Cinco claves para entender los minijobs de interés social para desemplead​os

minijob_enteraMadrid ha dado un paso al frente. Será la primera comunidad en reclutar a parados que estén cobrando la prestación social para realizar «obras y servicios de interés general». La medida, reimpulsada por la reforma laboral, no ha estado exenta de polémica y críticas por parte de los sindicatos, aunque en España son más de 4.500 personas desempleadas las que cumplen ya tareas en beneficio de la comunidad. ¿Pero tiene también una lectura positiva esta figura laboral? Christopher Dottie, director general de Hays España, compañía que lidera el mercado internacional en la selección de personal especilizado, aclara al respecto las siguientes cuestiones.

1. Pros y contras

«El beneficio para el parado es que estará más preparado para trabajar. Es una oportunidad de actualizar sus capacidades, demostrar su «empleabilidad» y adquirir experiencia. Es frecuente que todo esto tenga más valor para la empresa que la propia formación. El riesgo aparece cuando la intención es dejar de trabajar para encontrar un trabajo más consolidado, o si se sostiene en el tiempo como una alternativa a un trabajo más estable en vez de una forma de reinserción».

2.Garantías

«Se debe controlar mucho la duración y el objetivo del trabajo: ¿qué es lo que se va a aprender o demostrar? Y es muy importante que los Servicios Públicos de Empleo sigan trabajando para encontrar otro tipo de ocupación laboral a estas personas».

3.Utilidad frente al mercado

«Por supuesto debería ser útil si está implementado de la forma correcta, porque la experiencia es altamente valorada hoy en día así como la actitud del trabajador también. Es una forma de generar confianza en posibles empleadores y también de ayudar con la propia orientación de la persona, para saber qué es lo que le gusta hacer y lo que no».

4.Alternativas

«Quitando la posibilidad de una reforma laboral más profunda o el crecimiento del PIB, las alternativas se centran mucho en la políticas activas de empleo. Está muy bien que se focalice en conseguir experiencia profesional y no sólo formación, pero necesitamos encontrar la forma de que el Ministerio encuentre trabajo a más de 1 de cada 100 parados. La colaboración entre el sector público, las empresas y el sector educativo ayudaría muchísimo, sobre todo de cara a la nueva Formación Profesional».

5.«Minijobs», ¿sí?

«El concepto es muy parecido a la idea de minijobs pero exclusivamente focalizado en trabajos de colaboración social. Esto ayuda al control de la calidad de los trabajos hechos en una primera fase, pero a la vez podría ser visto como un primer paso hasta una situación donde el parado estaría obligado hacer trabajos sociales para recibir la prestación de desempleo, un concepto muy diferente a los minijobs como forma de reinserción laboral. De cualquier forma, hasta que se considere la implementación de un sistema parecido para el sector privado, con la compatibilización del cobro del paro con la adquisición de experiencia laboral como factor diferenciado de la formación, el impacto será muy reducido por el volumen de personas involucrados. Quizás se están utilizando trabajos de colaboración social como una prueba piloto para medir si efectivamente ayuda a los desempleados conseguir trabajo o no».

Fuente: ABC.es (4/6/13)