Apple quiere ser tu banco

El producto más famoso de Apple es sin duda el iPhone. Más de la mitad de los ingresos de la empresa llegan de la venta de los diferentes modelos de teléfono que tiene en su catálogo. Le siguen el iPad, el Mac y los numerosos accesorios y servicios que la compañía ha ido creando a lo largo de los años, como Apple Music o los AirPods.

Pero en un futuro no muy lejano, este dominio absoluto de los dispositivos en las cuentas de la empresa podría desparecer. Poco a poco, Apple ha comenzado a dar pasos en una dirección inesperada que podría transformar la compañía en algo parecido a un banco, o, al menos, en un competidor directo para las grandes empresas de pagos y servicios financieros.

La primera incursión en este sector es de sobra conocida. En el año 2014, la compañía lanzó Apple Pay, un sistema de pagos desde el móvil por NFC. Algunos bancos ya tenían aplicaciones para móvil que permitían hacer este tipo de pagos, pero la integración en el sistema operativo y una app de cartera virtual para centralizar las diferentes tarjetas simplificaba enormemente las gestiones.

Aunque varios bancos tradicionales recibieron el servicio con poco entusiasmo -muchos llevaban años trabajando en servicios similares que Apple Pay amenazaba con dejar obsoletos-, la presión resultó demasiado alta. Seis años después de llegar al mercado los pagos con Apple Pay representaban ya el 5% de todas las transacciones realizadas con tarjeta de crédito en el mundo.

Débido y crédito

Tres años después de lanzar Apple Pay, Apple dio el segundo paso. En diciembre de 2017 anunció Apple Pay Cash, una tarjeta de débito virtual asociada a la cuenta de iCloud de los usuarios que permite también enviar y recibir transferencias como Paypal o Bizum.

Como el resto de los servicios financieros que Apple ha lanzado desde entonces, está de momento disponible exclusivamente en EEUU. La compleja regulación bancaria hace difícil expandirlo a otros países.

Tampoco es un servicio creado desde cero por la propia compañía, sino el fruto de una colaboración con entidades financieras ya establecidas. Apple Pay Cash, por ejemplo, está gestionado por Green Dot Bank, un banco estadounidense que trabaja con grandes empresas como Uber o Intuit para ofrecer este tipo de herramientas como servicios a los clientes.

Dos años depsués de lanzar Apple Pay Cash, Apple se pasó al crédito. En 2019 anunció Apple Card, la primera tarjeta de crédito de la compañía, que destaca frente a sus competidores por la integración con la app de cartera virtual de los iPhone.

La tarjeta ofrece una devolución de hasta el 3% de cada compra en dinero que se deposita a diario (lo habitual en tarjetas de crédito con este tipo de recompensas es que los depósitos sean mensuales).

La tarjeta, como producto, está emitida y gestionada por Goldman Sachs y forma parte del sistema Mastercard. Más de 6,4 millones de estadounidenses la usan.

A esta tarjeta se sumó en 2022 otro producto financiero, Tap to Pay on iPhone. Es una herramienta que convierte cualquier iPhone en un datáfono para acepar pagos desde una tarjeta de crédito.

Se tarta de un servicio pensado para pequeños comerciantes y no está gestionado directamente por Apple, sino por terceras compañías que puedan crear apps capaces de aceptar estos pagos a través del sensor NFC integrado en el teléfono.

Ahorros y pagos a plazo

El acuerdo con Goldman Sachs se ha extendido en el último año a dos de los nuevos productos financieros que Apple oferta en EEUU.

El primero es un sistema de pago a plazos, Apple Pay Later. Se trata de un servicio que permite fraccionar el pago de grandes compras en cuatro plazos distribuidos a lo largo de seis semanas sin intereses.

Apple anunció la herramienta hace casi un año, en junio de 2022, pero ponerla en funcionamiento le ha resultado más complicado de lo esperado. Hasta este pasado mes de abril, el servicio no ha comenzado a funcionar. Las cantidades que se pueden aplazar están limitadas a 1.000 dólares y limitadas a compras hechas a través de Apple Pay.

En abril, Apple ha puesto en funcionamiento también su primera cuenta de ahorros de alto interés, un producto operado por Goldman Sachs que ofrece una rentabilidad del 4,15% para depósitos de hasta 250.000 dólares. La cuenta está íntimamente asociada a la tarjeta de crédito de la compañía, permitiendo depositar el dinero devuelto en cada transacción directamente en la cuenta en lugar de usar la tarjeta de débito.

Aunque no es la cuenta de ahorros con mayor interés de EE.UU., está entre las que mejor rendimiento ofrece. Apple, además, ha parece haber llegado en el momento oportuno. La fuga de depósitos que ha obligado a cerrar el banco Silicon Valley Bank y forzado la venta de First Republic Bank al grupo JP Morgan ha llevado a muchos estadounidenses a diversificar sus cuentas de ahorro para maximizar el seguro bancario de hasta 250.000 dólares por cuenta que ofrece el gobierno.

En los primeros cuatro días en funcionamiento, Apple ha recibido más de 1.000 millones de dólares en depósitos para estas nuevas cuentas. En total, según han comunicado fuentes internas de la compañía a la revista Forbes, se han abierto más de 240.000 cuentas de ahorro.

Fuente: elmundo.es (2/5/23) pixabay.com

Sobre Tarraco 4383 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona