Así es el plan de pago de peajes por el uso de las autovías que ningún Gobierno se atreve a ejecutar : ¿cuáles, cuánto y cómo?

Aunque al plan de pago de peajes por uso de las autovías lleva más de una década cociéndose a fuego lento, pues la idea arrancó con el Gobierno de Rajoy, el último empujón se lo dio el Ejecutivo de Pedro Sánchez en 2021. Lo paralizó al año siguiente, para concentrarse en atajar la mala situación económica y las dificultades sobrevenidas tras la Guerra de Ucrania.

Además, la intención ha sido siempre lograr el consenso de los colectivos afectados (como el del transporte por carretera) y de las CCAA. Pero ya entonces se dejó claro que era algo comprometido con Bruselas, que lo exige a cambio de inyectar los fondos Next Generation. De hecho, así lo aseguró ayer el director de la DGT, aunque fue rápidamente desautorizado por el Gobierno, que negó que el sistema se vaya a aplicar en 2024.

¿POR QUÉ TENDREMOS QUE PAGAR ESTOS PEAJES EN LA SOMBRA?

El principal argumento que se da es equilibrar las cuentas públicas, que no podrían seguir soportando por sí solas el gasto en mantenimiento y conservación de las carreteras. El Estado destinó a este capítulo 1.371 millones de euros el pasado año, un 11% más que en 2021 y su dato histórico más alto.

Además, al principio de «pago por uso» que subyace en ese argumento, se añade el de «quien contamina, paga». Según el último estudio de la Asociación Española de la Carretera, la red existente en nuestro país tiene un déficit de casi 10.000 millones en conservación y mantenimiento, aunque de esa cantidad, las vías estatales (las afectadas por estos nuevos peajes) solo responderían de 3.261 millones de euros.

Además, el sector del automóvil es uno de los grandes contribuidores a las arcas públicas, desde las centrales a las municipales. El año pasado, les inyectaron 39.177 millones de euros, un 13,2% más. De esa cantidad, más de 24.000 millones fueron impuestos a los carburantes

¿QUÉ CARRETERAS SE VERÁN AFECTADAS?

En nuestro país existen 165.375 kilómetros de carreteras de todo tipo, la gran mayoría son competencia de las CCAA, Diputaciones y Cabildos. De modo que, de inicio, el peaje se limitaría a las que son gestionadas por el Ministerio de Transporte, con un total de 26.459 kilómetros que soportan el 52,5% del tráfico total y el 64,57% del pesado (camiones).

Pero ni siquiera en toda esa red: solo los 11.500 km que conforman las autopistas que no son de peaje, las autovías y las vías multicarril. Aunque el proyecto diseñado por el Gobierno abre la puerta a que estos cobros se trasladen luego a todas las carreteras, también las convencionales) siempre que sus titulares lo aceptasen.

¿CUÁNTO HABRÍA QUE ABONAR?

Hay varias alternativas en la mesa, al margen de que se tendrían que fijar aquellos usuarios que estarían exentos. En su momento, el Ministerio de Transportes deslizó una propuesta de 1 céntimo por kilómetro. La Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras (ACEX) habló de cuatro céntimos y Seopan, la patronal de las concesionarias de autopistas sugirió un precio de nueve céntimos por kilómetro. Esto supondría que un viaje de ida y vuelta entre Madrid y Valencia costaría siete, 28 y 56 euros, respectivamente. Y entre Madrid y Barcelona, casi 13, 50 y 117 euros, en cada caso.

¿CÓMO SE PAGARÍA?

Se barajan dos opciones y ninguna al estilo de los pórticos actuales de las autopistas de peajeLa más sencilla es a través de la llamada viñeta, con validez semanal, mensual o anual y que puede ser una pegatina que colocar a la vista en el coche; o adquirirla de forma electrónica, vinculada a la matrícula del coche. Luego, basta con unas cámaras que lean esas matrículas para denunciar al vehículo que no esté al corriente del pago.

En el futuro, el sistema será electrónico, con una red de cámaras que registren el recorrido total que hace el coche, de forma que pague en función de los kilómetros realmente recorridos, no una tarifa plana. Este sistema es más justo, pero por cuestiones legales, ni la caja negra, ni los sistemas e-call que avisan de una emergencia y que suponen tener localizado el coche, se podrán usar con estos fines. El primero ya es obligatorio en todos los vehículos de nueva matriculación; el segundo desde julio de 2024.

¿HAY OTROS PAÍSES QUE HAYAN HECHO LO MISMO?

El caso más evidente es el de la vecina Portugal, como habrá comprobado cualquiera que haya viajado al país vecino. Desde hace años, no solo hay que pagar por las autopistas de siempre, también por gran parte de las autovías. Y en Suiza y Eslovaquia, los vehículos extranjeros tienen que abonar una cantidad para poder usar sus carreteras.

Fuente: elmundo.es (14/7/23) pixabay.com

Sobre Tarraco 4361 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona