Los fraudes empresariales que han hecho historia en España y fuera de sus fronteras

fraude fiscalEl caso Gowex ha hecho sonar de nuevo las alarmas sobre un presunto “fraude” empresarial y financiero de gran calado, pero son numerosos los casos de estafas que han hecho historia tanto en España como a nivel internacional.

El punto en común es que suelen estar orquestadas por un reducido número de personas, cuando no a título personal, y los más afectados son los inversores que apostaron por ese negocio.

Uno de los primeros casos de fraude financiero tuvo lugar en los años 70 del siglo XIX. Su creadora fue Baldomera Larra, hija del escritor y periodista, Mariano José de Larra. El engaño comenzó a gestarse cuando su marido se fue a América tras el regreso de Alfonso XII a España y ante su precaria situación comenzó a acudir a prestamistas. Los intereses que tenía que pagar eran tan altos que a cambio prometía el doble de lo que le habían prestado.

Sin embargo, el dinero que devolvía procedía de otro cliente al que le había hecho la misma oferta. Su fama de cumplidora se extendió tanto que llegó incluso a crear la Caja de imposiciones que duró hasta que la trama se destapó en 1876.

En cualquier caso, el sistema de Baldomera Larra dio pie a otros casos de estafa como el que ideó Carlo Ponzi hacia 1920. Ponzi, de origen italiano pero emigrado a Estados Unidos, vio un suculento negocio en los cupones de respuesta internacional que la gente enviaba desde Europa a sus familiares. Debido al tipo de cambio estos cupones tenían un valor superior en América del Norte y partiendo de esa base Ponzi creó su propia compañía: Security Exchange Company, en la que se prometían altos beneficios a los inversores.

Todo se vino abajo cuando el diario The Boston Globe descubrió que Ponzi pagaba parte de esos intereses con el dinero de otros inversores hasta crear una inmensa pirámide fraudulenta. Es lo que se conoce como el ‘esquema de Ponzi’.

Para el escritor Donald Dunn, uno de los biógrafos de Ponzi, el carisma de este personaje y su alta capacidad de persuasión fueron clave a la hora de montar su entramado empresarial. “Siempre le acompañaba su sonrisa y su falta de preocupación, de lo contrario, ¿quién hubiera dado dinero a un hombre preocupado?”, se preguntaba.

En este sentido, la directora de contenidos en Estrategias de Inversión, Silvia Morcillo, asegura que existen tres factores clave que explican que un fraude pueda prosperar.

Por un lado, muchos inversores desconocen “lo que hay detrás de los negocios” y los cimientos sobre los que se sostienen; por otro, la personalidad de quien anima a invertir resulta en muchos casos atractiva. Como ejemplo cita a Jenaro García, expresidente y fundador de Gowex, “quien sabía vender muy bien su empresa” o “a José María Ruiz-Mateos”, imputado por el caso de Nueva Rumasa; por último, hace hincapié en la “alta rentabilidad” que se promete asegurando “un dinero rápido en poco tiempo” que hace que “la gente no se pregunte de dónde procede”.

A principios de los años 90 el Grupo Torras, propiedad casi en su totalidad del grupo inversor kuwaití KIO, presentó suspensión de pagos con un pasivo superior a los 1.400 millones de euros, equivalente a unos 240.000 millones de pesetas. Varios de los gestores, entre ellos Javier de la Rosa y distintos directivos, fueron acusados de estafa y apropiación indebida. En 1998 De la Rosa fue encarcelado por un suceso que afectó a más de 30.000 empleos directos y a cerca de 100.000 indirectos.

Posteriormente, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), descubrió en 2006 que la agencia de valores Gescartera sufría pérdidas de hasta 100 millones de euros (alrededor de 17.000 millones de pesestas). En 2008 la Audiencia Nacional condenó a 11 años de prisión al presidente de la compañía, Antonio Camacho, por los delitos de falsedad documental y apropiación indebida. Además, se consideró a La Caixa y Caja Madrid Bolsa como responsables civiles subsidiarios por su implicación en el caso.

Otro hecho reciente es el que afecta a Pescanova en el que un informe de la consultora KPMG concluyó en julio de 2013 que las cuentas de las compañía habían sido alteradas durante años para ocultar las pérdidas que sufría. Para Juan Luis Marchini, presidente de honor de la Asociación Española de Auditores, “nadie se podía imaginar lo que estaba ocurriendo en Pescanova sobre todo porque casos como este suelen ocurrir en empresas de menores dimensiones”.

Por esa razón califica el suceso de “hito raro” y asegura que “el 97% de las empresas funcionan correctamente pero suelen conocerse los casos de las que funcionan mal como por ejemplo los de Nueva Rumasa, Forum Filatélico o Afinsa”, entre otros.

Sobre el papel de las auditoras en casos similares, la subdirectora de Renta Variable en Atl Capital, Susana Felpeto, considera que “su trabajo es detectar irregularidades en las cuentas y asegurarse de que reflejan la realidad”. Por esa razón insiste en que “no es posible eximirlas de toda culpa” cuando no detectan un fraude, aunque matiza que “resulta exagerado generalizar”, sobre todo cuando las cuentas de una empresa se han falseado.

El caso Madoff

A nivel internacional, uno de los escándalos financieros de mayor envergadura de la historia fue el cometido por el financiero estadounidense Bernard Madoff. El gestor de carteras estafó alrededor de 50.000 millones de dólares al frente de su compañía, Bernard L. Madoff Investment Securities, apoyándose en el esquema piramidal de Ponzi. En 2009, el que fuera presidente del Nasdaq entre 1991 y 1993, fue condenado a 150 años de cárcel por diversos delitos de estafa.

Marco Antonio Moreno, economista y editor del Blog Salmón, especializado en actualidad económica, explica que entramados como el de Madoff “funcionan por la entrada de dinero, pero cuando el suministro se corta o disminuye, viene el colapso”.

Unos años antes de que se dictara sentencia contra Madoff, Jeffrey K.Skilling, presidente de Enron, una de las mayores compañías energéticas de Estados Unidos, fue condenado en 2006 a 25 años de cárcel por el fraude que llevó a la empresa a la quiebra. Junto a su fundador, Kenneth Lay, que murió meses antes de recibir su condena, ocultó las verdaderas cuentas de la compañía para maquillar pérdidas de hasta 638 millones de euros.

Para el presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), Mario Alonso Ayala, estos fraudes responden a una “enorme pérdida de valores” e insiste en que “debe recuperarse la ética empresarial y la confianza en el mundo” de los negocios.

Para eso considera necesario entender bien el trabajo de las auditoras y comprender que su “objetivo no es detectar fraudes sino dar una opinión profesional e independiente sobre si unas cuentas están reflejando o no la situación económico-financiera y los resultados de la entidad en base a unas normas contables”.

En España, además de los casos mencionados, existen diferentes escándalos por “agujeros” financieros con una significativa repercusión social. Entre ellos se encuentra el Caso Sofico que afectó a cerca de 3.000 pequeños ahorradores y por el que los principales directivos fueron condenados por delitos de falsedad y estafa.

Por su parte, el Grupo Rumasa fue expropiado en los años 80 como consecuencia de la quiebra técnica del conglomerado y el riesgo que suponía para los bancos. Por otro lado, la cooperativa Promoción Social de Viviendas (PSV), avalada por UGT y que nació a finales de los años 80, suspendió pagos a principios de los 90 afectando de diversas formas a los cooperativistas.

De igual modo, los casos en los que se vieron involucrados el Banco Español de Crédito (Banesto) y el grupo inmobiliario Martinsa-Fadesa, provocaros pérdidas superiores a los 5.000 millones de euros por gestiones fraudulentas. Además, el que fuera presidente de la CEOE, Diaz Ferrán, fue condenado a prisión en mayo de 2014 por el fraude en la compra de Aerolíneas Argentinas por parte de Air Comet.

Fuente: Eleconomista.es (21/8/14)

Un nuevo cerebro gestionará la Mercadona del futuro

mercadonaSon solo poco más de 60 metros cuadrados, pero sin duda es la superficie más protegida, reservada, importante y estratégica de Mercadona. En ellos están montados los servidores, modems, procesadores y discos duros que conforman el nuevo centro de mando del líder de la distribución en España.

CincoDías logró luz verde de los altos ejecutivos de la cadena para estar a su lado. Ser testigo durante unos minutos de su funcionamiento ‘on line’, de lo que es capaz de hacer ahora y de lo que será posible hacer con él cuando su instalación culmine dentro de unos meses.

De su importancia y de la consideración estratégica que tiene para la empresa da cuenta como se refirió a él, de pasada, el presidente Juan Roig, con ocasión de la presentación de los resultados de 2013. Todo el mundo allí pudo escuchar estas palabras; “nosotros innovamos mucho, somos una empresa de innovación. Estamos construyendo un centro informático, y se va a hacer un cambio informático en 2015 y 2016, que será revolucionario y que inauguraremos el año que viene. Es un salto en el que nos podemos jugar la empresa pero yo estoy muy convencido de que va a triunfar”.

El salto lo ha dado en un solar rodeado de naranjos de una localidad valenciana, que los responsables de la empresa prefieren que se obvie su nombre. Allí ha construido un caja gris, un edificio de 2.000 metros cuadrados, de aspecto muy parecido a los que albergan los reactores nucleares, diseñado por R Studio Arquitectura. El objetivo de las toneladas de hormigón armado, que forman sus paredes y de las medidas de seguridad desplegadas, es proteger su cerebro.
Un nuevo cerebro artificial, instalado en una sala de 300 metros cuadrados, que controla en tiempo real, las 24 horas del día, todas las variables de las 1.500 tiendas, los bloques logísticos y sus almacenes. Los ejecutivos de Mercadona saben ya, gracias a su nuevo CPD (así han bautizado al superordenador), cuanto, cómo y a que precio esta vendiendo en cada una de sus cajas, segundo a segundo.

Los datos no se usarán

Tener a tú disposición un caudal de información tan importante. Disponer de un termómetro diario de como evoluciona el consumo doméstico en España, da acceso a conocer mucho del gasto de cada tipo de cliente. Algo así podría no tener precio en un momento en el que las grandes cadenas de distribución luchan por cada céntimo de consumo. Que un ordenador de estas características pueda almacenar todas las acciones de compra de sus clientes, hace factible que la compañía se incline a hacer descuentos ad-hoc incentivando la fidelidad. Sin embargo la empresa asegura que no utilizará lo que puede llegar a conocer. “En Mercadona los clientes no son productos. Para conocer sus preferencias y hábitos preferimos la relación directa y para ello invertimos más de 15 millones al año a través de nuestros monitores en tienda y centros de coinnovación. Preferimos esta forma de interactuar con nuestros clientes que estar monitorizando todas sus acciones”.

Su complejidad técnica, no apta para la comprensión de los neófitos, se adivina cuando su potencialidad se traduce en cifras. La empresa ha presupuestado para su desarrollo, desde 2012, año en el que se puso en marcha su diseño, hasta 2015, ejercicio en el que está prevista que acabe su instalación definitiva, 126 millones.

En su puesta en marcha inicial han trabajado 1.600 técnicos, tanto de la propia cadena como de las multinacionales informáticas, que se han encargado de su diseño y montaje. Y para hacerlo posible Mercadona se ha tenido que sentar, asociar y pactar con multinacionales de la talla de IBM, HP, Oracle Cisco, Redhat, Capgemini, Sopra, Atos, Indra, Sothis y Telefónica.
Y juntos han diseñado una revolución tecnológica en la cadena comparable a la que llevó a cabo en 1982, cuando decidió ser la primera empresa de distribución en España que incorporaba algo tan habitual ahora como el código de barras y los escáneres.

Solo en el cerebro, en el conjunto de procesadores, discos duros, modems, servidores y en duplicarlo, por razones obvias de seguridad, se han invertido 45 millones de euros.
Su capacidad es tal que “cuando este implementado del todo podría gestionar cuatro ‘mercadonas’ como la actual”, asegura Paco García, director de compras informáticas de la cadena. Que explica, para ilustrar el desafío al que se han lanzado, que “lo que estamos haciendo es cambiar el motor de un avión en pleno vuelo, sin perder capacidad de gestión en ningún momento y sin que ‘el jefe’ (denominación que en Mercadona se da al cliente) se de cuenta de que las cosas han cambiado en la tienda”.

Pero, por qué un cambio tan radical. Por qué complicarse la vida de esta forma en un salto al vacío de resultados inciertos, tal y como reconoce el propio Roig. Carlos García, director de explotación de la compañía asegura; “en Mercadona, el equipo de gestión se convenció de que para poder revolucionar la gestión de los productos frescos (pescado, fruta y verdura y carne) tenía que poder pensar y poder decidir con la misma rapidez que decide un frutero o un pescadero de toda la vida en cualquier puesto de un mercado”. Y no había herramientas para hacerlo, “hasta ahora debíamos esperar 24 horas para conocer lo que se estaba vendiendo y las soluciones a los fallos llegaban muy tarde. Nos dimos cuenta de nuestra necesidad y pusimos a los técnicos a funcionar.
“Conocer en tiempo real todo lo que pasa en la cadena nos da una ventaja estratégica brutal. Es una innovación de tal calibre que nos permite no esperar a hacer el arqueo de caja para tomar decisiones, se toman en tiempo real. De hecho podremos cambiar precios en minutos y ajustarnos a la demanda real”.

Los técnicos de Mercadona aseguran que han acabado con la verticalidad con la que hasta ahora se manejaba la información en la empresa. Los distintos departamentos generaban sus propios datos de la empresa, pero por incapacidad técnica era muy difícil poder compartirlos, y cuando se lograba no todo llegaba, por la razones que fuesen. “El nuevo cerebro ha horizontalizado la información. Todo el mundo tiene la misma. Los gerentes de compras ya saben qué necesitan, qué es lo que va a faltar en las tiendas o en los almacenes en unas horas, en unos días. Y con una tableta en la mano, pueden conectarse con los proveedores, ya estén en alta mar o en el campo, y encargar según las necesidades reales”.

“Hemos diseñado un sistema inteligente. La tecnología de hoy nos permite miniaturizar todo hasta tal punto que toda la base de datos histórica de Mercadona desde que comenzó, toda la facturación, contabilidad compras, etc, cabe en un sistema de almacenamiento autoeficiente que no ocupa más espacio que la de un módulo mediano de un armario de cocina”, explican.
Igual que todo el sistema instalado para procesar el funcionamiento de la cadena. Su tamaño decepciona las expectativas del visitante, que espera ver un superordenador con cosas y artilugios móviles, como los que aparecen en las películas. La discreción que los ejecutivos de Mercadona pidieron a CincoDías, como condición para poder entrar en la habitación del cerebro, nos impide mostrar imágenes. Pero para hacerse una idea basta subrayar que todo el sistema de procesadores, el que es el verdadero motor de la mecánica diaria de la empresa, cabe en un armario ropero de cualquier casa.

El sistema se diagnostica y se analiza a sí mismo. No hace falta que se le hagan pruebas para ver su estado. De acuerdo con los técnicos, “él solo avisa de que va a ocurrir un problema y, por supuesto, de cuando le esta pasando algo crítico. Este auto diagnóstico nos permite evitar fallos dramáticos que nos fuercen a paralizar partes de la empresa. Con eso, logramos, una vez más, que nuestros ‘jefes’ reciban todas las facilidades para comprar en Mercadona. Entrar en la tienda y no poder pagar o tener que soportar una cola de veinte minutos, porque el sistema impide el funcionamiento de no sé qué línea de cajas, hace que el cliente se piense mucho irse a la competencia y no volver”.

“No encuentro boquerones en el agua. Hay lubina, ¿Quieres?”

La frase que contiene el titular parece el comienzo de una bravuconada entre marineros. Pero Mercadona no lo cree así. Sus responsables defienden que su nuevo cerebro artificial les permitirá trasladar directamente sus decisiones a los barcos que se encuentren faenando en el mar. El concepto de horizontalidad de la información, el que todo el mundo tenga la misma información a su disposición, permitirá, con un smartphone o una tableta, saber si las tiendas cercanas a las lonjas están vendiendo o necesitan más una especie u otra”. Los responsables de compras conocerán en todo momento el stock, y tomarán decisiones sobre la marcha.
“Si no hay boquerones en el agua, pediremos lubina a la carta, o calamar, y aprovecharemos que el barco está en el mar para cubrir las necesidades de producto puntuales.
Ganamos tiempo, que es lo único que no podemos comprar. Ahorramos dinero y evitamos pasos intermedios que nos encarecen el producto final y nos deterioran la frescura, que es lo que nuestros clientes demandan”. Los responsables del proyecto aseguran que ya no será necesario mandar el pescado o la fruta y la verdura a un centro logístico desde donde se repartirá al día siguiente. “Podremos mandar una furgoneta al pie del muelle, cargar el pescado y, desde allí, servir a las tiendas. Así ahorramos tiempo. El jefe quiere el pescado más fresco al mejor precio posible en la tienda. No compra lechugas secas. Compra las más verdes y para lograrlo Mercadona, con su nuevo cerebro artificial podrá recortar el tiempo de gestión. Simplemente lo que han hecho los pescaderos de toda la vida.
Con esta fotografía real la situación de las tiendas la empresa aspira a gestionar sus diferentes secciones como micro empresas.

Fuente: Cincodias.com (29/9/14)

¿Cómo puede saber si un coche tiene el cuentakilómetros trucado?

kilometrajeTrucar el kilometraje es relativamente fácil, aunque hacerlo sin dejar una sola evidencia, no lo es tanto.

Trucar el cuentakilómetros de un vehículo es una operación muy sencilla puesto que, en la mayoría de los coches que emplean uno digital, ésto puede hacerse conectándose al puerto OBD del coche para ‘teclear’ la cifra deseada -hay talleres pirata que lo hacen por unos 150 euros-. Información facilitada por Autofácil.es.

Eso sí, lo que ya no es tan fácil es acabar con todas las pruebas que demuestran la estafa, de manera que existen coches de segunda mano a los que se les ha manipulado el cuentakilómetros de forma chapucera -por lo tanto, es fácil descubrirlo- y usados a los que se lo han hecho de forma meticulosa -si esto sucede, por desgracia es literalmente imposible demostrar el ‘timo’-.

Pero, como lo más común es que algunos síntomas permanezcan, aquí te explicamos cuáles son esos indicios que delatan que un coche tiene el cuentakilómetros trucado.

Cómo detectarlo a simple vista

Desgaste

Las partes del vehículo en las que es más fácil evidenciar que el kilometraje está trucado están en el habitáculo y son el asiento del conductor, el volante, la palanca de cambio, las alfombrilla o los botones del equipo de sonido, de los elevalunas y del climatizador. Si vieses que el desgaste de alguna de estas piezas no se corresponde con el kilometraje del cuadro de mandos -por ejemplo, no sería normal que la parte lateral izquierda del asiento del conductor esté raída si el coche tiene 70.000 km-, resultaría bastante obvio que ha sido manipulado. En los coches viejos… Si el vehículo que te interesa comprar está fabricado antes del año 2000, puede ser que equipe un cuadro de mandos con cuentakilómetros analógico. En estos casos, la forma de trucarlo es desmontándolo y manipulando la cifra de forma manual. Inspecciona que los tornillos que sujetan el cuadro de mandos no tienen la pintura saltada y que los plásticos que lo recubren están bien encajados. De lo contrario, podría tratarse de un indicio de trucaje.

Prueba en carretera

Cuando conduzcas el coche, debes intentar reparar en si su desgaste se corresponde con el kilometraje que marca. Así, por ejemplo, un vehículo con 60.000 km no debería tener holguras anormales en la palanca de cambio ni en la dirección. Tampoco tendrían que presentarse chasquidos en la suspensión ni ruidos o silbidos en los rodamientos de las ruedas o en las gomas de las ventanillas.

Investigue

En el libro de mantenimiento se anotan los kilómetros del coche en cada revisión. Si el vendedor no te aporta dicho libro, no hay constancia real de que los kilómetros sean los que marca el cuadro. Si no tienes acceso a ese documento, es interesante que te informes de si el coche ha acudido en alguna ocasión a algún taller oficial: de ser así, averigua a cuál y llama por teléfono para preguntar el kilometraje del vehículo cuando fue registrado allí, ya que así podrás cotejarlo con la realidad. Asimismo, desde el pasado 1 de enero, las estaciones de ITV están obligadas a anotar el kilometraje de cada vehículo que inspeccionan. De tal manera, si el coche usado que pretendes comprar ha pasado la última revisión de ITV después de esa fecha, llama a la estación que la efectuó para consultar cuántos kilómetros tenía el automóvil cuando acudió. De hecho, el libro de mantenimiento y los datos de la ITV son la única forma verdaderamente empírica de comprobar si ha existido estafa.

Otras facturas

Cualquier comprobante de reparación o mantenimiento que el dueño posea, suele tener inscrito el kilometraje del coche. Revisa que ‘cuadre’ con la fecha en la que tuvo lugar. Cómo lo detectará un mecánico Piezas desgaste Para un mecánico, resulta sencillo estimar, de forma muy rápida, cuántos kilómetros han sido usados algunos elementos, como las pastillas y discos de freno, el sistema de escape y así comprobar si coincide con los kilómetros que marca el cuentakilómetros.

Bajos del vehículo

Podrán ver fugas de líquidos, secuelas de accidentes, estado de rótulas y suspensiones, de los frenos, del escape… También se puede comprobar si los kilómetros se corresponden con la realidad, si se han utilizado piezas de desguace… Si sospecha, invierta unos 35 euros Una inspección más a fondo por parte de un mecánico puede resultar reveladora y merece la pena para salir de dudas-. En apenas media hora de trabajo -unos 35 euros-, el mecánico puede valorar el estado de los amortiguadores y dirección, del catalizador, de la correa de distribución -si es que el coche lleva-, de la compresión de los cilindros así como observar si algunos elementos han sido reemplazados o no -por ejemplo los filtros, mirando de qué marca son- y cotejarlo con el kilometraje que se le presupone al coche.

Mediante la electrónica

La verdadera ‘chivata’ Hoy en día, todos los coches cuentan con centralitas que registran cientos de parámetros. Así, si en un taller acceden al registro de las centralitas a través de un ordenador, podrán advertir si el kilometraje ha sido trucado. En algunos casos, se puede comprobar cuántas veces se ha encendido el testigo de avería, cuántas se ha realizado un chequeo en un taller oficial… y, por supuesto, cuál es el kilometraje real del vehículo. Todo eso puede cotejarse con la cifra que marca el cuentakilómetros y descubrir la estafa, a no ser que la quien haya trucado el cuentakilómetros haya borrado esos registros.

Huellas del delito

Para alterar el kilometraje, es necesario pasar por diferentes gateways -pasarelas- de las centralitas. Si la persona que lo hace no se preocupa de borrar las pruebas al terminar -deja todos los archivos y gateways tal y como estaban al principio-, en un taller podrían descubrir si alguien ya ha pasado.

Fuente: Eleconomista.es (22/8/14)

Hay que resintonizar los canales de TDT, es urgente

tdt canalesEn poco más de tres meses, año nuevo. Llega el dividendo digital. El 1 de enero de 2015 la banda de 800 MHz, donde se sitúan ahora muchos de los canales de TDT, deberá estar disponible para la telefonía móvil 4G. Un movimiento que va a obligar a la adaptación de las instalaciones de recepción televisiva en más de un millón de edificios en toda España, afectando a 12,9 millones de viviendas y 26 millones de ciudadanos. Es decir, el 65% de la población. Sin duda, un reto extraordinario al que se enfrenta el sector instalador español.

Durante el proceso, el Gobierno, que ya ha aprobado el real decreto del Plan Técnico de la TDT, ha insistido en que se va a garantizar la visión de todos los canales actuales porque se va a habilitar un simulcast. Es decir, durante estos meses, los canales podrán visualizarse tanto en su actual sintonización como en la futura. Eso sí, en la industria se pide a las comunidades de propietarios que se muevan con rapidez.

Las viviendas individuales, con antena de televisión también individual, son las que menos problemas van a tener para la resintonización de los canales. Así, bastaría con adaptar su televisión para la correcta visión de los canales afectados.

Los elementos de mayor complejidad podrán encontrarse en las viviendas colectivas, puesto que deberán actuar en sus instalaciones antes de que se produzca la migración provocada por el dividendo digital. En las comunidades pequeñas, de hasta 10 vecinos, habrá que actuar sobre las centralitas programables principalmente y en los edificios con 10 o más viviendas en equipos monocanales selectivos. En un primer momento, habrá que establecer las nuevas sintonías incorporando los equipos necesarios, y una vez que se apaguen las actuales frecuencias, estas comunidades tendrán que ajustar los equipos de amplificación para la limpieza de los actuales canales.

Las comunidades medianas o grandes, que suponen más del 60% del total, tendrán que incorporar a sus instalaciones los nuevos monocanales. Estos equipos podrán mantenerse junto con los actuales hasta que concluya la migración, si bien a una vez que termine la reordenación, tendrán que retirarse.

Las comunidades de vecinos deberán pedir un presupuesto a una empresa instaladora de telecomunicaciones que esté homologada, es decir, que esté inscrita en el registro de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones (SETSI). Debe ser un único presupuesto, en el que quede claro el coste total de la instalación, sea cual sea el número total de actuaciones.

La obligación de que la empresa esté homologada es clave para que las comunidades de vecinos puedan acceder al programa de ayudas del Gobierno. Las comunidades deberán presentar la factura de la instalación, el boletín de la instalación en el que se explique qué actuaciones llevadas a cabo así como los documentos de los pagos realizados. Es obligatorio que los pagos se hagan a través de procedimientos bancarios que tengan una trazabilidad, como transferencias, recibos domiciliados o talones.

Aunque el real decreto que regulará las ayudas todavía no se ha publicado, las comunidades de propietarios que ya han adaptado sus instalaciones o bien hayan iniciado el proceso de resintonización también podrán acceder a las subvenciones, que se ajustarán al coste de la adaptación al dividendo digital.

Plan de ayudas

El Gobierno anunció la pasada semana que está elaborando un real decreto para las ayudas a las comunidades de propietarios. Dentro de sus planes, el Ministerio de Industria ha estimado que los costes globales del proceso rondarán los 290 millones de euros. El coste medio por hogar será de 22,6 euros. El Ejecutivo aseguró que los ciudadanos no tendrán que asumir los costes de este proceso.

Planes de información para los ciudadanos

Los acontecimientos, en cualquier caso, pueden empezar a desencadenarse con rapidez a partir de ahora. El Gobierno va a lanzar próximamente un plan de comunicación para informar a los ciudadanos de cada zona sobre las adaptaciones que han de realizarse y que se complementará con las actuaciones del resto de agentes involucrados en el proceso.

El Ejecutivo, además, va a coordinar las actividades con las administraciones territoriales, las televisiones nacionales y autonómicas, los operadores de red, las compañías de móvil, los fabricantes, las empresas instaladoras representadas por la Federación Nacional de Instaladores de Telecomunicaciones (FENITEL), los colegios profesionales, las comunidades de propietarios y los consejos de consumidores. Habrá tres grupos de trabajo con el sector para el seguimiento del despliegue de emisiones y de las adaptaciones así como para coordinar con los agentes la campaña de comunicación.

Entre las acciones contempladas por el Ministerio de Industria figuran el lanzamiento de folletos informativos y guías de resintonización, actuaciones con agentes implicados, campañas de publicidad, acciones de relaciones públicas y creación de un centro de atención telefónico para los ciudadanos.

Fuente: Cincodias.com (25/9/14)

La sobrecarga de trabajo atasca 864 juzgados en toda España

atasco judicialCasi la mitad de los juzgados de España (1.695 de 3.894) sufren una sobrecarga de trabajo superior al 150%, según el último informe del Servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judical (CGPJ). De éstos, en 864 juzgados el porcentaje de asuntos pendientes de resolución, lo que refleja el atasco y la saturación que sufren estos órganos, es superior a la media. Los juzgados de la Comunidad Valenciana, Andalucia, Castilla-La Mancha y Madrid son los que tienen el mayor porcentaje de sobrecarga de trabajo. Por órganos, los juzgados de lo social, los de primera instancia y los mercantiles, son los que más atascos sufren.

“Es un problema grave y complejo”, señala la juez Mar Cabrejas, miembro de la comisión permanente del CGPJ. “Existe una descompensación en la distribución de cargas de trabajo: hay un número significativo de juzgados que presenta cargas inferiores al 100% y por otro lado la crísis económica ha saturado especialmente juzgados sociales, mercantiles y civiles. La no creación de plazas en los últimos cuatro años ha complicado el panorama”.

El juzgado con más sobrecarga de trabajo en España (483%) es el mercantil número 2 de Sevilla, cuyo titular es Miguel Ángel Navarro. Si la carga aprobada para cada juzgado de lo Mercantil es de entre 333 y 399 asuntos, al juez Navarro le llegaron el año pasado 1.769.

El trabajo de los jueces de lo Mercantil se ha disparado con la crisis debido, sobre todo, a los concursos de acreedores. En lo que va de año, al despacho del juez Navarro han llegado 783 demandas concursales. Pero aún son más las demandas de asuntos mercantiles, 1.241 desde enero, entre las que destacan los procedimientos por impugnación de condiciones generales de los contratos, en especial las cláusulas suelo de las hipotecas. “Las condiciones abusivas de muchos contratos son una realidad que antes ni se denunciaban. Ahora hay abogados que se están especializando en estos asuntos y nos llegan en aluvión”, señala Navarro, que cuenta con la ayuda de otro juez en comisión de servicio.

Las vistas para resolver estas demandas se están señalando para 2017. El juez Navarro admite que los ciudadanos son bastante pacientes. “Poco revuelo hay para la situación que se soporta. En el ámbito judicial ocurre como el resto de asuntos del país, la gente se está acostumbrando, ha asumido que hay dilaciones extremas y la mayoría ni protesta”, afirma. “Si no se pone remedio, el año que viene se empezaran ya a señalar juicios para 2020”.

La solución pasa, según el juez, por la creación en Sevilla de al menos dos nuevos juzgados de lo Mercantil o bien por reasignar a los juzgados de instancia la competencia sobre las demandas de las condiciones generales de los contratos.

La sección quinta de la Audiencia Provincial de Madrid tiene, según el informe de la Inspección, un 408% de sobrecarga de trabajo, casi el triple de lo que se considera asumible. Sin embargo, no está saturado. Los tres magistrados de esta sección tuvieron que tramitar el año pasado 4.719 asuntos, más del doble que el resto de secciones de la Audiencia Provincial. Pese a ello, su nivel de asuntos pendientes (582) es bajo en relación a los asuntos que tramita.

El magistrado Arturo Beltrán, presidente de la sección quinta de la Audiencia de Madrid, explica que al tratarse de un órgano al que llegan todos los recursos de presos, se ven obligados a resolver cada año un 250% más de casos que el resto de secciones. “El 85% de nuestro trabajo consiste en autos de vigilancia penitenciaria, que desde el punto de vista doctrinal son sencillos. Toda la Audiencia necesita más jueces, todos trabajamos por encima de lo asumible y lo pagamos en salud, porque nos quita el sueño, los fines de semana y hasta las vacaciones, pero en ningún caso esta sobrecarga significa que le quitemos al justiciable sus derechos”, señala Beltrán.

La vocal del Poder Judicial Mar Cabrejas plantea dos soluciones: “Una distribución adecuada de las cargas de trabajo y la creación de unidades judiciales en aquellos órganos cuya sobrecarga no es coyuntural. La creación de tribunales de instancia permitiría la redistribución más justa de las cargas de trabajo. Si no se crean de manera próxima, la creación de plazas de hace imprescindible para evitar la situación actual y la continua utilización de figuras de refuerzo que no ofrecen una solución satisfactoria”.

La Asociación Jueces para la Democracia (Jpd) asegura citando una encuesta que el 92% de los jueces confiesa sufrir estrés por la sobrecarga de trabajo. “Hay 395 jueces sin plaza y se han suprimido 1.200 jueces sustitutos. El Gobierno ha congelado las plazas de oposición y acceso por cuarto turno. Es urgente que en los próximos cinco años se creen 815 plazas”, señala.

Fuente: Elpais.com (26/9/14)

Rosa Clará: “Todos los lunes tengo ofertas de compra”

Rosa Clara tiendaEstudió Derecho, trabajó para una empresa del sector de novias y decidió en 1995, una vez que tuvo a su único hijo, montar una tienda de vestidos de boda. Rosa Clará, nacida en Barcelona hace 55 años, recibe este lunes el premio a la mejor empresaria que concede cada año la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (Fedepe).

¿Qué supone para usted recibir este premio a su trayectoria como empresaria?

Mucha alegría, porque las mujeres de mi generación somos el eslabón perdido, ya que estamos en medio de nuestras madres y de unos hijos independientes que pisan fuerte. Mi generación ha roto barreras, sobre todo en cuanto a discriminación, que en muchos puestos todavía existe, aunque yo tengo que reconocer que no la he sentido nunca. Supone el reconocimiento a una labor emprendedora. Soy un ejemplo de que quien quiere puede emprender.

“Todos los lunes tengo ofertas de compra”

A pesar de que su sector puede parecer de tul e ilusión, la empresaria reconoce que detrás de todas las grandes cifras que maneja el grupo Rosa Clará hay dedicación, empeño y muchos sacrificios. “He hecho lo que quería y no pienso si ha compensado o no. Antes no entendía que una persona no pudiera aprovechar las oportunidades profesionales que se le presentaban y que optara por cuidar de su familia. Hoy, lo entiendo. Lo importante es poder decidir lo que quieres”.

Señala además que nunca ha seguido un patrón de gestión. Ha sido mucho más practica: “Cuando subía un escalón me reafirmaba en él para subir al siguiente”. Aunque no habla de cifras económicas, asegura que la empresa da beneficios, pero todo se ha rein vertido en la compañía. “He sido ambiciosa en hacerla crecer”. Y reconoce que cada lunes recibe “ofertas de compra por parte de inversores”.

¿Por qué decidió dar ese paso?

Acababa de ser madre y decidí poner una tienda de novias. Mi vena empresarial salió por casualidad; a los seis meses iba muy bien la tienda, más tarde fuimos a una feria y lo vendimos todo, a pesar de que no teníamos medios para producir todo lo que habíamos vendido. Todo ha ido paso a paso, pero siempre tuve claro qué tipo de empresa quería montar.

¿Qué idea tenía?

Quería que fuera una empresa global, no quería deslocalizar la elaboración de los vestidos de novia. La empresa es global, con producto fabricado cien por cien en España. Otro acierto fue diversificar y lanzar otras líneas, además de las de novias, de fiesta. En estos momentos estamos presentes en 60 países, tenemos 146 tiendas, el 40% propias, el resto en régimen de franquicias; más de 3.500 puntos de ventas, oficinas en Canadá, Estados Unidos, México, Brasil, Francia, Portugal y Barcelona, además de crear 320 empleos directos y generar más de 1.200 indirectos. Tenemos centros de distribución en Barcelona y en Hong Kong. No estamos en China, pero todos los días estudiamos propuestas para entrar en este país.

¿Cómo aprendió a gestionar una empresa de esa magnitud?

Poco a poco y día a día. Afortunadamente todo se acaba aprendiendo en esta vida. Han sido 18 años de mucho esfuerzo, trabajo y dedicación, pero también he sabido rodearme de un buen equipo, que ha sido la base. Hasta este año no he tenido director general [Manuel Cano, 42 años]. He decidido que es el momento de comenzar a delegar.

¿Esa ha sido la razón para fichar a un gestor?

Es bueno que las empresas se rejuvenezcan, que se enriquezcan con las aportaciones de gente más joven, mejor preparada y que pueda preparar a la compañía para afrontar los retos del futuro. No sé si mi hijo, que estudia arquitectura, seguirá mis pasos. No quiero forzar nada. Pero deseo que la empresa tenga continuidad.

¿Qué ha aportado al sector de novias?

Creo que he revolucionado el sector de las novias. Estaba muerto y le hemos dado la vuelta. Ahora somos un referente en el mundo porque hemos incorporado un nuevo concepto de novia, aquello de que menos es más. Hemos huido de los tejidos que parecían de plástico y apostado por la calidad, por los buenos materiales, por la buena confección. En definitiva, hemos hecho que las novias sigan las tendencias de moda, que se sientan maravillosas.

Todos los diseñadores de moda hacen ahora vestidos de novia. ¿Tiene mucha competencia?

Es un sector pequeño y hay muchos operadores. En España se casan 160.000 novias al año y nos las tenemos que repartir a nivel local, aunque las grandes empresas están en Estados Unidos y fabrican en China. Nosotros no competimos con ellas porque lo que ofrecemos es calidad, diseño y servicio.

¿Y Pronovias?

Competimos en el tipo de novia, pero no conozco lo que hacen, ni quiero. No hablo de mi competencia, no estoy atenta a lo que hacen, cada uno sigue su camino..

Habrá vivido momentos duros…

Prefiero guardármelos, pero los ha habido, como cuando salimos con la primera colección. Vendimos tanto que no teníamos dinero para sacarla adelante. Los ataques, que he recibido sin sentido, han sido muy duros. Estoy donde quiero. Parezco débil, pero no lo soy.

Fuente: Cincodias.com (27/9/14)

Licencia deportiva única: federarse en una comunidad vale para toda España

pelota-de-fútbol¿Qué es la licencia deportiva única?

Para participar en competiciones oficiales de deporte no profesional era necesario hasta ahora obtener una licencia de la federación de cada comunidad autónoma. A partir de ahora, se implanta una licencia deportiva única, que habilita a su titular para participar en cualquier competición oficial, cualquiera que sea su ámbito territorial.

¿Cuándo entra en vigor?

El cambio se incluye en la Ley de racionalización del sector público que ha publicado el BOE, pero no entrará en vigor hasta el 1 de julio de 2015

¿Quién expide la licencia deportiva única?

La seguirán expidiendo las federaciones deportivas de ámbito autonómico integradas en la correspondiente federación estatal. Como novedad, la licencia tendrá efectos no solo en su ámbito autonómico sino también en el estatal.

Las federaciones autonómicas deberán comunicar a la federación estatal las inscripciones que lleven a cabo, así como cualquier modificación de esas inscripciones; a estos efectos bastará con la remisión del nombre y apellidos del titular, sexo, fecha de nacimiento, número de DNI y número de licencia.

¿Cuándo produce su efecto nacional la inscripción en una federación autonómica?

La licencia producirá efectos en los ámbitos estatal y autonómico desde el momento en que se inscriba en el registro de la federación deportiva autonómica. Por ello, las federaciones deportivas autonómicas deberán comunicar a la federación estatal las inscripciones, así como cualquier modificación.

¿Y si no hay federación autonómica? ¿O si la federación autonómica no está integrada en la nacional?

la expedición de licencias será asumida por la federación correspondiente de ámbito estatal. También a ésta le corresponderá la expedición de aquellas licencias para las que sea necesario contar con un visado o autorización previa de la federación deportiva internacional correspondiente.

¿Se compensará económicamente a las federaciones nacionales?

Sí. Con la introducción del modelo de licencia deportiva única y la atribución de la expedición de las mismas a las federaciones deportivas de ámbito autonómico, las federaciones estatales podrían dejar de percibir ingresos por la expedición u homologación de las licencias. Por ello, las federaciones nacionales serán compensadas por las federaciones autonómicas por esos conceptos, así como por el resto de servicios que pudieran prestar a las federaciones autonómicas.

La ley señala que “reglamentariamente” se fijarán los criterios para determinar el reparto económico correspondiente al monto global percibido por las federaciones autonómicas por la expedición de las licencias. El acuerdo de reparto deberá ser adoptado en la Asamblea General con el voto favorable de, al menos, dos tercios de los responsables de las federaciones territoriales.

¿Cuál es el objetivo del cambio?

Según la ley, “permitirá eliminar duplicidades y reducir los trámites administrativos necesarios para la práctica deportiva”. Asimismo, se simplificarán las actuaciones en la tramitación de licencias de los deportistas, jueces, árbitros y clubes; mejorará la movilidad geográfica de los deportistas para poder participar en competiciones de Comunidades Autónomas diferentes a las de residencia; y se abaratarán los costes asociados a la obtención de las licencias.

Fuente: Cincodias.com (24/9/14)

Tenderos pendientes de liquidación

cuenta_atrasEl fin de la moratoria que permitía al comercio mantener alquileres por debajo del mercado obliga a miles de tiendas a renegociar la renta antes de final de año o enfrentarse al cierre

La eclosión de los centros comerciales, moles levantadas en la periferia en las que se puede comprar, comer y divertirse, revolucionó el comercio hace más de una década. Los entusiastas repetían que nadie iba a querer comprar en el centro de la ciudad, donde es difícil aparcar, hay que mirar escaparates bajo la lluvia y no se puede dejar a los hijos en un parque de bolas. Sus augurios no se han cumplido del todo y el comercio ha seguido consolidándose en el corazón urbano, sobre todo las grandes marcas, las franquicias y una nueva generación de tiendas con encanto que ofrecen productos ecológicos y ropa alternativa. Pero los establecimientos tradicionales, sobre todo los de barrio, no han acabado de encajar en ninguno de estos dos modelos dominantes y sufren una crisis perenne agravada ahora por el fin de los alquileres de renta antigua (con precios por debajo del mercado), previsto para diciembre, que forzará más de un cierre.

Uno de cada diez locales en régimen de alquiler, según la Confederación Española de Comercio, está afectado por el fin de la moratoria establecida por la ley de 1994 para que los espacios arrendados antes de 1985 mantuviesen la renta antigua por un plazo de 20 años, un tipo de contrato a largo plazo que solo les permitía subir la renta según el IPC. Hay algunas excepciones, pero por lo general todos esos contratos tienen que renegociarse antes del 1 de enero.

La cifra varía mucho según la zona. Las rentas pueden duplicarse, triplicarse, pasar de 200 a 9.000 euros (como calcula la confederación) o saltar de 1.500 a 30.000 euros, que es el precio que se llega a pedir en la calle de Serrano de Madrid. Durante las dos décadas de moratoria, muchos comerciantes ya han negociado un precio que suele estar a medio camino entre lo que el dueño desearía y el comerciante puede pagar. Pero llegar a un acuerdo en las zonas más demandadas (y caras) está siendo más difícil, por las grandes diferencias en el precio. La alternativa, si no se pacta, es cerrar o buscar otro local. “El 31 de diciembre cerraremos”, adelanta Víctor Riera, gerente de El Indio, una tienda de telas de Barcelona cuyas ventas se han visto afectadas los últimos años, como el resto del comercio, por la libertad de horarios, el auge de las grandes marcas y superficies y la caída del consumo.

La licorería Mariano Madrueño fue fundada en 1895 en la calle Postigo de San Martín. Su gerente, Alberto Morán (en la foto, al fondo), planea convertir en un museo la tienda para incrementar los ingresos, pero teme invertir sin tener claro el futuro. Ahora paga menos de 1.000 euros y en la zona se pide por un local similar 10.000. / SAMUEL SÁNCHEZ

Pese a las dificultades, algunos comerciantes están dispuestos a resistir. Alberto Morán, responsable de la licorería Mariano Madrueño (Madrid), ha abierto otro local. “La nueva tienda garantiza su futuro y, mientras podamos, seguiremos también en la antigua”, explica. Este local es una de las excepciones del fin de la moratoria: no hay que renegociar su alquiler ahora, porque la tienda está en manos de la tercera generación y no se ha constituido como empresa, lo que le permite por ley seguir con la renta antigua hasta que fallezca el actual dueño, que tiene 65 años. Pero Morán sabe que el momento llegará tarde o temprano y, mientras tanto, la inseguridad en la que vive el local no le permite hacer inversiones que permitan incrementar los ingresos —quiere transformar parte del establecimiento en un museo— y hacer frente a alquileres más altos. La joyería San Eloy, en Granada, también ha abierto una segunda tienda mientras intenta llegar a un acuerdo cuanto antes para actualizar la renta de la antigua.

Los negocios tradicionales están condenados en las calles más demandadas. “En cambio, en las zonas secundarias, se ha negociado más, porque hay más locales disponibles por la crisis”, explica David Barragán, de la consultora Aguirre Newman.

La mayoría de los comerciantes reconocen que se paga poco, pero piden que se frene la especulación. La unión de trabajadores autónomos UPTA coordina una plataforma nacional de afectados que pide una nueva moratoria de 10 años, hasta 2025, a cambio de que las rentas suban un 30% desde enero y después incrementen de forma progresiva. “Si no se apoya al pequeño comercio, muchos van a cerrar”, advierte Ángel Rodríguez, miembro de la plataforma creada en Granada. Es difícil saber cuántos sucumbirán. En España hay oficialmente 485.000 comercios, según la confederación, pero no se sabe cuántos en alquiler y cuántos en propiedad.

Los propietarios defienden su derecho a sacar un mayor rendimiento. “En el centro de Barcelona hay casos de negocios que facturan millones y pagan un alquiler mínimo”, asegura Àlex Mestre, presidente de la Asociación barcelonesa de Propietarios de Locales Comerciales. “Además, hay una clara competencia desleal, porque el comercio que está a lado tiene que pagar un alquiler a precios del mercado”, destaca. La familia de Mestre es propietaria del popular colmado Quílez, en la calle de Aragón, cuyo alquiler, por debajo del mercado, se debe renegociar. Mestre prefiere no hablar de este caso concreto. “El comercio está en crisis por otros factores, como la libertad de horarios, no por el fin de la renta antigua”, asegura Mariano Antolín Polo, abogado de la Confederación de Cámaras de la Propiedad Urbana.

La crisis ya se ha llevado por delante negocios emblemáticos de los centros históricos, como la droguería Orúe de Madrid, en cuyo lugar ahora hay un negocio de souvenirs. “La configuración de la ciudad está cambiando, pero a este paso todas van a ser iguales. Lo que está en juego es el negocio de toda la vida, el tradicional, en el que saben cómo nos gusta la cerveza o qué pantalones son los que nos quedan bien”, advierte Ángel Rodríguez. Àlex Mestre replica: “El comercio, como las ciudades, está en movimiento. Hace 20 años el paseo de Gracia estaba lleno de bancos y ahora todo son tiendas y no pasa nada. No estoy en contra de que se conserven algunas cosas, pero no se puede hacer a costa de los propietarios y de la libre competencia”.

La Joyería San Eloy fue fundada en 1952 en la calle Reyes Católicos de Granada. Félix Jiménez, uno de los propietarios, explica que la tienda va bien y que están intentado negociar con la casera un nuevo alquiler. Para adelantarse a un posible cierre hace cuatro años abrieron otra tienda. Han intentado comprar el local. / PEPE MARÍN

El Ayuntamiento de Barcelona ha elaborado un plan para apoyar a las tiendas viables. Tiene una lista con comercios emblemáticos, para mediar en la negociación para la renovación del alquiler o ayudarles a buscar otro local. “El objetivo es proteger el patrimonio”, explica el concejal de Comercio, Raimond Blasi, de CiU. “Pero al final se trata de una relación privada entre propietario e inquilino”, puntualiza.

El profesor de urbanismo Carlos Lahoz lo tiene claro: “El tendero desempeña un papel crucial. Donde hay un comercio hay animación en la calle y más seguridad. En cambio, una calle desierta expulsa al ciudadano y es más insegura”. Lahoz detecta una vuelta del comercio al centro de la ciudad, y como novedad de “pequeñas tiendas especializadas que proveen a los consumidores de productos individualizados que les permiten diferenciarse”. A su juicio, el comercio tradicional tiene el reto de actualizarse: “Y no son pocos los que se están reinventando”. Aunque el comerciante que está más alejado del centro lo tiene más difícil.

Un ejemplo de los cambios es la Gran Vía de Madrid, donde las grandes cadenas de ropa han sustituido a cines y teatros históricos. Para Agustín Hernández Aja, profesor de urbanismo de la Universidad Politécnica de Madrid, es un proceso natural: “Las ciudades no son más que el campo donde las estructuras económicas se despliegan. La Gran Vía representaba los sueños de los madrileños de entonces, que se vivían a través del cine, y de ahora, que se viven a través de la compra de ropa; una nos puede parecer mejor que otra, pero es cultura popular”.

Fuente: Elpais.com (21/9/14)

Más información:

Consejos para que el valor catastral no infle su factura fiscal

valor catastralSi usted es un humilde trabajador que tiene una vivienda o, en el mejor de los casos, una segunda casa de vacaciones, es muy probable que el valor catastral que le asigna Hacienda a sus propiedades sea el correcto. En los últimos años, en especial a partir de 2012, se ha generalizado la sensación entre los expertos de que las últimas revisiones catastrales no han tenido en cuenta en muchos casos la fuerte rebaja de precios que han sufrido los pisos tras el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Ahora bien, si se trata de una empresa o usted cuenta con un elevado patrimonio, compuesto por además de viviendas, solares, naves industriales o los llamados inmuebles singulares (refinerías, concesionarios, o edificios en los que conviven distintos usos como el comercial o el de oficinas, por ejemplo) es conveniente que contraste con Hacienda qué información tiene el Catastro de todos esos inmuebles.

Así lo pusieron de manifiesto ayer los participantes en la jornada Fiscalidad y Valoración: ¿Es posible ahorrar en el pago de impuestos sobre bienes inmuebles? organizada por el bufete Garrigues y la tasadora Tinsa, quienes recordaron que una incorrecta información catastral puede elevar el valor de los inmuebles y con ello la factura de todos los impuestos que están referenciados a esta variable y que mayoritariamente fijan y cobran los ayuntamientos. El más importante es el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), pero tambien se toma como referencia en el impuesto de actividades económicas (IAE), en Patrimonio y en Sucesiones y Donaciones, estos últimos de competencia autonómica.

De hecho, los expertos en fiscalidad recuerdan que en un entorno donde se producen ventas de inmuebles a pérdida y las empresas están encargando multitud de valoraciones de su patrimonio es crucial que la información con la que se determina el valor catastral se ajuste a la realidad.

Usos o superficies

En este sentido, el director del Área Tributaria y de Suelos de Tinsa, Andrés Lorente, puso varios ejemplos de operaciones en las que los titulares lograron pingües ahorros en su factura fiscal después de comprobar cómo algunos aspectos de sus inmuebles habían sido valorados de manera errónea.

En uno de los casos, una importante petrolera española averiguó que en una de las valoraciones que había realizado el Catastro de una de sus refinerías existía una discrepancia de 11.000 metros cuadrados al determinar la superficie total, lo que desvirtuaba la liquidación de impuestos definitiva. Y es que las responsables de Consultoría Tributaria y Auditorías Catastrales de Tinsa, Marta García Hernández y Ana Isabel Albarrán, respectivamente, recordaron que la Dirección General del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda, realiza sus valoraciones mediante fórmulas matemáticas que tienen en cuenta el valor de mercado y multitud de características del inmueble, pero no visita el mismo, lo que explica que a veces cometa errores.

En otra ocasión, un edificio de varias plantas había sido catalogado como de uso comercial en todas sus plantas, cuando la planta baja estaba destinada a un almacén. Mientras que en el uso comercial el valor de repercusión de suelo asignado ascendía a 2.285 euros por metro cuadrado; en el caso de que el uso sea el de un almacén, esa cantidad se desploma hasta los 380 euros por metro cuadrado.

Otro caso que también mereció la atención de los expertos fue el del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, más conocido como plusvalía municipal, sobre el que también se están registrando discrepancias respecto a la información en poder de los municipios. Los expertos recordaron que ya hay sentencias a favor de los contribuyentes, pero también a favor de la Administración, por lo que recomendaron prudencia y el asesoramiento de un especialista.

Pros y contras del ciclo inmobiliario

La revisión de las ponencias de valores catastrales se realiza cada 10 años, aunque existen en España multitud de ayuntamientos que no habían realizado la suya incluso desde hace más tiempo. Esto hacía que si lo normal es que el valor catastral se situara en torno a la mitad del de mercado, los valores catastrales muy antiguos no recogieran ni el boom de los primeros años 2000, ni el estallido de la burbuja. Quiere decir que muchos ciudadanos durante la etapa de bonanza económica pagaron seguramente menos impuestos de lo que les hubiera correspondido si su ayuntamiento hubiese solicitado la revisión catastral cuando tocaba, pero ahora muchos lamentan estar pagando de más, ya que denuncian que la última revisión catastral no refleja la depreciación registrada por culpa de la crisis.

Con la necesidad urgente de más ingresos que tienen los municipios, muchos han optado por la fórmula rápida que ofrece el Catastro para poner a día sus ponencias de valores catastrales: los coeficientes automáticos, que pueden ser superiores o inferiores a cero. Siempre que la última revisión date de más de cinco años y si el Catastro lo autoriza, algunos ayuntamientos están cambiando sus valores. Dependiendo del año de su última revisión, así será el efecto. Si el último dato es reciente, podrá recoger la rebaja de precios a partir de 2008, pero si no habían revisado desde 2000, es muy probable que el resultado final sea al alza porque habrá que reflejar todo el boom. Y esto último es lo que buscan muchos consistorios.

Fuente: Cincodias.com (25/9/14)

Los secretos de Starbucks, al descubierto

Fotografía de Guillermo Rodríguez. Starbucks CoffeeAseguran los directivos de la central europea de Starbucks que todos los empleados de la multinacional, absolutamente todos, deben trabajar dos semanas de cara al público en alguna de las cafeterías de la cadena antes de incorporarse a la compañía. Aunque vayan a trabajar luego en el departamento financiero. Señal de que una de las máximas de la multinacional, el trato personalizado al cliente, es algo más que un eslogan comercial. “Todo el personal debe saber explicarle a los clientes de dónde procede cada variedad de café que tenemos, cuál puede ser la que se adapte más a sus gustos, cómo se ha elaborado cada una de ellas y de qué forma se debe servir”, explica Renée Aeckerlin, responsable de formación para EMEA (Europa, Oriente Próximo y África).

Huela, sorba, escupa: así se cata el café

El olfato es el primer sentido que entra en acción al catar un café (o cualquier otra bebida). En el caso de esta infusión, para captar todos sus matices se recomienda echar una dosis de grano molido directamente en un recipiente y verter encima agua caliente. Tras un par de minutos, ya se puede acercar la nariz, apartando con una cuchara los posos que quedarán en la superficie para obtener más impacto. Los matices, como en el vino, pueden ser casi infinitos. Cítricos, especias o hasta chocolate son algunas de las esencias que pueden detectar hasta los no iniciados.

Tras oler, toca sorber el brebaje. Cuanto más sonoro sea el trago, mejor: así se reparte más por la boca para captar todos los matices. Conviene, además, escupirlo rápidamente, para que el líquido no amargue demasiado y borre el resto de sabores. En Starbucks tienen pequeñas guías de cata que ayudarán al interesado a interpretar los múltiples matices con que se encontrará en las degustaciones.

El afán por divulgar estas cuestiones ha trascendido a su propio personal. La cadena fundada en Seattle abrió por primera vez la semana pasada a la prensa su sede europea. La central, ubicada a las afueras de Ámsterdam, cuenta con una planta de tostado por la que pasa todo el café que se distribuye luego la región EMEA (unas 2.000 de las más de 20.000 que tiene repartidas por todo el mundo). Se trata de la única instalación de estas características situada fuera de EE UU. Almacenan allí suficiente materia prima como para nutrir a toda Europa durante un año entero.

La fábrica está preparada para que los granos salgan de ahí con tres tipos de tostado: suave, medio e intenso. Cuanto más tostado esté el grano, más aceites se desprenderán de él. Es ahí donde se concentra el aroma y el sabor del café. Aunque hay que lograr un equilibrio, y cada variedad de grano exige el suyo. Si el proceso sobrepasa cierto punto, el sabor se arruina y sabe a quemado. Es importante, además, que el grano esté en movimiento durante ese proceso (dura entre 11 y 15 minutos) para que el resultado sea homogéneo. “Sucede algo similar con las palomitas: llegado cierto punto, cada grano explota y suelta la cáscara, que se debe separar del resto”, explica Boy Leigh, maestro tostador.

Una vez tostados los granos, solo queda molerlos y empaquetarlos. El proceso en sí es sencillo: lo complicado es centralizar en un lugar la materia prima procedente de Latinoamérica, África y Asia (de ahí que se haya elegido hacerlo en una ciudad con puerto). La clave de todo está en la calidad del grano. Cosa que se aseguran, dicen desde la compañía, pagando a los miles de pequeños granjeros que les proveen un “precio justo”.

Fuente: Cincodias.com (19/9/14)

Más información: