Arena, sol y agua… naturaleza en estado puro

playaNinguna estampa evoca tantos deseos ni es tan admirada como una playa de aguas turquesas y arena fina. Una imagen de postal donde ver el atardecer. Pero no hace falta irse muy lejos para disfrutar de auténticos paraísos terrenales.

Nuestro país también goza de numerosos rincones dignos de admiración y contamos con una extensa red de playas y puertos premiados, además, con la bandera azul, un distintivo que señala la calidad, el cuidado, el respeto al medio ambiente y los servicios. Y es que aquí huele a mar.

El jurado de los galardones Bandera Azul 2014 (que cuenta con Naciones Unidas y la Unión Europea entre otros) ha concedido más de 4.000 distinciones este año a más de 3.300 playas y 600 puertos en todo el hemisferio norte del planeta. Pero entre estos números destaca nuestro país.

A los más de un centenar de puertos se unen 573 playas españolas. Un récord que ostentamos desde hace casi tres décadas, cuando se empezaron a evaluar y otorgar las banderas azules. Esto significa que en uno de cada cinco arenales ondeará este verano el distintivo.

Igualmente, uno de cada seis de estos estandartes en el mundo está en nuestro país. Galicia, Comunidad Valenciana y Cataluña son las regiones preferidas. Allí se acumulan algunos de los rincones más buscados y otros menos conocidos de la Península.

Desde la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Aedac), organismo encargado de la atribución de banderas azules, afirman que “nuestras playas no pueden competir en simples términos de calidad y precio, sino en otras cualidades, que pueden diferenciarse: acceso libre y gratuito, cumplimiento de la legislación litoral y ambiental, seguridad física en la arena y en el agua, un salvamento y socorrismo especializado, etc.”.

Los usuarios de la web Tripadvisor también lo tienen claro. La playa balear de Ses Illetes, en Formentera, y la playa gallega de Las Catedrales, en Ribadeo, han sido premiadas a nivel mundial por segundo año consecutivo, situándose en sexto y decimoquinto lugar, respectivamente. Además, se postulan como destinos turísticos deseados este verano. Ambas tienen una particularidad: encontrarse en un entorno natural único donde se respeta el medio ambiente.

• Mediterráneo
Pero no son los únicos lugares de nuestra geografía que hacen las delicias de los viajeros. Año tras año, las calas de la isla de Menorca van ganando popularidad, sin perder el encanto del lugar. Un entorno único en el Mediterráneo que además se completa con una gastronomía exquisita y muy particular.

Cala Pregonda, por ejemplo, es una de las más remotas playas de la isla. Acceder a ella no es tarea fácil, se debe caminar durante más de 30 minutos para encontrar un precioso lugar digno de película.

Paraje del archipiélago volcánico Fernando de Noronha, en Brasil.

Otra opción es La Vall, situada en la costa norte; es la mejor idea para refugiarse cuando el viento sopla del sur.

Continuando en el Mare Nostrum, es obligada la parada en la isla francesa de Córcega. Allí se puede visitar la afamada Palombaggia, una bahía de arena blanca y aguas cristalinas única en el Mediterráneo.

Frente a las islas Cerbicales, reserva natural ideal para los amantes de la naturaleza y el buceo, se sitúa este entorno idílico que ha cautivado a más de un viajero. De aspecto rocoso, los pinos que llegan casi a la arena son la sombra perfecta para descansar.

Las noticias no paran de hablar, por desgracia, de las aguas de la isla italiana de Lampedusa. El drama de la inmigración ilegal tiene ahí su punto más caliente. Muy cercana a Túnez es, junto con la costa española, uno de los lugares más al sur de Europa.

Sin embargo, esta pequeña isla (la mayor del archipiélago de las Pelagias) es el rincón secreto de los italianos. Una verdadera joya por descubrir cuya arena ostenta el primer lugar en el ranking de mejores playas europeas de Tripadvisor.

• Aguas frías
A nadie se le pasa por la cabeza, pero las costas de Reino Unido e Irlanda cuentan con un catálogo de playas dignas de admiración. Aguas bravas y frías, arenas doradas y una vegetación profunda son sus características, ideales para los amantes del surf, que hace años encontraron en ellas las olas perfectas. Lástima que los días de buen tiempo no acompañen a la belleza de sus paisajes.

Sin embargo, existe una zona donde, tímidamente, parece asomarse más el sol. Rhossili Bay es quizá la bahía más famosa de Gales. Casi en frente de la ciudad de Bristol, en el extremo del canal del mismo nombre, se encuentra un lugar de veraneo tradicional entre los británicos y, junto con la costa de Cornualles, zonas de estampas asombrosas.

Un apunte curioso: no deje de fijarse en las ovejas que campan a sus anchas en las cercanías de esta playa.

• Caribe
¿Y qué decir de los rincones caribeños? Son tantos los lugares, las costas y la belleza de este mar que es casi imposible elegir. Desde Florida hasta el norte de Venezuela, la lista de lugares paradisiacos es infinita. Destacan los cayos cubanos, famosos por sus tranquilas aguas y por tener, a poca distancia, la segunda barrera de coral más grande del planeta.

Playa de Tulum, en México.

En el extremo más oriental se sitúan las Islas Turcas y Caicos, un pequeño conjunto de islotes cuyas playas de arena blanca son el paradigma de la de belleza e ilustran muchas imágenes publicitarias.

Si al agua transparente y la arena blanca le añadimos además un entorno histórico, nos encontramos en una de las playas más bellas del planeta: Tulum, sita en la costa mexicana, en plena península de Yucatán. Se trata del primer lugar de América continental que pisó Colón. Lugar de defensa por los mayas –tulum significa muralla en su idioma– es de obligada visita si se viaja hasta esta zona.

Si piensa hacer turismo en verano, recuerde hacerlo a primera hora de la mañana, ya que las temperaturas en los meses estivales son extremas y más aún a pie de playa.

Pero los usuarios de Tripadvisor se han pronunciado. La playa preferida en todo el mundo en 2014 es Baia do Sancho y está en la isla brasileña de Fernando de Noronha, en pleno océano Atlántico. De origen volcánico, se trata de un conjunto de islas declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, cuyo ecosistema es único y ha provocado que se restrinja el número de turistas por día.

La playa galardonada es habitada por delfines y tortugas marinas nada acostumbrados al creciente número de visitantes.

Fuente: Cincodias.com (5/6/14)