion; somos slow fashion. Les respeto mucho, pero nosotros tenemos un modelo diferente. Vendemos producto de calidad y alto valor”, insiste durante una visita a Barcelona.

“La diferencia entre tener dos marcas tan icónicas y la caída de ventas que se había producido en las dos últimas décadas es lo que generó mi interés por entrar en la compañía”, explica Bergh, vestido íntegramente de ropa Levi’s. Han pasado tres años desde que dio el primer golpe de mano, cuando anunció un plan para que los ingresos y beneficios recuperaran el vigor. Abrir el camino pasaba por un imponente recorte de gastos —de hasta 200 millones de dólares anuales— y de deuda —se han reducido 750 millones de dólares en cuatro años—, para dedicar esos recursos a publicitar el producto —en España no invertían en anuncios televisivos desde hace 10 años—, la innovación, y un impulso a los canales de venta. Niega, no obstante, que lo que parecería un plan estético con vistas a presentarse a los mercados sea una campaña para salir a Bolsa: “No hay nada de eso, esta compañía genera caja y tiene buenos márgenes, no necesita captar capital para invertir. Se basta con su propio negocio”. También se opone a la idea de que la reestructuración emprendida en Europa, donde todas las filiales rinden cuentas a una compañía con sede en Bruselas, tenga como objetivo reducir la fiscalidad de sus ventas en el continente.

Bergh considera que con los esfuerzos realizados en los últimos años el grupo está en el camino de volver a su época dorada, cuando en los años setenta y ochenta, Levi’s era un referente para la juventud estadounidense. Ahora, dice, parece que los jóvenes vuelven a una de las marcas icónicas de Estados Unidos, figura que contribuyó a crear Bruce Springsteen y la carátula de su Born in the USA, donde lucía unos 501. Esa imagen desenfadada y la asociación al mundo del deporte y la cultura es la que la marca intenta no dejar de lado. El ejemplo más significativo de esa política fue el acuerdo para que el estadio de los San Francisco 49ers —el equipo de fútbol americano de la ciudad californiana—, otro símbolo estadounidense, pasara a denominarse Levi’s Stadium. No se trata solo de entrar con fuerza en el mundo del fútbol americano, sino asociar la marca a los espectáculos de todo tipo que se celebran en esa instalación.

La otra gran piedra angular de la recuperación de la firma es el producto y San Francisco también es el centro de esta apuesta. Allí la compañía ha construido su centro de innovación a pocos metros de su cuartel general. Para Bergh esa proximidad es relevante para la compañía, ya que permite “tocar, sentir los tejidos, fabricar y que los diseñadores trabajen junto a la marca, porque así los procesos se aceleran”.

Fuente: Elpais.es (17/4/15)

Nuevas vías para recurrir las paralelas de Hacienda

fj_agencia tributariaCon las campañas de renta también se pone en marcha la maquinaria de comprobación de Hacienda y las temidas paralelas, es decir, liquidaciones alternativas que elabora la Agencia Tributaria al detectar errores, omisiones o fraudes en las declaraciones fiscales. Existen varios procesos reglados para que la Agencia Tributaria compruebe a los contribuyentes. Uno de los más habituales, al menos hasta ahora, era el procedimiento de verificación de datos, que supone el mecanismo de control más básico que contempla la legislación tributaria.

El problema, para Hacienda, es que los tribunales sistemáticamente han considerado que la Agencia Tributaria ha recurrido a la verificación de datos cuando debería haber iniciado un procedimiento de comprobación limitada, una figura más compleja. Son diferencias técnicas, pero importantes. Como señala el TEAC en diversas resoluciones, el procedimiento de verificación de datos se agota en el mero control de carácter formal de la declaraciones”. Y añade: “Se trata de una actividad de comprobación de escasa entidad”. Es decir, este mecanismo está previsto para corregir defectos formales o errores de cálculo; falta de coincidencia con declaraciones anteriores o una aplicación indebida y patente de la normativa.

Sin embargo, como apunta José María Salcedo, abogado del despacho Ático Jurídico, Hacienda ha utilizado masivamente el procedimiento de verificación de datos para comprobaciones que excedían estos límites. En estos casos, el Tribunal Económico Central (TEAC) tenía dos opciones. Anular el procedimiento o declararlo nulo de pleno derecho. Las diferentes consecuencias de una u otra opción son relevantes. De forma recurrente, la doctrina optaba por la figura de la “anulabilidad”, que implicaba que Hacienda simplemente debía dictar otra liquidación utilizando el procedimiento de comprobación limitada.

Sin embargo, el año pasado se dictaron diversas resoluciones que marcaron un cambio de criterio y el TEAC concluyó que la “utilización improcedente del procedimiento de verificación de datos” supone la “nulidad de pleno derecho de las actuaciones realizadas”. Salcedo indica que el cambio de criterio puede ser “demoledor para Hacienda”. Recuerda que declarar nulo de pleno derecho el procedimiento de verificación de datos implica que la actuación inicial de la Agencia Tributaria no interrumpió la prescripción. Es decir, cuando Hacienda deba iniciar una comprobación limitada –una vez declarado nulo el proceso de verificación de datos– es probable que el ejercicio fiscal en cuestión ya haya prescrito. Hay que tener en cuenta que las campañas de comprobación suelen iniciarse como mínimo dos años después de la presentación de la declaración. Es decir, actualmente se está revisando el ejercicio 2013 y anteriores en el IRPF.

Además, indica Salcedo, la resolución abre la puerta a que los contribuyentes que sufrieron “una liquidación dictada en el procedimiento de verificación de datos insten su nulidad de pleno derecho” para obtener la devolución. Es decir, los contribuyentes que sufrieron paralelas en ejercicios anteriores deberían revisar si éstas se dictaron a través del procedimiento de verificación de datos y consultar si este mecanismo era el adecuado en su caso concreto. Si la Agencia Tributaria utilizó de forma indebida este proceso, el contribuyente puede reclamar la devolución y, además, puede que la prescripción impida iniciar una comprobación limitada o inspección sobre la misma infracción.

Salcedo también señala que si un ciudadano está hoy inmerso en un proceso judicial por este tema debe solicitar la nulidad de pleno derecho para dificultar que Hacienda vuelva a liquidar.

Los continuos reveses judiciales recibidos por Hacienda en este ámbito han provocado que actualmente la Agencia Tributaria haya limitado el uso del proceso de verificación de datos. Este mecanismo también fue muy utilizado por las Haciendas territoriales en el control del impuesto sobre transmisiones patrimoniales.

Fuente: Cincodias.com (14/4/15)

Tipos de radares. ¿Cuáles son y dónde están?

radarUna de las principales causas de siniestralidad en nuestro país es el exceso de velocidad, es por ello que cada año la DGT (Dirección General de Tráfico) se esfuerza en que los conductores tomen conciencia y levanten el pie del acelerador. Una de las medidas más utilizadas por este organismo es la utilización de los radares medidores de velocidad.

Los radares es uno de los temas más controvertidos entre los conductores, desde CEA sabemos que es algo que causa muchos quebraderos de cabeza, por ello queremos, con este reportaje, ayudarte a saber cómo funcionan y dónde se encuentran.

Tipos de Radares

  • Radares fijos: Estos radares, que la DGT denomina “cinemómetros sin operador” son aquellos que vemos ubicados en cabinas, suelen estar al margen de la carretera, aunque también se encuentran en pórticos o postes. Este tipo de radares debe estar siempre señalizado.
  • Radares móviles: son cinemómetros con operador. Son aquellos que están en coches camuflados u oficiales de la Guardia Civil. Estos radares funcionan tanto si el vehículo en el que están instalados está en movimiento como si no.
  • Radares de tramo: son más fiables que los fijos, porque hallan la velocidad media que hemos llevado desde el punto A hasta el punto B. Por tanto es obligatorio durante ese recorrido mantener una velocidad media similar o inferior a la establecida.
    • El funcionamiento es bastante sencillo, en el punto A se sitúa una cámara de visión artificial infrarroja sobre cada carril, con sistema de reconocimiento de caracteres (OCR), capta el momento en el que pasamos por debajo, leyendo la matrícula y realizando una grabación en la que queda constancia del día, hora, minuto y segundo por el que el coche ha pasado.
    • Tras recorrer el tramo llegamos al punto B, en donde se encuentra otra cámara interconectada con la primera, y que se encarga de registrar los datos del segundo punto. Tras esto un software comprueba el tiempo que cada vehículo ha tardado, calculando así su velocidad media. Si ésta es superior a la permitida o mejor dicho, tarda menos tiempo del mínimo establecido, los datos se remiten a través de fibra óptica a la DGT, donde se llevará acabo la multa final.
    • Un ejemplo más claro, el radar de tramo situado en el puente de Guadarrama, que recoge 3,323 kilómetros, en donde hay que circular a una velocidad media de 100 kilómetros. Si el conductor tarda menos de 2 minutos y 5 segundos, en hacer ese trozo, será multado.
    • Estos radares no solo controlan los excesos de velocidad, ya que todos aquellos vehículos que circulen por debajo del 50% de la velocidad establecida, podrían ser multados.
  • “Foto-rojo”: Este tipo de radares no mide la velocidad, si no que toman cuenta de aquellos conductores que se saltan un semáforo en rojo.
  • Helicóptero Pegasus: Es más selectivo y permite observar el comportamiento de los conductores identificando las conductas de riesgo. Está equipado con dos cámaras de vigilancia: una panorámica que facilita el seguimiento y captación de la velocidad, y otra de detalle, dotada con un teleobjetivo que permite leer la matrícula del vehículo, puede actuar desde una altura de 300 metros y un kilómetro de distancia de su objetivo. Además calcula la velocidad media.Una vez se ha confirmado que el conductor ha cometido una infracción, se envía un fotograma de la grabación al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas (ESTRADA). En caso de que la infracción tuviese calidad de delito, el helicóptero contactaría con la patrulla de Guardia Civil más cercana para que interviniese.

Cuántos son y dónde están

En España existen más de 800 radares fijos, 16 radares de tramo y 6 helicópteros Pegasus. De esta relación están ausentes los móviles.

Las comunidades que cuentan con más radares en sus carreteras son Cataluña y País Vasco y Madrid. Por la parte baja de la tabla se sitúan Castilla León, Extremadura y Navarra, con sólo cuatro radares en total y uno por 1.000 km de vía.

Pero, ¿dónde están? Desde CEA le ayudamos a saber dónde se encuentran los radares fijosde la red de carreteras españolas, y además le dejamos un link con la relación de los 10 radares que más multan.

A continuación os dejamos un link donde están situados los dieciséis radares de tramo con los que hasta la fecha cuenta la DGT.

Radares de tramo

Sanciones por exceso de velocidad

Desde CEA te indicamos cuáles son las sanciones por superar los límites de velocidad establecidos.

Detectores de radar, ¿cuáles de ellos son legales?

Debido a las modificaciones previstas en la última Ley de Tráfico, las cuestiones relativas a la legalidad de los avisadores, detectores e inhibidores de radar han sembrado las dudas entre los conductores. Pero, ¿cuál es el fin de todos estos dispositivos? Ni más ni menos que evitar ser “cazado” por los radares.

Sin embargo, debido a que la ley actúa de manera indistinta en cuanto a su utilización, es necesario aclarar qué diferencias existen entre todos ellos:

Avisadores de radar

Avisadores de radarSon los dispositivos más sencillos y completamente legales. Nos avisan de la presencia de un radar gracias a una base de datos que tiene fijados los puntos en los que la DGT tiene ubicados los radares. Deben ser actualizados con frecuencia para que sean lo más útiles posibles.

Las bases de datos suelen incluir la localización de los radares fijos ya que esta información es de dominio público. Además de esto, incluyen puntos en los que alguna vez la Guardia Civil colocó uno de estos dispositivos. ¿Cómo se consigue esto? Gracias a la colaboración de los conductores que marcan los puntos en los que detectan un radarque no está dentro de la base de datos. No obstante, este tipo de avisadores no pueden indicarnos la presencia de un radar móvil.

Detectores e inhibidores

Detectores e inhibidoresLos detectores funcionan mediante una antena de radio o GPS que detecta dónde están los radares, tanto fijos como móviles. Su instalación es compleja.

La actual Ley de Tráfico prohíbe el uso de los detectores de radar con la consecuente multa de 200 euros y tres puntos a los conductores que sean “cazados” utilizándolos.

Los inhibidores son dispositivos, también considerados como ilegales. Por un lado, detectan las señales de los radares, y por otro (y aquí es donde reside el problema) interfieren en su funcionamiento. ¿Cómo? Ofrecen una lectura errónea que evita que detecten nuestro exceso de velocidad y la consiguiente multa.

Conducir vehículos que lleven instalados inhibidores se sanciona con multa de 6.000 € y perdida de seis puntos.

Fuente: Cea-online.es

Dinero rápido, sin preguntas… pero con intereses del 3.000%

préstamoCon una llamada. O un SMS. O simplemente online. Casi como tú quieras. Es dinero rápido. Y sin preguntas. No hacen falta avales, ni presentar una nómina, ni nada de nada… sólo hay que tener un DNI, un número de cuenta y un móvil. Y a esperar al ingreso del dinero. Todo el mismo día. Hasta en 15 minutos, prometen algunos. Pero, como todo en esta vida, no es oro todo lo que reluce. Y el cliente puede terminar pagando unos intereses que, en algunos casos, ascienden al 3.000%.

La dificultad de acceso al crédito durante la crisis ha hecho que florezcan multitud de empresas de microcréditos en nuestro país, fuera del control del Banco de España o de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Ofrecen dinero a golpe de ratón, en cantidades pequeñas (en algunos casos hasta los 800 euros) y el cliente elige en cuánto tiempo se devuelve.

Cuanto más tarde, más pagas, por supuesto. Y si te pasas de la fecha límite de devolución, te cobrarán una comisión de penalización, intereses por los días de demora…

Las condiciones que ofrecen son “absolutamente desaconsejables”, explica Enrique García, portavoz de la OCU. Por ejemplo, por disponer de 300 euros durante 30 días, cobran comisiones que superan los 90 euros, un interés de más del 30%. Si te demoras en el pago… la cifra puede crecer hasta una TAE que rondará el 3.000%. “Estos pequeños créditos suelen estar dirigidos a personas con problemas económicos… pero picar y solicitar uno puede ser muy contraproducente”, advierte.

La ‘letra pequeña’ de los créditos rápidos

  1. Los intereses son muy elevados: Volvemos al ejemplo anterior, por 300 euros, a devolver en 30 días, se pagarían 390.
  2. En caso de impago, la cosa se complica aún más. Las empresas de microcréditos cargarán al cliente comisiones e intereses adicionales que harán que la deuda contraída suba como la espuma. Si no se pueden pagar esos 390 euros del ejemplo, la deuda podría aumentar a razón de 5 euros por cada día de retraso, por lo que a los dos meses del impago se acumularían 700 euros aproximadamente, y en seis meses, 1500 euros, advierten desde OCU.
  3. Lo que muchos no saben es que a la deuda en sí se une el riesgo de inclusión en el registro de morosos y la posible venta de la deuda a una empresa de recobros, “muchas de las cuales utilizan prácticas en los límites de la legalidad para presionar a los deudores, o bien acabar en los tribunales de justicia”, explica García.

¿Cuántas empresas de microcréditos hay en España?

Las conocen de sobra. Su presencia en espacios televisivos, anuncios en prensa y, sobre todo en internet, se ha multiplicado exponencialmente durante la crisis, pero resulta muy complicado establecer una cifra concreta de cuántas de estas empresas operan en realidad en nuestro país.

Por una parte existe un registro en el Banco de España que recoge a las entidades de crédito al consumo. Ahí podemos integrar a Cofidis,Cetelem… Son empresas de crédito al consumo que llevan funcionando muchos años en España y que tienen que cumplir “prácticamente con los mismos requisitos que una entidad financiera”, aclaran desde OCU.

Por otro lado, también están registradas las empresas que se dedican a reunificar créditos. Lleva un registro la Aecosan, pero estas no se ocupan de dar microcréditos.

Por último, y estas son las más preocupantes, de cara a las asociaciones de consumidores, se encuentran las empresas que ofrecen micorcréditos rápidos –Québueno, Wonga, Kredito24, Vivus,Sucrédito… y un sinfín de opociones (basta buscar ‘créditos rápidos’ en Google para hacerse una idea)- y que nada tienen que ver con empresas financieras ni están sometidas al control que siguen éstas.

Entonces, ¿quién controla a estas empresas?

Ni el Banco de España ni la CNMV. Como no son entidades financieras y en nuestro país es legal prestarse dinero entre particulares, su labor queda bajo el paraguas de la Ley 22/2007 y corresponde, por tanto, al Ministerio de Sanidad y Consumo y a las CCAA su tutela.

Ha habido varios intentos para que el Banco de España empiece a controlar su actividad. La última, hace justo un año, en la Comisión de Economía del Senado. Pero la moción, impulsada por el Grupo Mixto, no prosperó con el voto en contra del PP, que arguyó que estas empresas, al no ser financieras, no deben ser controladas por el organismo que preside Luis María Linde.

Entonces, ¿no tienen ninguna obligación? En realidad, sí. La ley establece que deben tener a disposición de los consumidores las condiciones generales de contratación, disponer de un libro de tarifas y gastos repercutibles y de un tablón de anuncios con toda la información, etc. Además, según explican desde OCU, cuando en su publicidad se haga referencia a cualquier cifra relacionada con el coste del préstamo, deben incluir la TAE con un ejemplo.

¿Hay alternativas?

Según las asociaciones de consumidores, recurrir a uno de estos micropréstamos debe ser siempre “nuestra última opción”. Antes de tocar esa tecla, desde la OCU recomiendan:

  1. Pedir el dinero a amigos o familiares
  2. Solicitar a la empresa en la que se trabaje (si se está trabajando) un anticipo o préstamo.
  3. ‘Exprimir la cuenta’ tirando de números rojos (aunque se te cobrará una comisión de descubierto y un tipo de interés 2,5 veces el interés legal)
  4. Recurrir a la tarjeta de crédito (el coste es más elevado que el descubierto )
  5. Usar tarjetas específicas de pago aplazado, que no suelen ser interesantes, ya que inducen a estar permanentemente endeudados. Además, los intereses son elevados.
  6. Pedir un préstamo personal al banco (piden requisitos nomina etc pero es más barato que un crédito rápido)
  7. Lo último, pedir un préstamo a una entidad de dinero rápido. “Aunque son la opción menos recomendable”, precisa Enrique García.

Fuente: Elmundo.es (15/4/15)

El lío sobre los monitores enciende al deporte base

monitor deportivoLa regularización de personal en clubes de deporte base, principalmente monitores, tiene soliviantados y preocupados a muchos de ellos y a buena parte de las comunidades autónomas, que temen por la supervivencia de clubes modestos si esto aumenta sus gastos. Un conflicto avivado también por la Federación Española de Fútbol como una forma de arremeter contra el Consejo Superior de Deportes tras la crisis de los ultras, el futuro decreto de televisión y las acusaciones de injerencias. Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, sólo ve “un alarmismo injustificado y una inquietud sin sentido”.

Para entender el nudo hay que remitirse al trienio 2010-2012. Entonces, se llevaron a cabo inspecciones a clubes deportivos amateurs, principalmente de fútbol, por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social por entender que existían relaciones laborales no legales (no declaradas). La práctica habitual era compensar como gasto (“mediante un sobre a final de mes”, explica un gerente), el trabajo de monitores, delegados, utilleros o incluso jugadores.

Para la Seguridad Social se trata de economía sumergida. Según estos clubes, no mediaron denuncias. El resultado fueron multas para entidades como el Sabadell de natación de casi un millón de euros y otras hasta de 700.000 para clubes como Santboià, Sant Andreu, Badalona, Vilanova i la Geltrú o la Associació Esportiva Prat.

Tras las inspecciones, se llevó a cabo un estudio en el que participó el CSD del que salió “la propuesta de regularizar la relación laboral de los trabajadores de clubes y entidades deportivas sin ánimo de lucro mediante un contrato a tiempo parcial”. Así se les planteó a la Comunidades Autónomas en la Conferencia Interterritorial el 30 de julio de 2014. Algunas como Andalucía o Cataluña mostraron su total oposición. Luciano Alonso, consejero andaluz, calificó como “un grave error considerar relación laboral sujeta a la Seguridad Social lo que histórica, tradicional e internacionalmente es una simple relación de voluntariado basada en el altruismo”.

Solución

En una nueva Conferencia Interterritorial, en noviembre de 2014, el CSD aportó la solución del Contrato de voluntariado, que tampoco satisfizo del todo a los ‘opositores’. Un documento por el cual el monitor refleja su actividad y a partir de ahí se le pagan los gastos que genera.

“Les hemos ofrecido este contrato para que puedan realizar la labor con seguridad y les sea fácil acreditar que es un voluntario. Los gastos que se generan como comida, desplazamientos, formación o ropa, el club se los compensa y ahí no existe remuneración ni relación laboral. ¿La cantidad? Depende de muchos factores. No es lo mismo una hora al mes que cuarenta… Pero deben estar tranquilos. No está habiendo inspecciones para encontrar monitores que ganen 200 euros. No me podrán poner un solo caso. Es diferente a quien tiene una relación laboral y debe cumplir con la ley. Sorprende que algunos defiendan la economía sumergida”, refiere Miguel Cardenal.

El presidente del CSD destaca que “no hay ninguna modificación legislativa ni la habrá. Se está aplicando la Ley de la Seguridad Social (1974) y el Estatuto de los Trabajadores (1980). Lo que se está ofreciendo es la oportunidad de aclararlo y ofrecer una salida a clubes con poca estructura para que sea sencillo justificar ante una inspección, que no las está habiendo, si se les reclamara”.

Pedagogía

Cardenal se ha reunido con clubes de Andalucía, Cataluña o Canarias. En esta última, el presidente del Voley Olímpico contó que fue inspeccionado en 2012, sin multa, y le explicaron lo que hacía mal para que lo regularizara. Pero en el caso de Cataluña sí hubo sanciones. Según el CSD, las inspecciones de Trabajo ahora estarían dirigidas a entidades profesionales y deportistas con sueldos de más de 1.400 euros, como en clubes de Segunda B.

Fuente: As.com (14/4/15)

Más información:

Restaurantes donde la cena sale cara, aunque no vayas

The Clove ClubThe Clove Club, en Londres, cargará a sus clientes 90 euros si cancelan su reserva con menos de 24 horas. Su decisión puede marcar tendencia en otros restaurantes de lujo. En España, David Muñoz, en su restaurante DiverXO, cobra 95 euros a los clientes con reserva que no aparecen.

En Londres, una ciudad acostumbrada al lujo y a los precios desorbitados, ha causado sorpresa la última decisión de uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad.

The Clove Club ha anunciado que a partir del mes de junio, si un comensal cancela su reserva con menos de 24 horas, tendrá que pagar el precio entero del menú más barato del local, que cuesta 65 libras (90 euros).

Esta medida intenta poner freno a las cancelaciones de última hora que ,según los restaurantes, les hacen perder mucho dinero.

The Clove Club, situado en el barrio de Shoreditch, al este de la ciudad, tiene una estrella Michelin y es uno de los lugares de moda en la ciudad. El local ha implantado un nuevo sistema de reservas llamado Tuck, que sigue el modelo de los espectáculos deportivos y culturales. El cliente paga la entrada por adelantado y si luego no aparece, pierde el importe. “Antes de que el cliente llegue a nuestro local hemos gastado mucho dinero en ingredientes y en personal, así que si alguien cancela, nos hace perder mucho dinero”, asegura Isaac McHale, el chef de The Clove Club.

La medida va un paso más allá en lo que otros restaurantes en Londres ya practican. Muchos, como es el caso de Sketch, piden la tarjeta de crédito del cliente al realizar la reserva, y cargan un depósito de 30 libras por comensal si cancelan en el último momento o no aparecen. “Este negocio es de márgenes y si el restaurante es muy pequeño y con menú, como le pasa a The Clove Club, las cancelaciones te hacen perder mucho dinero”, declara Marcos Feránndez, consejero delegado de Ibérica, con cinco restaurantes en Londres y Manchester.

En España

En España, este tipo de medidas son menos frecuentes, aunque algunos restaurantes también han empezado a implantarlas. David Muñoz, en su restaurante DiverXO, con tres estrellas Michelin, cobra a los clientes que no aparecen 95 euros. Lo mismo hace Diego Guerrero en Dstage, que cobra 45 euros por cancelaciones de última hora.

Fuente: Expansion.com (6/4/15)