Moleskine, toda la vida como compañera de viaje

Moleskine“Era un café simpático, caliente y limpio y amable, y colgué mi vieja gabardina a secar en la percha y puse el fatigado sombrero en la rejilla de encima de la banqueta, y pedí un café con leche. El camarero me lo trajo, me saqué del bolsillo de la chaqueta una libreta y un lápiz y me puse a escribir”, narraba Ernest Hemingway en París era una fiesta, sus memorias póstumas.

Aquel cuaderno que solía sacar, un sencillo rectángulo negro de puntas redondeadas con una goma elástica que sujetaba las cubiertas, era similar al utilizado en los dos últimos siglos por otros artistas e intelectuales, desde Vincent Van Gogh a Pablo Picasso, nada menos, aseveran sus actuales fabricantes.

Hubo que esperar hasta mediados de los años 80 del siglo pasado, sin embargo, para que el escritor, aventurero e incansable viajero inglés Bruce Chatwin las bautizara como “Moleskine”, algo así como “piel de topo”, en alusión a su característica encuadernación en hule negro.

“Perder el pasaporte era la menor de las preocupaciones de uno, perder un cuaderno era una catástrofe. Durante aproximadamente veinte años de viajes, sólo perdí dos. Uno desapareció en un autobús afgano. El otro lo confiscó la policía secreta brasileña”, rememoraba Chatwin en Los trazos de la canción, relato de sus andanzas por Australia.

Cronología

  1. Vincent Van Gogh utiliza algunos cuadernos similares a los que actualmente fabrica Moleskine para realizar los primeros bocetos de sus obras. Algunas de estas libretas han sido mostradas en el museo de Amsterdam que lleva su nombre.

1921. Ernst Hemingway se instala en París por primera vez, donde toma por costumbre sentarse en los cafés a escribir en sus libretas. Así lo relata en sus memorias póstumas, París era una fiesta.

1987. Bruce Chatwin publica Los trazos de la canción, donde cuenta su íntima relación con las libretas encuadernadas en hule negro, de las que compró un centenar al enterarse de que la fábrica familiar en la que se producían dejaba de funcionar.

1995. La profesora Maria Sebregondi de Roma se interesa por la obra de Chatwin y los bocetos de Picasso y se propone resucitar sus cuadernos.

1997. La editorial milanesa Modo & Modo registran la marca Moleskine y empiezan a fabricar de nuevo los cuadernos.

 2006. Un fondo de inversión de Société Générale, más tarde conocido como Syntegra capital, compra Modo & Modo.

 2013. Moleskine comienza a cotizar en la Bolsa de Milán.

En la obra, el británico explicaba que antes de partir adquirió un centenar de estas libretas alertado por la dueña de la tienda donde solía comprarlas, en la parisina Rue de l’Ancienne Comédie, de que el pequeño taller familiar donde se fabricaban, en Tours, había cerrado y hacía vaticinar la extinción de sus apreciados cuadernos.

Fue una lectora de Chatwin, la profesora romana Maria Sebregondi, quien en 1995 se propuso resucitar estos particulares libros de notas. Dos años después, gracias a su ahínco, la editorial milanesa Modo & Modo registraba la marca Moleskine y comenzaba a comercializarlos de nuevo por todo el mundo.

En 2006, la compañía fue adquirida por un fondo de inversión del banco galo Société Générale, que posteriormente pasó a llamarse Syntegra Capital, y contó con inversión de la firma suiza de capital riesgo Index Ventures.

Manteniendo la sede en Milán, el grupo abrió Moleskine America en 2008; Moleskine Asia en 2011, que gestiona por completo Moleskine Shanghai así como Moleskine Singapore; así cómo Moleskine France y Germany en 2013, todas ellas sociedades filiales participadas al 100% por la matriz italiana.

Actualmente, el grupo cuenta con unos 200 empleados y está presente en 105 países. En constante expansión, la compañía protagonizó su salto al parqué de Milán en abril de 2013, alcanzando los 2,28 euros por acción, si bien actualmente cotiza en el entorno de los 1,3 euros.

“Los cuadernos de notas han sido una enorme plataforma para nosotros, desde la que hemos crecido con rapidez mediante la creación personalizada y las ediciones limitadas, pero somos mucho más que eso”, defienden desde Milán.

“Hoy en día Moleskine es sinónimo de cultura, viaje, memoria, imaginación y personalidad, tanto en el mundo real como en el virtual”, defienden desde la compañía, en la que partiendo del diseño original de los cuadernos de Chatwin o Hemingway han terminado creando “una familia de objetos nómadas” que aparte de las propias libretas incluyen diarios, agendas, bolsas, y todo tipo de accesorios de escritura y lectura.

La compañía, de hecho, ha desarrollado infinidad de líneas de productos inspiradas tanto en su tradición artística y viajera, como en la cultura moderna. Así, hoy es posible encontrar una Moleskine a medida, que puede ir desde la clásica encuadernación negra a modelos estampados con mapas pasando por diseños inspirados en referentes tan diversos como El Principito, La Guerra de las Galaxias o Los Simpsons. En 2012, último año del que hay datos disponibles, vendió 15 millones de libretas, con unos ingresos totales de 78 millones de euros, que subieron a 87 millones en 2013.

“Son objetos que nos siguen allá donde vayamos y nos identifican en cualquier parte del mundo. Con Moleskine, la antigua usanza del apunte y el boceto, más típica de la era analógica, ha encontrado espacios inesperados en la web y en las comunidades virtuales”, sostienen desde Milán.

En este sentido, la empresa destaca su reciente asociación con los bolígrafos inteligentes (smartpens) de Livescribe. A través de la aplicación “Livescribe+”, los apuntes tomados con uno de estos bolígrafos sobre un cuaderno Moleskine son simultáneamente digitalizados logrando un atractivo matrimonio entre la experiencia de la escritura analógica y la funcionalidad digital. Toda una garantía para que, le pase lo que le pase a su pasaporte, sus notas de viaje prevalezcan en el tiempo.

Compromiso con la naturaleza y los jóvenes talentos

Diseñadas en Italia, y fabricadas en China, las libretas Moleskine están producidas basándose en la búsqueda de los máximos estándares de “belleza y calidad”, defienden desde la firma. La compañía asegura que sus proveedores son revisados anualmente para garantizar el máximo respeto a los derechos laborales y que los materiales, procedentes de Italia, Francia, Japón, Corea del Sur, Vietnam, China y Taiwán, ofrezcan la mayor calidad. Moleskine, por ejemplo, fabrica sus productos con papel sin ácido, que evita que las hojas se amarilleen con el tiempo y se deterioren.

En paralelo, la empresa reivindica su compromiso con el medio ambiente y está certificada por Forest Stewardship Council International, una organización sin ánimo de lucro que promueve una gestión forestal responsable en todo el mundo.

Del lado de la responsabilidad social corporativa, Moleskine también participa en diversas iniciativas enfocadas a dar apoyo a jóvenes creativos, con programas en Nueva York, Milán, Tokio, Roma, San Francisco, Estambul, Venecia o Shanghái, entre otras ciudades. Además de ello, Moleskine ha creado la asociación sin ánimo de lucro Lettera27, que defiende el derecho a la educación y el acceso al saber mediante programas sociales con especial actividad en aquellos países en que la cultura resulta menos accesible.

Fuente: Cincodias.com (19/9/14)

Cómo reclamar con éxito a las compañías aéreas

cancelacionMacarena compró un paquete que incluía vuelo y hotel para Praga en una plataforma online para pasar unos días de vacaciones. El vuelo quedó pendiente de confirmación, que días más tarde se denegó. Anuló la compra y, a la espera de recibir el reembolso, adquirió los billetes esta vez directamente a través de la página web de la compañía aérea. Pudo volar finalmente a Praga, aunque sufrió la cancelación del primero de los vuelos, que le obligó a tomar tres aviones para llegar a la capital checa.

Tras volver de sus vacaciones, se encontró con la negativa de la plataforma online a devolverle los billetes porque, según aseguraba la compañía aérea, Macarena había hecho uso de ellos y es que el vuelo de reemplazo que tomó tras la cancelación que sufrió en el aeropuerto era el mismo que la plataforma nunca llegó a confirmarle.

A partir de ahí, esta joven sevillana se chocó una y otra vez con los servicios de atención al cliente de unas compañías y otras que se pasaron la pelota sin resolver el problema ni mucho menos restituir el dinero abonado por unos billetes que nunca llegaron a ser confirmados. Tras varias reclamaciones y hasta un arbitraje a lo largo de más de dos años, Macarena sólo encontró la negativa de la empresa a devolverle los 430 euros que le cobraron por un vuelo que no tomó. Un David que esta vez no pudo hacer nada contra la sordera e impunidad de Goliat.

Este relato kafkiano no es más que un ejemplo de la indefensión a la que están sometidos los usuarios de líneas aéreas y que se convierte en un verdadero quebradero de cabeza para muchos tras la vuelta de las vacaciones.

“Septiembre es el mes en el que siempre se producen más reclamaciones”, explica Rubén Sánchez, portavoz de la asociación de consumidores Facua. “Retrasos, cancelaciones, pérdida de maletas o desatención ante la pérdida conexiones aéreas son los motivos más frecuentes en un sector que realmente está muy mal”, prosigue.

Los servicios de Consumo de la Junta de Andalucía registraron el año pasado 548 reclamaciones en el sector aéreo. Ryanair copó el 52% de las denuncias, seguida muy de lejos por Vueling Airlines (18%) y por Iberia (7%).

El problema es que “las aerolíneas no contestan a las reclamaciones, se inventan la ley para responder a su favor o excusas para justificar la negligencia”, explica Sánchez.

Un retraso

Pone otro ejemplo. Una pareja sufre un retraso por una avería en el avión. Tras reclamar, la compañía, en este caso, Iberia, aduce un problema de tráfico aéreo ajeno a ellos, que les impedía despegar y se niega a indemnizar. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea cree a la compañía y deniega la devolución. Los consumidores acuden entonces al Defensor del Pueblo, tras cuya reclamación, AESA revisa el caso y da la razón a los usuarios en un proceso que se prolongó durante cinco años. Cinco.

“La cuestión es que la Agencia Estatal de Seguridad, encargada de comprobar si se incumple la ley, es completamente inoperante y actúa como mero espectador. Esto facilita que las compañías mantengan una política general de no pagar las indemnizaciones“, abunda Rubén Sánchez, que reconoce que en muchos casos la única alternativa es llegar a los tribunales. “Al Gobierno le falta altura de miras para comprender que este organismo no puede ser un mero recordatorio de la ley a las compañías, debe expedientar y multarlas. Pero parece que hay mucho miedo a que las líneas aéreas se enfaden y se marchen de España”, afirma.

Sevilla es la provincia en la que la Secretaría General de Consumo de la Junta recibió más reclamaciones el año pasado, 193, pese a que su aeropuerto no es el que más tráfico genera en Andalucía. Le sigue Málaga, cuyo aeródromo es el que más actividad registra de la comunidad, con 114.

El número de expedientes abiertos hasta la primera semana de septiembre del presente año apunta a un descenso en las reclamaciones en 2014, con 292, si bien habrá que esperar al habitual repunte tras el período estival para comprobar la tendencia.

Recomendaciones

Facua recomienda a los viajeros estar bien informados antes de volar. Cabe recordar que los usuarios tienen derecho a una indemnización que puede oscilar entre los 250 y los 600 euros por cancelación o retraso, así como los gastos que esta situación genere (comida, transporte, hotel, ropa).

En caso de que sufran algún percance, deben presentar una hoja de reclamaciones ante el mostrador de la compañía o bien, si es un aeropuerto español, puede hacerlo mediante Aena, que se limitará a facilitar un acuse de recibo y a trasladarla a la aerolínea en cuestión.

Ésta deberá responder en un plazo máximo de un mes, aunque si el usuario utiliza el formulario de quejas y reclamaciones de la comunidad autónoma, la compañía aérea tendrá la obligación de contestar en un plazo de 10 días hábiles desde el siguiente a la fecha de recepción de las mismas.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea examinará la denuncia para comprobar si se incumple la ley, si bien, aunque puede sancionar a la compañía por incumplimiento, no tiene competencia en el contrato privado de transporte, ni puede ejercer reclamaciones ni acciones judiciales individuales contra las compañías por dicho incumplimiento.

Por eso, la vía judicial es el camino donde acaban muchas de estas reclamaciones.

Fuente: Elmundo.es (20/6/14)

La lavadora del trío de ases

trio asesUn hombre entra en un casino, cambia 600 euros en fichas, pide una copa y se sienta en la ruleta. Coloca 300 euros en el rojo y otros 300 en el negro. No va más. Sin embargo, a menos que salga el 0 —una remota posibilidad entre 37—, ni ganará ni perderá nada. Es una apuesta sin riesgo. Está blanqueando sus 600 euros. Ahora imaginen a un ruso de 27 años sentado en una habitación de San Petersburgo y controlando desde su portátil una red de ordenadores troyanizados con cuentas en distintos casinos online y casas de apuestas. Ambos están jugando a lo mismo, pero el segundo a escala global, de forma automatizada y multiplicando exponencialmente por todos los usuarios que ha hackeado el límite de las apuestas y la suma blanqueable.

Así es como operaba una de las últimas organizaciones de este tipo que desmanteló el año pasado la Policía Nacional en la operación Ransom. Un grupo del Este que trabajaba en 30 países y que blanqueaba un millón de euros al año mediante el juego online y otras pasarelas de pago. Se trata de una forma de lavado de dinero negro en auge, que ya han investigado la Policía Nacional y la Guardia Civil (que en 2012 remitió un informe a la Fiscalía Anticorrupción), y que preocupa a todos los países. El Congreso de EE UU recibió hace un año la confirmación del FBI de que determinados casinos online podían estar sirviendo al crimen organizando y los servicios de seguridad británicos han alertado de la utilización de este método por parte de organizaciones terroristas. Sin embargo, por su difícil rastreo, no hay cifras que lo cuantifiquen.

Blanqueo capitales juego on line

EL BLANQUEO DE CAPITALES A TRAVÉS DEL JUEGO ‘ONLINE’. 

El juego online puede utilizarse para blanquear dos tipos de capitales: dinero procedente de la ciberdelincuencia (que suele estar en alguna cuenta bancaria, normalmente robada o en criptomonedas como el bitcoin, obtenidas en negocios ilegales en portales de la deep web) y dinero negro tradicional que se posee en efectivo o en cuentas bancarias de paraísos fiscales. Para no dejar rastro, la clave en ambos casos consiste enhackear cuentas de jugadores registrados y mover el dinero en las apuestas suplantando su identidad.

El método más sencillo es el póker de uno contra uno: basta con controlar a los dos jugadores hackeando perfiles de usuarios legales para que el dinero que se pierde por un lado salga por el otro en forma de premio blanqueado (ver gráfico). Pero también se puede hacer jugando a la ruleta (poniendo la misma suma al rojo y al negro) o en las apuestas deportivas (apostando por dos contrincantes de un mismo enfrentamiento, incluso desde portales distintos para no levantar sospechas), como señala el informe que los expertos en delitos informáticos Félix Breza y Yaiza Rubio remitieron a la Guardia Civil hace un año.

Los juegos más utilizados para el blanqueo son el póker, la ruleta y las apuestas deportivas

Los inspectores de Hacienda se quejan de la falta de medios y de la dificultad de controlar este y otros nuevos tipos de lavado de dinero asociados a Internet. José María Peláez, antiguo presidente de Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) y experto en blanqueo lo explica así: “A los pocos medios que tenemos, hay que añadirle las dificultades de identificar a los jugadores debido a robos de carnés de identidad o tarjetas de crédito… Pasarán muchos años antes de encontrar técnicas efectivas para evitarlo, y más mientras existan paraísos fiscales. Con solo una llamada, un agente de ese banco viene a buscar el dinero, te da un recibo y en dos minutos lo tienes ahí. Si hay juego online, siempre habrá riesgo, es casi imposible evitarlo”.

En noviembre de 2013 había en el mundo 2.734 webs de juegos onlinepropiedad de 867 empresas que operan en 104 jurisdicciones internacionales (la mayoría en paraísos fiscales). Cada país tiene una regulación distinta sobre las normas de identificación de los jugadores y las formas de pago de los usuarios (aquí son todas las que acepta el Banco de España, incluyendo Ukash). España se propuso regularizar el mercado en 2011 con una ley (13/2011) bajo la que se han concedido 62 licencias de juego online y se endurecdido el control. “Las medidas prevención que aplicamos en España son ahora muy garantistas con el sistema de identificación de los usuarios”, señala el portavoz de laAsociación de Española de Juego Digital, Miguel Ferrer. Es difícil que se pueda cometer blanqueo a gran escala”.

La Policía Nacional desmanteló hace un año a una red de criminales que blanqueaba un millón de euros al año con estos métodos

Pero el principal problema son los casinos y plataformas de juego digitalilegales (alrededor de 25.000, la mayoría en la deep web, según McAfee) o aquellos que simplemente operan fuera de nuestras fronteras bajo dominios.com. En ese tipo de webs, como anonibet.com, donde un español puede jugar con solo utilizar un proxy (programa que cambie la IP de su ordenador y su geolocalización), el anonimato puede llegar a ser casi total. En parte por ello, el 40% de los jugadores españoles lo hace en esas empresas de juego, señalan desde la Asociación de Española de Juego Digital.

Algunos países, como España, limitan a cantidades relativamente pequeñas el dinero que puede apostar cada jugador (600 euros al día, 1.500 a la semana y 3.000 al mes). Por eso, estas mafias organizadas acostumbran a utilizar de forma automatizada los ordenadores (botnets) comprometidos, de modo que decenas de cuentas hackeadas jueguen contra otras por donde saldrá el dinero lavado. Hay grupos organizados que pueden tener más de 100.000 ordenadores intervenidos, zombis los llaman. Esa fragmentación de capitales que se consigue se conoce comosmurfing (de pitufo en inglés). “Mucha gente se ha quejado de que les habían bloqueado la cuenta y era porque alguien había estado jugando con su usuario sin que lo supiera. El casino tiene la obligación de cumplir con la prevención de blanqueo de capitales y hace monitorizaciones que, en función de una serie de umbrales y comportamientos anómalos, les alerta. Pero aplicando el smurfing no lo detectan”, señala Álvaro del Hoyo, experto en seguridad informática de la empresa s21sec.

En España, el principal problema son las webs de juego que operan sin licencia en dominios .com

Sobre todo en las webs que se rigen por normas distintas de las de España. Porque el problema es que en muchas de ellas el dinero se puede introducir y sacar mediante distintas y difícilmente rastreables formas de pago, algo fundamental para el blanqueo. Algunas incluso aceptan tarjetas prepago o de débito anónimas que funcionan en cajeros automáticos luego para retirar el dinero.

Pero el método más utilizado internacionalmente para esta práctica fraudulenta —en España ninguna empresa con licencia lo permite, pero supone el 8% de las apuestas internacionales— es el bitcoin. Una criptomoneda que por su alto grado de anonimato y de indefinición legal en la mayoría de países se presta perfectamente al blanqueo de capitales, como explican en Abanlex, un despcho de abogados especializado en la materia.

Lejos del glamur y los tapetes de terciopelo de los casinos reales, el perfil del cerebro de una organización de blanqueo online que opere en Europa y EE UU suele ser el de un joven nacido en algún país del este (especialmente Rusia o Ucrania, debido al alto nivel de sus universidades de informática). Este se une luego a alguien con una red de ordenadores comprometida y a un tercero que fabrica el troyano. Como en el caso de la operación Ransom, se crea luego una célula financiera que gestiona el blanqueo, que en este caso concreto estaba en la Costa del Sol. Todo ello puede contratarse en foros underground y de la deep web, como explica el experto en seguridad Javier Barrios . Y por supuesto, a ninguno de ellos le interesa lo más mínimo el juego.

Las formas de pago y de identificación varían en función de las medidas de control de cada web. Y los tipos de apuesta se van transformando y evolucionando. Pero más allá de los sistemas utilizados, todas las operaciones comparten un mismo patrón de juego en el que ganar no siempre es el mejor premio.

Nuevas formas de blanqueo

El siglo XXI y las nuevas tecnologías han realizado también su particular aportación al blanqueo de capitales. A los sistemas tradicionales como la compra de inmuebles, los premios de la lotería o los negocios fantasma (como las famosas lavanderías de la Ley Seca) se suman ahora otras técnicas. Pero el límite son es el ingenio de cada blanqueador.

Tarjetas regalo y prepago. Muy utilizado por el narcotráfico mexicano. Pueden comprarse en tiendas y utilizarse para el pago en muchas webs. Incluso para transformarse en dinero mediante el juego online.

Tarjetas de llamadas internacionales. Se pueden comprar en cualquier supermercado sin ningún justificante y se utilizan para llamar a líneas con servicios de pago ficticio propiedad de los mismos que han comprado las tarjetas.[APARTADO]

Juegos de rol como ‘Second Life’ o ‘World of Warcraft’. La compraventa de bienes virtuales (armas, venenos) para este tipo de juegos puede hacerse con criptomonedas que se compran y puede reconvertirse otra vez en dinero real por medio de una tarjeta de crédito o una cuenta de pay pal. Muchos informes alertan de esta práctica en ambas plataformas.

Tiendas online fantasma. La empresa s21sec ha encontrado en varias ocasiones negocios en Internet montados por las propias organizaciones de blanqueo donde no se vendía nada o se vendían intangibles como música compuesta por uno de los miembros de la banda para blanquear capitales. “Pillaron a un tío de una mafia que componía temas de techno, los colgaba en una página y se los compraban ellos mismos. Pero funciona con muchos contenidos digitales”, explican.

Transacciones ficticias. Se roban datos personales de la red y se simula que la víctima ha comprado en un negocio fantasma emitiendo facturas falsas a su nombre.

Fuente: Elpais.com (19/9/14)

El semáforo de los bancos: deberán etiquetar el riesgo de sus productos por colores

codigo-coloresEl semáforo de los bancos: deberán etiquetar el riesgo de sus productos por colores

La CNMV ha presentado este sistema para evitar escándalos como el de las preferentes y esta clasificación se acompañará, además, de iconos con los que el ahorrador pueda identificar la liquidez y la complejidad del activo.

Con esta clasificación, el inversor podrá comparar, al mismo tiempo, “entre productos alternativos”. Hasta ahora el riesgo no deja de ser una cuestión subjetiva en la que es la entidad la que influye sobre el cliente, sin que este pueda comparar ante la inexistencia de criterios unificados para todos. Con esta normativa, los bancos tendrán que incluir estos colores e iconos en la información publicitaria y precontractual para garantizar más transparencia en la comercialización. Era uno de los proyectos de este año anunciados por Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV, en marzo, y se someterá a consulta pública hasta finales de mes. Se pondrá en marcha previsiblemente bien entrado 2015 porque tiene que ser aprobado por el Consejo de Estado. De ahí irá al Parlamento, que lo aprobará porque ha sido una petición de la Defensora del Pueblo y de la Comisión de Transparencia.

Cinco etiquetas

La primera etiqueta con la que la industria catalogorá a los productos será la del riesgo. La CNMV medirá este parámetro en función de si el cliente podrá recuperar todo el capital al vencimiento, de la solvencia que tenga el emisor, del plazo, de las características propias del producto y de la divisa. Según estas variables, el supervisor obligará a distinguir entre cinco grupos. El primero, el de color verde oscuro o clase A. Para que un activo reciba esta distinción, la de instrumento más seguro, debe garantizar todo el capital invertido en un plazo igual o inferior a 3 años y disponer de un rating que al menos alcance el del Reino de España. Hoy esto sería una calificación crediticia de Baa2 para Moody’s, BBB para S&P y BBB+ para Fitch. Aquí, por tanto, se incluirían productos como los depósitos o las letras y bonos del Tesoro a corto plazo hasta carteras de deuda de compañías que cumplan esos requisitos.

El ahorrador conservador que viene del depósito, por tanto, debe saber que salirse de ese escalón implicará mayor riesgo sí o sí. El color verde claro o clase B corresponderá a activos que devuelvan todo el capital, con grado de inversión (al menos Baa3 de Moody’s y BBB- de S&P y Fitch) y una vida de hasta 10 años.

Esto en euros, pues si la divisa es otra, el plazo debe ser igual o inferior a los 3 años. En un grado de clase C, el color amarillo, se incluirán, primero, a los productos que también devuelvan todo el capital, sean grado de inversión y estén denominados en euros pero su vencimiento sea superior a los 10 años. Si la divisa es distinta, entonces el plazo solo tendrá que ser superior a 3 años para que formen parte de este grupo. Y, por último, llevarán esta etiqueta todos aquellos en los que el inversor no tiene garantías de recibir todo el capital pero al menos sí el 90%, siempre que estemos hablando de plazos de 3 años máximo y, de nuevo, se trate de activos con grado de inversión. El resto de activos se conocerán como clase D, en color naranja, salvo los derivados, que se marcarán como clase E, en rojo, para identificarlos como los instrumentos con mayor riesgo. Por tanto, si un minorista está comprando productos de riesgo como las acciones o los bonos high yield (tan demandados ahora por la atractiva rentabilidad en este entorno de tipos bajos) se encontrará con un color naranja.

No aptos para el minorista

Pero aquí no acaba el proyecto con el que la CNMV pretende proteger al pequeño inversor. Otra de las cuestiones que abarca es exponer la liquidez y la complejidad del activo a través de iconos complementarios. Para advertir sobre la liquidez se incluirán uno o dos candados, recordando que aunque el banco devolverá todo el capital hay riesgo de pérdidas si se vende antes, incluso en ocasiones no se podrá vender (ver gráfico). El otro icono será una o dos exclamaciones. Una, si se trata de un producto complejo “difícil de comprender” y dos, si su complejidad es tal que su “adquisición no se considera adecuada para inversores no profesionales”.

Para los productos especialmente complejos como los CoCos, la deuda estructurada, los CFD, los swaps o los derivados de OTC, las medidas aumentan más allá de iconos. La entidad deberá realizar una advertencia específica, en la que exprese que se trata de una “advertencia” de la CNMV alertando que no es un activo apto para minoristas. Si la entidad atiende al cliente fuera del asesoramiento y gestión individual, este, además, deberá firmar y escribir: “Producto no adecuado para inversores no profesionales”.

Fuente: Eleconomista.es (9/9/14)

El turismo ‘halal’, llave para atraer viajeros árabes

“En Europa hay un boom del turismo halal proveniente de los países musulmanes. En España sin embargo es incipiente. Estamos despegando”. Es la opinión de Flora Sáez, cofundadora de Nur & Duha Travels, la primera agencia de viajes y turoperador nacional con el sello halal.

Esta es una palabra árabe que hace referencia a lo “permitido”. Normalmente se usa en la gastronomía. El Corán señala algunos alimentos prohibidos y halal se refiere al resto. Vedado está el cerdo y derivados (como grasas en la bollería), alcohol, aves rapaces o animales que no sean sacrificados bajo el rito islámico. “La razón principal que aportan los musulmanes para visitar un país es que haya factores muslim friendly (amistoso a esa religión)”, destaca Sáez, además de la disponibilidad de este tipo de comida.

Certificación

Restaurante certificado Caravasar, en Córdoba. /

El Instituto Halal ha certificado dos restaurantes de este tipo de comida en España: La Pesquera, en Marbella, y Caravasar de Qurtuba, en Córdoba. Deben garantizar la procedencia de los alimentos y que no se contaminan durante la elaboración. También un único hotel: Alanda, en la turística ciudad malagueña.

Además, se ha creado la Escuela Halal en Córdoba, donde se forma a profesionales sobre este tipo de turismo. Cuentan con una bolsa de empleo y asesoran en el inicio de un negocio. “Los hoteles demandan cada vez más esta enseñanza”, asegura Hanif Escudero, su director.

Por eso, el sector en España hace tímidos avances para recibir a unos turistas que dejan mucho más dinero que la media. Granada acogerá el 22 y 23 de diciembre la primera conferencia halal en España, que espera atraer al sector en Europa y de países islámicos.

Los turistas provenientes de esos países llegan a gastar más del doble que la media de los visitantes que llegan a España, según datos del organismo público Turespaña. Los de Arabia Saudí se dejan 2.287 euros por persona por estancia, los emiratíes 2.116 euros o los de Egipto 1.703 euros, frente a la media de 956 euros. En el estudio The Muslim Travel Index 2014, que se presentará en esta conferencia, se señala que España se sitúa en el sexto lugar en la lista de destinos europeos más demandados por estos viajeros. Francia, Reino Unido, Italia, Alemania y Turquía van por delante. Solo los turistas de Emiratos Árabes Unidos lo eligen en tercera opción.

“La posición de España es relativamente mala. Somos el tercer destino del mundo pero no para los turistas musulmanes”, destaca la fundadora de Nur & Duha Travels. “España se ha especializado en un monocultivo de sol y playa, además de barato y de poca calidad”, añade, lo que frena a estos visitantes.

En el informe también se destaca que este mercado alcanza los 103.000 millones de euros en el mundo (el 13% del gasto global) y se prevé que llegue a 141.000 millones en 2020.

España no entra, sin embargo, entre los destinos favoritos de estos visitantes. Más de 14 millones de británicos y casi 10 millones de alemanes nos visitaron en 2013, aunque solo 42.000 árabes y otros tantos emiratíes. Los que más acuden son los vecinos marroquíes (192.000) pero gastan por debajo de la media.

El desembolso de estos turistas en dormir es también mayor, de 129 euros por persona por habitación y noche, por delante de chinos (115 euros) y rusos (91 euros), según el Hotel Price Index de Hotels.com. Singapur, Indonesia, Malasia, Emiratos y Arabia Saudí se sitúan también entre los 20 países con más crecimiento de gasto turístico en el exterior.

Para un 97% de los musulmanes es importante que el destino tenga comida halal, según el informe, y un 89% considera crucial que existan lugares de rezo. “Es un factor más importante que el precio”, señala Sáez, por lo que finalmente eligen otros países. “España debería ser líder en Europa por su legado islámico. Hay un enorme potencial”, añade.

Cifras

97% de los musulmanes consideran básico que el destino tenga comida ‘halal’.

29% le interesa España por su legado islámico, sobre todo Andalucía, por delante de Madrid y Barcelona.

5% de crecimiento anual de este mercado en el mundo, un punto más que la media.

Sin embargo, existen pocas instalaciones donde acudir. “Solo hay dos restaurantes con certificado halal en España. A los hoteles se les pide que tengan gestos con los clientes, como tener espacios para la oración en grupo y señalar la dirección de La Meca en la habitación para el rezo”, explica Isabel Romero, directora general del Instituto Halal, que certifica estos establecimientos. “Estamos escasamente preparados para unos turistas que gastan más en comida, en compras y que vienen en grupos familiares grandes”, se lamenta. “Al final se van a Reino Unido o Alemania”, cuenta. En España, finalmente las opciones son ir a bares de kebab o pedir platos de verdura en restaurantes, advierten estas expertas.

“España, con su rica herencia islámica, paisajes, clima e infraestructura hotelera, es un lugar perfecto para los turistas musulmanes”, cree también Tasneem Mahmood, organizador del evento de Granada, quien contesta desde Reino Unido. Este experto apunta a “sencillas medidas” de mejora, como espacios de oración en aeropuertos, similares al resto de Europa, “y más comida halal disponible en hoteles y restaurantes”.

La socia de Nur & Duha (que significa luz y alba en árabe) destaca que ya trabajan con cadenas hoteleras como Meliá y AC. “Hemos contactado con más de 100 establecimientos. Solo a un 20% no les ha interesado por el esfuerzo que hay que hacer, como retirar el alcohol de la habitación o preparar comidahalal en el caso de grandes grupos”, asegura.

Fuente: Cincodias.com (3/9/14)

Pagar por correr en la ciudad

runningCorriendo se utilizan más de 200 músculos. Gemelos, cuádriceps, bíceps, abdomen, glúteos… La lista puede hacerse eterna y, a momentos, impronunciable. Corriendo se utiliza también la mente, que genera serotonina o la famosa hormona de la felicidad que, a su vez, activa lo que se conoce como la euforia del corredor. Es una sensación extrañamente agradable. Después de sufrir y sudar el asfalto, el corredor se siente como en una nube de placer y bienestar. Quizás sea esto lo que ha convertido en un verdadero fenómeno de masas algo tan sencillo como salir a correr. Durante el año, se celebran más de 100 carreras en la Comunidad de Madrid, según las estimaciones de los organizadores de estos eventos. “Cada fin de semana hay alguna carrera en la región”, asegura David Rumbao, director de marketing de MAPOMA, entidad encargada de organizar Madrid corre por Madrid, una carrera que se ha convertido en una cita ineludible y consolidada para los aficionados del atletismo.

La asequibilidad y flexibilidad de este deporte juegan a su favor. Lo que en los noventa se llamó jogging y a principios del siglo XX, footing, tiene nuevo nombre. Ahora la moda se llama running.

En las últimas décadas, el número de corredores en España no ha parado de subir. Solo hay que fijarse en la carrera más popular de Madrid: la San Silvestre Vallecana. En el año 2005 participaron más de 17.000 personas. Ocho años después, la cifra ascendió a casi 40.000, según datos de la revista especializada Runners. Y es que cada vez son más los corredores amateur que se ponen como meta correr este circuito.

Pero no es la única competición popular que se disputa en la Comunidad. La carrera de La Melonera, el Trofeo José Cano, la vertical de Najarra, la milla del Mayor, la Marcha contra el Cáncer, la carrera de la Mujer, la media maratón de Madrid, la Sunrise Trail Ultra, la Madrid corre por Madrid… Las competiciones son innumerables y van de los 3 a los 18 euros.

Un total de 10.000 deportistas tomarán el próximo 21 de septiembre las calles de la ciudad para defender y fomentar el deporte, pero, sobre todo, para poner su cuerpo al límite y superarse a sí mismos. “Las carreras populares son el momento culmen de todo corredor. Muchos runners se preparan día a día para conseguir algún objetivo personal y otros simplemente lo viven como una fiesta y disfrutan de la carrera rodeados de apasionados del atletismo como ellos”, explica Rumbao, que añade que parte de los beneficios del evento Madrid corre por Madrid se destinan a causas solidarias.

Carreras de asfalto, de montaña, ultras, millas, carreras de campo a través… Son muchas las modalidades. Los corredores eligen la que más se ciñe a sus expectativas. Alejandro Herrero organiza la Carrera Vertical de Najarra, una competición de montaña relativamente corta, pero con mucho desnivel. “Es otra forma de correr. Es más divertida que el asfalto, con recorridos más bonitos”, señala Herrero, que asegura que son muchos los corredores populares que abandonan la ciudad y se pasan a la montaña. “Está en auge, de ahí que cada vez se organicen más y más competiciones de este tipo”, apunta el organizador de la Vertical.

Sin embargo, es casi imposible saber el número exacto de carreras en la Comunidad de Madrid, según afirma Santiago Díez, director técnico de la Federación de Atletismo de la región. “Hace dos temporadas intentamos hacer una estimación de carreras solo en la ciudad de Madrid. Encontramos información de unas 50. Habría que sumarle, por lo menos, otras 50 fuera de la capital”, asegura Díez. Cada año, hay carreras que aparecen y desaparecen de los calendarios, lo que dificulta las estadísticas.

Según Anacleto Jiménez, director del área de competiciones de la Federación Nacional de Atletismo, todas las carreras deberían estar federadas. De este modo, los calendarios serían mucho más fiables. “Estarían organizadas al detalle, homologadas, aseguradas y con árbitros federados”, defiende con un deje crítico en la voz. Pero solo unas pocas siguen está recomendación. La Madrid corre por Madrid es una de ellas.

José Cano, organizador de varias carreras populares entre las que se encuentra el Trofeo José Cano, muy valorado entre los corredores, no está de acuerdo con esto. “Te piden un canon de tres euros por participante. Se supone que es la licencia del día, o lo que es lo mismo, la federación temporal del corredor en la entidad”, dice, al tiempo que critica que ese dinero no tendrían por qué pagarse. “Son tres euros por unas pocas horas. Si lo multiplicas por 5.000 [número de corredores de la José Cano] el resultado es de 15.000 euros. ¿Qué hacen con ese dinero?”, se pregunta.

El director de área de la Federación Nacional de Atletismo lo tiene claro: Al menos 1.000 euros son para la homologación del circuito, 500 para incluirlo en el calendario nacional, 800 de gastos técnicos, otros 800 para pagar a los jueces. “El corredor paga todo esto al inscribirse y conseguir su dorsal. A más servicios, más asciende el precio”, apunta.

Es sábado por la noche. El barrio madrileño de Canillejas está a reventar, pero no porque son las fiestas, sino porque se celebra la carrera popular nocturna de Canillejas, la primera de la temporada después del parón del verano. Cano, organizador del evento, comprueba que todo está a punto para empezar la competición. Cada corredor tiene su dorsal y están preparados para darlo todo en la pista. Alicia Crespo, de 40 años, es una de ellas. Desde que empezó a correr hace tan solo un año, esta madrileña se propuso competir en una carrera al mes. “Las populares me motivan a seguir entrenando. Te mezclas con otros runners y, al terminar, sientes la satisfacción de haberlo conseguido”, dice junto a la línea de salida, a unos minutos del comienzo de la carrera.

“Hace unos años, las carreras se organizaban con fines deportivos. Ahora, el objetivo es hacer dinero”, denuncia Cano. Guillermo Ferrero está de acuerdo con él. Este excorredor es miembro de la Agrupación Deportiva Marathon, organizadora de la carrera de La Melonera, una de las primitivas de la ciudad. “Muchas empresas que se dedican a otros negocios que no tienen nada que ver con el deporte están metiendo la nariz en esto. Ganan dinero si la participación es muy alta”, lamenta Ferrero, que fue compañero de carreras de Cano en su juventud. Lo cierto es que la industria runnergenera más de 300 millones de euros al año en nuestro país, según datos de la consultora NPD Group.

No obstante, muchas carreras se jactan de ser solidarias. Es el caso de Madrid corre por Madrid o la Milla Solidaria del Mayor. Esta última, que se celebrará el 21 de septiembre, tiene una característica especial: los protagonistas son corredores mayores de 75 años. Germán Fernández tiene 82 años. Empezó a correr a los 64 años y ha participado en pruebas y maratones de todo el mundo. Ha pasado por Nueva York, Berlín, Jordania, Atenas y ha sido campeón de España de medio maratón. “Cuando se llegan a estas edades, los mayores pueden hacer muchas cosas, tienen que seguir luchando y estando activos con el deporte”, anima. En esta nadie queda excluido. Mayores en silla de ruedas, con andador o bastón también realizan esta milla (1609 metros) gracias a la ayuda y colaboración de voluntarios más jóvenes. Una verdadera prueba de solidaridad.

Pero para Cano correr es competición. “No entiendo las carreras por motivos que no son deportivos”, puntualiza y añade que el running es el nuevo golf, una moda que no entiende el verdadero sacrificio del atleta. Cuenta que las carreras populares no son nuevas, sino que llevan décadas celebrándose. “En los setenta corríamos cuatro gatos. Pero entonces, correr era de cobardes”, sentencia.

Fuente: Elpais.com (12/9/14)

Tráfico reduce los márgenes de velocidad de los radares sin avisar

radarLa Dirección General de Tráfico (DGT) ha sorprendido al rebajar, sin aviso, los márgenes de velocidad.

Se trata de ese margen ‘de gracia’ por el que, ante una limitación de 120 km/h, un conductor no era sancionado en la práctica hasta circular por encima de los 130 km/h; una tolerancia extra que Tráfico aplicaba para evitar que el margen de error de unos no del todo precisos radares se equivocaran y supusieran una multa injusta. Pero ahora, según ha desvelado La Voz de Galicia, Tráfico ha decidido reducir esos márgenes sin comunicación previa, sorprendiendo a muchos conductores este verano, como ya denunciaba la asesoría jurídica Pyramid Consulting hace unos meses.

La medida se estaría aplicando tanto en los radares fijos y móviles (también a los que gestiona la Guardia Civil de Tráfico).

¿Cuáles son los nuevos márgenes?

Así pues, ya no debe contarse con ese generoso margen de velocidad extra permitido tan útil en maniobras de adelantamiento, por ejemplo. Si antes los márgenes de error eran de un 10%, hoy esa tolerancia ha sido recortada hasta un 5% para los radares fijos y un 7% para los móviles en todas las vías donde el límite se sitúe por encima de los 100 km/h, según ha reconocido la propia DGT a la redacción de Autofácil.es.

De esta forma, si antes se podía circular en autovía por encima de 130 km/h sin ser multado, ahora se recibirá una multa al rebasar los 126 km/h con un radar fijo o 128 km/h en uno móvil. Mientras, en las carreteras con límite inferior a 100 km/h se aplica un margen de 5 km/h para los radares fijos y de 7 km/h para los móviles.

Fuente: Eleconomista.es (15/9/14)

Más información: 

Títulos que garantizan empleo

estudiosA pesar de que el éxito en la inserción profesional de un recién titulado no depende tanto de la carrera que eligió como de las competencias y habilidades que ha conseguido desarrollar, bien es cierto que hay titulaciones más demandadas que otras en el mercado laboral.

El 61,4% de las ofertas de empleo cualificado en España exige formación universitaria. Pero no todos los jóvenes titulados consiguen un puesto a su medida. A pesar de que los universitarios han mejorado ligeramente su presencia en el mercado laboral, carreras como las ingenierías, Economía, Derecho y Administración y Dirección de Empresas (ADE) son las más demandadas por las empresas. Sobre todo esta última, que lidera el ránking de carreras con más salidas profesionales de Adecco.

Estas titulaciones, por sus contenidos, están más adaptadas a los sectores que tienen un mayor nivel de actividad económica. Así lo explica Lourdes García, técnico en inserción profesional del COIE de la Universidad Complutense de Madrid, quien considera que “los programas que forman perfiles técnicos relacionados con las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones, así como otras cuya vinculación con aspectos estrictamente empresariales es muy alta, son las que presentan, en principio, mayores oportunidades laborales”.GarantíasAun así, en un mercado laboral tan incierto y cambiante como el que vivimos, un título no es suficiente para asegurarse un puesto. Mariano Cañas, director de ventas y márketing de Experis Perm, advierte de que las empresas necesitan profesionales que demuestren que pueden adaptarse a diferentes entornos. “Algo que un recién graduado es capaz de probar a través de experiencias internacionales, por ejemplo, con las que no sólo muestra autonomía e independencia, también inquietud, visión global y el manejo de otro idioma”.

Un título abre muchas puertas. No en vano los graduados universitarios siguen liderando la oferta de empleo cualificado en nuestro país. Pero también es cierto que la formación debe venir acompañada de otras habilidades que les diferencien y llamen la atención en un proceso de selección. Y con esto los expertos no se refieren al dominio de un segundo idioma –que se considera ya una parte natural de cualquier currículo y no un extra–, sino a otras capacidades como “la flexibilidad y la posibilidad de movilidad geográfica, entre otras”, indica Óscar Cabo, manager de ventas y márketing en Adecco.

Títulos que garantizan empleo

Pero, ¿están los universitarios españoles realmente preparados para la vida laboral? Los expertos consideran que, cada vez más, los jóvenes graduados están concienciados de que únicamente un título no te abre las puertas de un empleo y no son pocos los que participan en encuentros, asisten a charlas y convenios, y realizan prácticas. Algo fundamental si quieren una oportunidad. Cañas considera tan importantes estas actividades extracurriculares como el título, porque la competencia es cada vez mayor y una carrera ya no es un factor diferenciador.

Sin embargo, participar en ONG, en simulaciones empresariales y aprovechar las becas y prácticas de algunas empresas pueden convertirse en la principal razón para que un seleccionador se fije en ti en un proceso. “Fundamental también es adquirir una experiencia internacional”, puntualiza Alex Jané, jefe de equipo de ingeniería y logística de Randstad Professionals.

El esfuerzo por acercar universidad y empresa no debe ser exclusivo del alumno. Pedro Lara, vicerrector de calidad e innovación académica de la Universidad Europea, cree que más allá de los datos coyunturales, “las universidades deben permanecer muy atentas a las nuevas demandas que van surgiendo para poner en marcha, cada año, titulaciones innovadoras que respondan a las nuevas necesidades del mercado de trabajo en sus diferentes sectores.

Esto sólo se consigue con un modelo académico que apueste por la mejora de la empleabilidad de los estudiantes, conectando el mundo empresarial con el académico tanto a través del personal docente como de la adaptación de los contenidos”. De ahí que algunos de los grados más demandados en la UEM sean, entre otros, Criminología, el Global Bachelor’s Degree in Business Management and Entrepreneurship, y Creación y Desarrollo de Videojuegos, que se caracterizan por estar muy unidos a la realidad empresarial actual.

Los servicios de orientación y de formación también son una baza para muchas universidades en su apoyo al alumnado de cara a su salida al mercado laboral. No sólo eso. Muchas instituciones también han puesto la atención sobre el déficit de otros factores esenciales en la empleabilidad de un joven graduado, como son la inteligencia emocional y la madurez. En este sentido, algunas como el IEB, apuestan por talleres y seminarios en los que se trabajan estos aspectos y se busca el desarrollo humano. Matices que ahora son observados con lupa por las empresas. Se trata, en definitiva, de ir incorporando la visión profesional como un aspecto más de la formación durante los años en los que se realizan los estudios superiores.

ADE, las ingenierías en general, Economía y Derecho son las carreras que acaparan la mayoría de las ofertas de trabajo. Este factor, aunque importante, no debería ser el principal a la hora de elegir titulación.Vocación, ¿sí o no?Ignacio Llorente, jefe de orientación profesional del IEB, cree que ante todo “hay que ser realista y, más que hablar de vocación, hay que plantearse las alternativas de estudios y las opciones laborales como áreas y campos en los que puedas destacar y tener claro cuáles serán tus oportunidades reales de trabajo”. No es tanto centrarse en aquellas carreras con mayor oferta laboral, sino “anticiparse a los sectores y funciones que sean de futuro dentro del ámbito en el que uno quiere desarrollarse como profesional”, añade. Una decisión muy complicada. Sobre todo para un joven de apenas 18 años.

Por eso mismo, Adecco, a través de su V Informe Adecco Professional sobre carreras con más salidas profesionales, ofrece un decálogo para ayudar a los futuros universitarios a elegir un grado a su medida: “lo primero que hay que hacer es conocerse a uno mismo y, si no tienes clara tu identidad profesional, deberás hacer un ejercicio profundo de reflexión sobre tus habilidades y tus capacidades; infórmate y conoce las ofertas laborales ligadas a las titulaciones universitarias y cuáles serán las asignaturas obligatorias y optativas, las especialidades y las posibilidades que te dará esa carrera para realizar estudios en el extranjero; conoce el mercado laboral y las especialidades más demandadas; conjuga todos tus intereses y busca esas carreras que mejor se adapten a tus habilidades y gustos, y en las que te sientas apto para lograr desarrollar tu potencial en el mercado de trabajo; decide tú porque, en ocasiones, hay factores externos que pueden llegar a presionarte para que elijas una opción, aunque deberás escuchar los consejos de tu entorno; no te asustes por descubrir que tienes diferentes vocaciones; analiza la especialización de la titulación que más te gusta porque, aunque no se encuentre entre las más solicitadas por las empresas, puede que tenga áreas relacionadas con las tendencias más actuales del mercado; si no se imparte esa carrera en tu ciudad, muévete; realízate personalmente, pues el trabajo no es sólo un medio de subsistencia, sino también un instrumento de realización personal y un vínculo social”.

En el fondo, cuando alguien se conoce bien a sí mismo y entiende sus capacidades, llegará muy lejos en la profesión que escoja, aunque no se encuentre entre las más demandadas.¿Cuáles son las carreras con más salidas en el extranjero?Sólo en el último año, más de 221.000 jóvenes hicieron las maletas para buscar una oportunidad laboral fuera de nuestras fronteras. Pero no todos los que se marchan encuentran un trabajo en el país de destino. Muchos se ven obligados a volver a casa tras un periplo por empleos temporales y que nada tienen que ver con lo que estudiaron.

Aunque nunca conviene generalizar, porque cada país tiene sus propias necesidades de profesionales, hay algunas carreras que son más demandadas que otras. Según Alex Jané, jefe de equipo de ingeniería y logística de Randstad Professionals, son los informáticos, los ingenieros (en casi cualquiera de sus áreas, tanto superiores como técnicas), los graduados en administración y dirección de empresas y los médicos los titulados españoles más demandados en el extranjero.

En general, el talento español es requerido en toda Europa y ahora, cada vez más, también en países emergentes, Oriente y África.

Lourdes García, técnico en inserción profesional del COIE de la Universidad Complutense, recomienda a las personas interesadas en trabajar en otro país que contacten con las cámaras de comercio, embajadas , consejerías de empleo en el exterior y, en el caso de Europa, con la red Eures.

Pasos para vender más y mejor por internet

venta por internetLo primero es ver si se nos conoce. ¿Tengo visitas y no me compran? O ¿directamente no tengo visitas? Es esencial esforzarse para dar a conocer nuestra tienda virtual a través del mayor número de canales. Por supuesto invirtiendo en publicidad online o en posicionamiento en buscadores –el famoso SEO-, pero no hay que dejar todo en manos de Google y no podemos perder ninguna otra oportunidad para publicitar nuestra plataforma, ya sea a través de la página web de la propia compañía –ponga el acceso bien destacado -, como en todo tipo de comunicaciones que se utilice para llegar a nuestros clientes convencionales. Nuestros compradores físicos son susceptibles de convertirse en virtuales y/o hacer de altavoces de nuestra oferta.

Mención aparte merece la creación de página en Facebook y en Twitter, quizás uno de los canales más baratos para dar a conocer sus productos. Solo necesitará una persona con criterio que se encargue de atender esos perfiles sociales y dar respuesta a comentarios o preguntas que los usuarios, y potenciales compradores, puedan plantear. Estas plataformas son ideales para difundir novedades, ofertas o descuentos. Recuerde incluir siempre en los textos que publique palabras claves sobre lo que ofrecemos para poder aparecer en las búsquedas de estas redes.

Una vez que tiene al posible comprador en su página de venta, satisfacer sus necesidades tiene que ser una prioridad. El comprador online suele ser más exigente que el convencional ya que tiene mayor oferta a su alcance. Nunca está de más poner bien claro en la página un número de teléfono o dirección de correo de contacto para ayudarle en todo lo que necesite.

Y es que darse a conocer le dará visitas, pero no necesariamente ventas ¿Cómo hacer esa conversión? Mostrando lo más claramente posible qué venden y cuáles son sus ventajas respecto a otros productos similares. Cree páginas de entrada claras y descriptivas, con los productos segmentados para que el cliente encuentre en laa web exactamente lo que estaba buscando. Si quiere tener más ventas tiene que ser más creativo, no escatime imaginación a la hora de hacer sus diseño ya que en ellos estará reflejando la personalidad de su empresa. Tampoco ahorre esfuerzos técnicos y cuente con una página ágil, con tiempos cortos de carga de páginas y accesos sencillos a la plataforma de compra.

Que lleguen con eficiencia a la compra depende enteramente de ellos, pero usted debe facilitar el camino.

Fuente: Cincodias.com (17/9/14)

Se acepta pago en pesetas

pesetasNada más bajar las escaleras del madrileño mercado de la Cebada, un cartel llama la atención a los transeúntes: “En esta tienda se puede pagar en pesetas”. Pertenece al puesto Té y Mi Gordy, en cuyas baldas se disponen una profusión de latas doradas con más de trescientos tipos de hierbas. Laura Miso, su propietaria, luce un pelo largo teñido de azul y explica que en 2002, cuando retiraron la rubia de la circulación, se le ocurrió seguir aceptándolas para luego canjearlas en el Banco de España, que las recoge hasta 2020 y que calcula que aún se conservan sin canjear 1.669 millones de euros en pesetas. Miso intuía que a mucha gente le podía pasar lo mismo que a ella, que en aquel momento se había encontrado un billete de 5.000 pesetas en un pantalón de su marido. “La crisis nos hace daño a todos. Si estás mal de dinero y tienes guardadas esas monedas, te viene bien gastarlas. Es una ayuda”.

A varios pequeños comerciantes también se les ocurrió sacar provecho de las pesetas. Una idea y una calculadora pueden ayudar a dinamizar el negocio, pero no siempre bastan para impulsar las ventas. Paloma Jareño, gerente de la pastelería Fantasía de Chocolate, con dos tiendas en Madrid, dice que empezaron a aceptar el pago en pesetas hace un año y medio. “Si hay la posibilidad de pagar en pesetas, duele menos en el bolsillo”, explica. La iniciativa, sin embargo, no les ha subido la caja. “La gente se entera solo por el mostrador o por el boca a boca”.

Se calcula que aún se conservan sin canjear pesetas por valor de 1.669 millones de euros

Para Miso, aceptar pesetas es también una manera de destacar su negocio. El cartel colgado en la persiana de la tienda atrae a muchos curiosos que se acercan aunque solo sea para hacerse fotos. Alguna vez, es cierto, se lleva alguna sorpresa, como cuando una señora apareció con varios fajos de billetes que había encontrado al limpiar la casa de su abuela, muerta. En total, un millón de pesetas (6.000 euros). “Le dije que no tenía para venderle tanto, que se fuera al banco. ¡Y que no fuese con eso por la calle!”, recuerda entre risas.

Jordi Teixidor, propietario de la tienda de antigüedades El Patufet, en el municipio de Vilanova i la Geltrú, en Barcelona, nunca ha dejado de aceptar la vieja moneda. Después de la entrada del euro en circulación, vendió productos de los que probablemente no hubiese conseguido deshacerse si no fuese en pesetas. “Uno se gastaba 5.000 pesetas en un objeto por el que a lo mejor no pagaría 30 euros”, cuenta Teixidor que, sin embargo, lleva tres meses en los que no vende ningún producto en pesetas.

Fernando Losada es uno de los que supieron hacer dinero con el negocio de la añoranza de las pesetas. Hace siete años, cuando empezó a aceptarlas como forma de pago en su papelería, en el madrileño barrio de las Letras, su venta de caja llegó a aumentar hasta un 50%. Hoy ya no se refleja en los beneficios, pero todavía sigue promocionando su mercancía: “Cada día vienen una o dos personas con pesetas”. Según Losada, el perfil de los que pagan con la rubia es variado: desde gente mayor que las tiene guardadas, gente más joven que se las ha encontrado en un abrigo o libro, y niños a los que su abuelo les dejó una hucha llena de pesetas. La vuelta se da en euros, pero con límites, “porque al principio venía la gente a cambiarlas”. “Tuve que poner como norma que daría la vuelta de tres euros como máximo. No soy el Banco de España”.

Fuente: Elpais.com ( 15/9/14)