27 orquestas de música clásica profesionales sufragadas con fondos públicos

España cuenta con 27 orquestas de música clásica profesionales sufragadas con fondos públicos.

Concebidas en muchas ocasiones como embajadoras culturales de las Comunidades y embarcadas en una especie de rivalidad regional o local, durante los últimos años ha habido una auténtica explosión de orquestas públicas costeadas con fondos regionales y municipales.

Pocas autonomías han escapado a la tentación de crear una orquesta de música clásica de primer nivel internacional sin reparar en gastos (el sector cifra en cuatro millones de euros, de media, el coste anual), ni en fichajes de directores estrella o en la construcción de espectaculares auditorios para la ocasión. Ahora, toca acometer el tratamiento para la indigestión.

En Murcia, el Gobierno regional ha tenido que poner en marcha un plan de viabilidad para garantizar el futuro de su orquesta. Los recortes han pasado por un expediente de regulación temporal por el que los 49 músicos y cinco administrativos que componen la Orquesta cobrarán la mitad de su sueldo y la eliminación del aparato directivo y de un local alquilado, con un ahorro de medio millón de euros. Todo ello para ajustarse a un presupuesto de 1,6 millones. Una factura que resulta aún demasiado alta si se tiene en cuenta que los conciertos que realizan, apenas reúnen a 400 personas.

Andalucía es la Comunidad con más orquestas: Sevilla, Córdoba, Málaga y Granada. Todas ellas cuentan con financiación de la Junta de Andalucía que cubre todo o parte del presupuesto (este último caso es el de Sevilla, donde el ayuntamiento aporta 3 de los 5,7 millones de presupuesto de 2012). Córdoba se lleva 2,9 millones, Málaga otros 2 y Granada, 1,4. En total, absorben 12 millones de euros.

El director de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, Pedro Halffter, según denunció su comité de empresa, cobró en 2011 alrededor de 317.000 euros por su trabajo al frente de este conjunto, casi cinco veces más que el presidente del Gobierno regional, José Antonio Griñán. Además, no tiene exclusividad y también dirige la orquesta insular de Canarias y trabaja esporádicamente con instituciones de Madrid. Tiene asignados 1.200 euros mensuales para mantener abierta su casa de Sevilla y 20 viajes en AVE Madrid-Sevilla durante la temporada.

En Extremadura, el presupuesto de la Orquesta regional, que acumulaba a mitad de año una deuda de un millón de euros, alcanzará los 2,9 millones de euros. Los 62 músicos que la forman han tenido que acometer una rebaja de sueldo de un 7,5 por ciento para evitar despidos.

Recientemente, el presidente de la Junta, José Antonio Monago, se lamentaba de que «el director de la orquesta de Extremadura vive en Madrid y le pagamos el avión cuando viene. Gana casi el triple que yo».

Otras comunidades, como Castilla y León, no sólo disponen de un Orquesta Sinfónica de primer nivel sino que construyó un fabuloso auditorio para que sus músicos, en buena medida profesionales extranjeros, pudiesen lucirse. El Centro Cultural Miguel Delibes costó la friolera de 75 millones de euros y acoge a la Orquesta. El mantenimiento de ambos costará 4,5 millones de euros el próximo año, según se recoge en los presupuestos de 2013.

La Orquesta ha dejado de realizar conciertos fuera de Valladolid debido a las estrecheces económicas y a la escasa capacidad de convocatoria que tenía. Ahora, la Junta ha puesto en marcha el denominado abono de proximidad, mediante el que costea el viaje en autobús a todos aquellos melómanos de otras localidades que quieran escuchar a la Oscyl.

La eterna rivalidad gallega

En Galicia existen la Orquesta Sinfónica de Galicia, que tiene su sede en el Palacio de la Ópera de La Coruña, y la Real Filharmonía de Galicia, que la tiene en el Auditorio de Galicia en Santiago de Compostela.

La primera, creada en 1992 por el Ayuntamiento de La Coruña, cuenta este ejercicio con un presupuesto de 9,6 millones de euros, de los que 2,6 los aporta la Xunta de Galicia (la misma cantidad que en 2010, cuando la rebajó un 16 por ciento), y 3,1 la institución municipal.
En cuanto a la Real Filharmonía, nacida en 1996, dispone en 2012 de 4,5 millones de euros, con una financiación de la Administración autonómica de 1,4 y de 600.000 euros por parte del Ayuntamiento de Santiago de Compostela.

En los últimos meses desde la ciudad de Vigo, la más numerosa de Galicia, han criticado que la Orquesta Sinfónica de Galicia y la Real Filharmonía de Galicia centren su programación en sus urbes de origen a pesar de contar con dinero público de todos los gallegos, algo que ha llevado a la Xunta de Galicia a comprometerse a incrementar la actividad en la ciudad olívica.

De gira internacional La Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC) cuenta con un presupuesto anual de 9 millones euros, financiado a partes iguales por la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona. Esta partida incluye los sueldos de los 96 músicos de la Orquesta y la producción artística.

La cantidad destinada a la producción artística se ha incrementado en 300.000 euros pasando de 1,5 millones de euros en la temporada 2011-2012 a 1,8 millones de euros en la temporada 2012-2013, ya que este año la OBC recupera la gira internacional que desde hace 10 años no llevaba a cabo. Además de esta gira, que pasará por Austria, Croacia y Eslovenia, este año la Orquesta también inicia una ruta por España, donde estará presente en Madrid y Valladolid.

La Generalitat y el Ayuntamiento de la capital catalana han reducido en un 12 por ciento la aportación anual destinada al Auditorio -sede del OBC desde su fundación en 1999- al pasar de 21,6 millones en 2011 a 19,2 millones este año. A pesar de la caída de presupuesto, el Auditorio ha decidido priorizar su apuesta por la Orquesta al aumentar la partida que destina a la producción artística.

Asturias: dos mejor que una

Tampoco comunidades uniprovinciales como Asturias han querido dejar de dar el do de pecho en materia musical. Además de la del Principado, la Comunidad dispone de las orquestas sinfónicas Ciudad de Oviedo y Gijon. Este año la Orquesta del Principado se ha rebajado el presupuesto de 4,5 millones a 4, aunque su gasto llegó a ser de seis millones de euros. Está compuesta por músicos de 20 nacionalidades, procedentes de varios países de la Unión Europea, Rusia, USA, y Latinoamérica.

En otros casos, como Aragón, aunque no disponen de orquesta, destinan una buena cantidad de dinero al mantenimiento de sus flamantes auditorios. A finales de este año, el de Zaragoza tendrá un déficit en su presupuesto de alrededor de 500.000 euros. Una cifra superior a la prevista, puesto que para este ejercicio se había presupuestado un gasto de 4.099.593 euros y unos ingresos de 4.291.233 euros, siendo inicialmente el desajuste de 191.640 euros.
Aunque el presupuesto del Auditorio para este ejercicio se redujo en relación al año 2011 en casi 1,5 millones de euros, los gastos en actividades ascienden en 2012 a 2.356.000 euros, de los que 1.580.000 euros se destinan a actuaciones.

En Euskadi hay dos orquestas sinfónicas: la más antigua que data de 1922, que es la Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS), con sede en la capital vizcaína; y la Orquesta de Euskadi (OSE) creada en 1982 y cuya sede se fijó en San Sebastián. La primera está sustentada por el Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación Foral de Vizcaya, mientras que la de Euskadi se financia con los presupuestos del Gobierno vasco.

La creación de la OSE tiene mucho que ver con la disparidad institucional vasca y las diferencias entre provincias, ya que existiendo una orquesta con historia y tradición, se creó otra que como seña de identidad inicial fue su radicación en San Sebastián. Ninguna de las dos orquestas es deficitaria en sus cuentas públicas, ya que sus déficits de explotación se cubren con subvenciones públicas.
El presupuesto público de la BOS para 2012 ascendió el pasado año a 7,23 millones (4,8 millones aportados por la Diputación y 2,36 millones por el Ayuntamiento bilbaíno); mientras que el presupuesto público de la OSE se eleva a 7,55 millones ad desembolsar íntegramente por el Gobierno vasco. El resto de sus respectivos presupuestos de gastos, alrededor de un 15 por ciento, procede de los ingresos por abonos, venta de entradas, giras y otras actividades culturales.

En la Comunidad valenciana existen dos orquestas autonómicas, Orquesta y Joven Orquesta, integradas en una fundación y en un ente autonómico que se dedican a otras actividades, por lo que no es posible conocer el coste exacto. La fundación Palau de les Arts Reina Sofía, que integra los más de 150 músicos de la Orquesta de la Comunidad Valenciana, recibió en 2011 subvenciones por valor de 17,9 millones de euros, casi todas de la Generalitat, e ingresó 7,6 millones por sus actividades, a pesar de lo cual tuvo un resultado negativo de 7,5 millones. En la capital existen, además, la Orquesta de Valencia, integrada en el Palau de la Música.

Fuente: Eleconomista.es (10/12/12)