Adiós a las luces amarillas de emergencia

Es la advertencia visual sobre la llegada de una ambulancia, un camión de bomberos o un cualquier otro vehículo de asistencia sanitaria o protección civil y salvamento. Pero las luces de emergencia amarillas serán historia en un plazo máximo de dos años, según la última reforma del Reglamento General de Vehículos que acaba de ser publicada en el Boletín Oficial del Estado. En ese periodo deberán sustituirse todas ellas por otras de color azul, que hasta ahora estaban reservadas a los vehículos policiales.

Con este cambio legislativo, España se equipara a la mayoría de los Estados de la Unión Europea, en los que los dispositivos luminosos de los vehículos prioritarios son siempre de color azul, como es el caso de Francia y Portugal, dos de los países con un mayor tránsito de conductores por el territorio nacional. Para que los organismos afectados por el cambio dispongan de tiempo suficiente para realizar las sustituciones de los dispositivos, la Orden Ministerial concede un plazo de dos añospara la adaptación de los vehículos.

Los luminosos amarillos se utilizarán a partir de ese momento de forma única en los vehículos lentos,los que constituyen un obstáculo en la vía al estar parados o circular a baja velocidad mientras realizan algún tipo de trabajo en la misma. Precisamente por ello también se pasa al color azul la identificación de los servicios de emergencia, para evitar la confusión que se generaba entre los conductores al no detectarse de forma clara a ambulancias, bomberos o protección civil.

Luces

En esta misma línea, desde hoy se contempla la posibilidad de colocar en el exterior de un vehículo inmovilizado en la vía por accidente o avería un dispositivo luminoso de color amarillo, de alta visibilidad, con alimentación autónoma y que quede estable sobre una superficie plana (para su ubicación preferentemente en el techo). Su utilización es opcional para el conductor, considerándose un complemento a los triángulos de peligro, que siguen siendo obligatorios.

Otra novedad en el Reglamento General de Vehículos apunta a la placa de matrícula posterior de los taxis y vehículos de alquiler con conductor de hasta nueva plazas, que pasará a ser de color azul con los caracteres blancos, permaneciendo sin cambios la delantera. Será así de inmediato para todos los de nueva matriculación, mientras que los anteriores dispondrán del plazo de un año para realizar el cambio, que en ningún caso afectará a su numeración.

Con esta medida, se pretende dar respuesta a una Proposición no de Ley aprobada en 2016 para dificultar el intrusismo y la piratería en este tipo de transporte público. A partir de ahora, estos vehículos quedarán claramente identificados con un color específico de la matrícula trasera, siguiendo los pasos de países de la Unión Europea como Bélgica, Holanda o Grecia.

Fuente: Elpais.es (31/7/18) Pixabay.com