Así se gestiona el patrimonio de un deportista de elite

Cerca de 650 clientes deportistas profesionales de hasta 15 modalidades distintas y más de 1.000 millones de euros de saldo bajo gestión. Son las grandes cifras que maneja la banca privada al hablar de deportistas de élite. En este caso son las de CaixaBank, pionera en este negocio y conocida como la entidad de los clubes de fútbol en España por su alto nivel de patrocinios en una batería de alianzas comerciales que le dan también liderazgo cuando se trata de las finanzas de los protagonistas del deporte. Futbolistas, baloncestistas, tenistas, golfistas, nadadores o corredores figuran en su nómina con patrimonios superiores al medio millón de euros. Si se tiene en cuenta solo a la Primera en LaLiga, prácticamente 1 de cada 3 jugadores son sus clientes. Es cantidad y longevidad, pues el 31% de su clientela son deportistas retirados.

“Intentamos evitar eso que dicen los análisis que todos conocemos y que hablan de que el 80% de los deportistas al nivel de ligas como la NFL se arruinan, los propios clubes lo piden”, explica Antonio Matilla, que lidera en CaixaBank el negocio de deportistas profesionales.

La entidad, que asegura que es la única con este equipo propio superespecializado en este segmento con cerca de medio centenar de profesionales, llegó a este sector de la mano de sus patrocinios, donde lleva 12 años y se ha convertido en socio de grandes equipos. “Es parte del servicio que damos”, relata el directivo, que ve un paso natural en la relación. “Somos banca privada integrada en red, los deportistas que abren la cuenta con nosotros tienen domiciliados sus ingresos y de forma natural muchos de ellos suben a banca privada, intentamos anticiparnos y trabajar con ellos desde muy jóvenes para ir formándoles y que tengan conciencia de ahorro e inversión”.

Jóvenes

El perfil del deportista es diferente al del cliente estándar, que responde al prototipo de empresario tradicional. Tiene una media de 35 años y empiezan muy jóvenes a ingresar bastante dinero, con ganancias que se concentran en un corto periodo de tiempo. Y se suelen retirar jóvenes, con lo que les queda una larga vida por delante. “La planificación es viva y la vamos modelando en tres etapas: el inicio de la carrera deportiva, la fase de madurez y la retirada”, relata el directivo. “Es tan importante estar desde el principio como acompañarles cuando dejan el deporte, el mayor éxito es que siga siendo cliente de banca privada a los 40, 50 o 60 años”.

La clave en este punto es valorar cómo de sostenible es el binomio entre ingresos y gastos y cómo adaptan su vida tras la retirada, pues “van quemando etapas desde muy pronto”. Así, con 35 años están generando ingresos a un nivel menor que en años previos, mientras que el inversor medio normalmente se empieza a preocupar por su planificación financiera con 40 o 45 años.

Sin apartar en absoluto al representante, para llegar al deportista la relación inicial suele ser con los padres. “Es muy complicado para los jóvenes entender qué es una tarjeta de débito, de crédito, los préstamos, a lo que se suma en el deporte que llevan una vida súper acelerada”, señala el directivo. Esto dificulta que los deportistas se impliquen desde el principio de sus carreras en la gestión financiera, algo que Matilla lamenta. “La formación inicial es escasa y es también complicado que unos padres de clase media puedan acostumbrarse a gestionar patrimonios millonarios de buenas a primeras. Nuestro objetivo es preservar el capital que vayan generando de cara a su retirada”.

Ahorro

Lo que no cambia es la necesidad de ahorro sistemático. “Los deportistas tienen la complicación de que ganan dinero en un periodo corto de tiempo, pero tienen a su favor el largo plazo y la magia del interés compuesto, si lo saben usar desde el principio y hacen trabajar su dinero se les van a quedar 40 o 50 años para que la bola de nieve cada vez se haga más grande”.

“Los deportistas de elite tienen a su favor la magia del interés compuesto”, apuntan en CaixaBank 

Y a la hora de invertir, “lo que más nos cuesta muchas veces es convencerles de que no pueden tomar decisiones muy impulsivas y unirse a personas que vienen a proponerles meganegocios… Algunos toman decisiones que no son las adecuadas por impulso, por gente que les rodea… Cada vez pasa menos, pero hay veces que suelen ser demasiado arriesgados, toman decisiones en contra de lo que te han contado a ti que querían hacer”.

Fondos y carteras gestionadas son los productos estrella. Además, “algunos cuentan con cierta formación y, en edades más avanzadas, también buscan algún producto alternativo ilíquido, alternativo, de private equity. En el banco les hacen ver la importancia de la diversificación correcta y “marcamos ciertos porcentajes máximos que no deberían pasarse a la hora de invertir  en estos temas”, concluye.
CaixaBank llega al negocio desde los patrocinios, pues en LaLiga está aliado con 15 equipos de Primera División y 16 de Segunda.

Fuente: expansion.com (12/5/23) pixabay.com

Sobre Tarraco 4360 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona