Desaparece la antigüedad media para las empresas de transporte

El Ministerio de Fomento ha entregado a las organizaciones de transporte un Proyecto de modificación de la LOTT para eliminar la exigencia de mantener una antigüedad media de la flota al ampliar los vehículos o sustituir uno por otro.

Tras la eliminación del requisito de antigüedad inicial máxima del vehículo para acceder al sector por el Supremo, cualquier persona que cumpla el resto de los requisitos para acceder al transporte puede hacerlo, con un vehículo de cualquier antigüedad. Las organizaciones empresariales se han mostrado desde el principio contrarias a esta situación por la posible entrada sin control, más allá de los exámenes de competencia profesional, al sector de transporte, y por resultar incompatible con las políticas de descarbonización del transporte, entre otros motivos.

Pero, además, resulta que mientras que una empresa o autónomo puede acceder al sector con un vehículo de 15 o 20 años, por ejemplo, una empresa que esté ya operando en el transporte no puede ampliar flota con cualquier vehículo, si no que el criterio de antigüedad media de la flota se ha mantenido, lo que no deja de ser un sinsentido, ya que si una empresa en activo tiene tres camiones con una antigüedad media de 7 años, solo puede ampliar con un vehículo de menos de siete años; si quiere sustituir un vehículo por otro, el que se incorpora tiene que ser más moderno que la antigüedad media de la flota o, en todo caso, más moderno que el vehículo al que sustituye.

Por eso, a petición de las organizaciones empresariales, el Ministerio de Transportes ha preparado un proyecto de modificación de la LOTT para eliminar el requisito de mantener una antigüedad media de la flota tanto para aumentar flota como para sustituir un vehículo por otro.

Además el requisito de no superar la flota media al ampliar vehículos, era fácilmente superable. Basta con renunciar a las tarjetas de transporte que tiene la empresa (que son las que perjudican la ampliación a nuevos vehículos más antiguos que superan la flota media), y volver a solicitar todas de golpe (las que ya teníamos y las que deseamos ampliar), ya que cuando no tienes tarjetas de transportes, y tramitas el alta de todas las que necesitas al mismo tiempo, el sistema te concede la totalidad de autorizaciones sin importar la antigüedad que tengan los vehículos.

Antes de la reforma de finales de 2020, aquellos transportistas que querían aumentar la flota y no cumplían con la flota media, sólo tenían como opciones:

*cambiar el vehículo más antiguo por otro más nuevo que entrara en la media

*comprar un vehículo con su correspondiente tarjeta en el mercado

Con esto, el Ministerio soluciona una parte del problema, pero no el meollo del mismo que no es otro que permitir el acceso al sector con un vehículo de cualquier antigüedad. A juicio de FENADISMER el Ministerio de Transporte puede establecer otros requisitos de acceso al sector en relación con los vehículos, como, por ejemplo, que cumplan con la normativa de emisiones Euro VI.

Moneda de cambio

En Tarracogest entendemos que las novedades introducidas en la reforma de la ROTT de finales de 2020 para facilitar la entrada al mercado de nuevos transportistas, tales como la eliminación del título de capacitación nacional (gestor de transportes) para los vehículos ligeros, la supresión de la antigüedad para las primeras altas de tarjetas de transportes (pesadas y/o ligeras) y la no exigencia del número mínimo de vehículos pesados de menos de 5 meses, han sido moneda de cambio para endurecer el acceso al título de gestor de transportes (ahora se exige sólo a vehículos pesados públicos con tarjeta MDP, y a operadores de transportes con tarjeta OT, tanto para la inscripción (ahora sin estudios de Bachillerato o FP no te puedes presentar al examen) como para aprobar el examen (quieren endurecerlo con más preguntas y casos prácticos)

Fuente: Fennadismerencarratera.es (24/6/21) Elaboración propia Pixabay.com