Donde el trabajo te lleve

La situación del mercado laboral ha creado oportunidades para trabajadores muy especializados y en algunos casos con perfiles muy novedosos

 

En la calle predomina la sensación de que en este momento encontrar empleo es casi tan difícil como hallar petróleo en el fondo del mar. Así que ya muchos se han hecho a la idea de que tendrán que buscarlo en el exterior. De acuerdo con una encuesta de Adecco Professional, el 64% está dispuesto a emigrar a otro país si se le presenta una oportunidad laboral.

Si bien esta impresión no está alejada de la realidad (con cinco millones de parados, el país tiene la tasa de desocupación más alta de la UE), hay empresas nacionales que no han dejado de contratar personal y hay determinados perfiles para los que el mercado local no se ha cerrado del todo e incluso está más abierto que nunca.

«Ahora mismo, en general, encontrar trabajo es el doble de difícil que antes de la crisis», admite Marisol González, portavoz de Infojobs. «La competencia por cada puesto ha aumentado considerablemente. Si en 2008 por cada vacante se inscribían 28 candidatos, en 2011 esta ratio se incrementó hasta 59», precisa. Aun así, destaca que existen categorías en las que la competencia apenas ha subido, como informática y telecomunicaciones, comercial y ventas, y diseño y artes gráficas. Es más, ciertos perfiles han visto multiplicarse su demanda. Es el caso del programador de aplicaciones, el community manager y los expertos en eficiencia energética.

La razón por la que unos pocos perfiles resisten mejor que otros es una consecuencia de la transformación que se está produciendo en el mercado laboral. En los últimos cuatro años, la caída del consumo interno ha obligado a las compañías a reducir la plantilla. Pero al mismo tiempo las ha forzado a aumentar sus exportaciones, a producir de un modo más eficiente o a aprovechar el auge de Internet para llegar de una manera más efectiva al cliente.

Como consecuencia de todos estos procesos, el mercado ha prescindido de los puestos menos cualificados y ha creado oportunidades para otros más sofisticados y en algunos casos completamente novedosos. «Estamos viviendo un cambio de tendencia. Profesiones concretas, sobre todo las vinculadas a las TIC, son cada vez más demandadas y requieren de mayor especialización», comenta González.

Por eso, antes que identificar yacimientos de empleo por actividades económicas, los expertos prefieren hacerlo por perfiles. «En todos los sectores hay empresas que están apostando por la innovación, la internacionalización y la eficiencia. Cualquier técnico o profesional que tenga algo que aportar en ese sentido tiene, en este momento, mayores posibilidades de conseguir trabajo que otro que no tenga un plus que ofrecer», explica César Castel, director de operaciones de Adecco Professional.

Pero si de lo que se trata es de hablar de sectores, Annie Medina, directora del campus de Madrid de ESCP Europe, destaca aquellos que utilizan las nuevas tecnologías para hacer la vida más fácil al consumidor: servicios de asistencia a mayores, plataformas online de venta de productos o servicios digitales que agilicen la comunicación. «Tampoco podemos olvidar el turismo, una industria que el pasado año creció un 8%. Eso sí, siempre apostando por un concepto más allá del sol y playa, y más enfocado a experiencias».

Técnicos para reforzar el canal ‘online’

La facturación del comercio electrónico en España alcanzó el año pasado el récord de 9.000 millones de euros. De ahí que las empresas necesiten contar con toda clase de profesionales que sepan potenciar y dar soporte a sus canales de venta online: informáticos capaces de crear páginas web accesibles y fiables a la hora de hacer pedidos, community managers que se encarguen de que la marca esté siempre presente en las redes sociales y desarrolladores de aplicaciones para móviles, tan en boga ahora mismo.

Según un estudio elaborado por The App Date en colaboración con Samsung, el 84% de las firmas dedicadas al diseño y creación de herramientas para smartphones y tabletas ha contratado personal en los últimos siete meses y el 86% prevé hacerlo el próximo año. Según Infojobs, el 36,9% de estas vacantes exige al menos un año de experiencia en el sector y conocimientos de programación para móviles (iOS y Android), así como dominio de JavaScript, CSS, HTML5 y Java.

«El comercio electrónico en España está en auge y eso hace que se generen nuevas compañías que a su vez contratan empleados para poder crecer», comenta Diego Ballesteros, uno de los fundadores del portal de comida a domicilio SinDelantal.com. El mismo portal es un ejemplo de ello. Su equipo pasará este año de 25 a 30 personas y el año siguiente podría superar las 40.

Profesionales para atacar el frente externo

Las empresas están tratando de compensar la contracción del mercado interno con el aumento de sus ingresos en el exterior. Es el caso de Cepsa, por ejemplo. La petrolera española está jubilando a trabajadores poco cualificados en España al tiempo que recluta ingenieros de minas, industriales, químicos, geólogos y geofísicos para sus filiales en China, Argelia y Colombia. «El consumo de combustible en España se ha reducido, pero en otros mercados, como América Latina y Asia, continúa creciendo, por lo que estamos fortaleciendo nuestras operaciones internacionales», apunta Carlos Morán, director de recursos humanos de Cepsa.

La petrolera, que tiene una plantilla de 8.000 trabajadores, podría incorporar este año unas 150 personas para el área de exploración y producción, que debido al alza del petróleo es ahora mismo el negocio más rentable. «Necesitamos personal muy especializado y que tenga un buen nivel de inglés, algo que nos cuesta mucho encontrar», advierte.

Al respecto, Miguel Carmelo, presidente de la Universidad Europea de Madrid, destaca la importancia de que los centros de educación superior pongan a disposición de sus estudiantes programas formativos o de prácticas en el extranjero que les permitan aprender un segundo idioma y conocer la cultura y métodos de trabajo en otros países.

En el sector de infraestructuras, las grandes constructoras están ofertando puestos para trabajar en Oriente Próximo. Y no solo para personal cualificado. «También están reclutando obreros con experiencia, con la ventaja de que, al tratarse de multinacionales españolas, el conocimiento del inglés no se hace necesario, ya que por lo general el capataz es español», señala Castel, experto de Adecco.

Pero no solo hacen falta ingenieros para abordar el mercado internacional. Un agente comercial que esté

Sectores que no han dejado de crecer

También hay yacimientos de empleo en empresas que, precisamente por estar concentradas en el mercado exterior, apenas se han visto afectadas por la crisis. Es el caso del grupo pesquero Calvo, que realiza el 77% de sus ventas en países como Italia, Brasil y Costa Rica. «El sector conservero está bien porque las ventas de atún no han sufrido como las de coches u ordenadores», asegura Quique Orge, director general del grupo. La empresa gallega está contratando personal, principalmente femenino, para enlatado, empaquetado, limpieza, mantenimiento y laboratorio.

El mismo fenómeno se aplica a Airbus, cuya filial española emplea a unos 7.800 trabajadores. El año pasado contrató un 6,5% más y este año será un 4%. «Trabajamos en una industria de largo ciclo y el 80% de nuestro negocio se realiza fuera de Europa. Por tanto, estas contrataciones responden al fuerte crecimiento de nuestras actividades», indica Mariano Alonso, director de recursos humanos de Airbus en España.

El fabricante ofrece trabajo a nivel mundial para ingenieros de diseño de estructura, de sistemas (avionics), arquitectos de aeronaves y calidad, estructura de montaje o instalación eléctrica, entre otros.

Alemania, la mejor opción para los que emigran

A los profesionales decididos a emigrar, el país que ofrece mayores oportunidades en este momento es Alemania. «A pesar de la crisis, es una economía que sigue creciendo, que tiene una industria que exporta productos de alta tecnología, pero que ha comenzado a tener problemas de relevo generacional por el envejecimiento de su población. Así que en los últimos dos años han visto en España una alternativa», explica Castel.

La dificultad para encontrar jóvenes cualificados se ha agudizado tanto que si hace dos años se mostraban inflexibles en temas como el conocimiento del alemán, ahora se conforman con que el candidato hable bien el inglés.

Otros destinos interesantes son Francia, que está solicitando médicos y científicos, y Oriente Próximo, región en la que están invirtiendo muchas constructoras, cadenas hoteleras y tiendas de ropa españolas. En Sudamérica destaca Brasil, que estudia flexibilizar sus leyes migratorias para atraer hasta 10 veces más profesionales extranjeros y estimular su crecimiento económico. El país necesita empleados preparados para trabajar en una serie de empresas, desde obras de construcción y plataformas petroleras hasta centros tecnológicos. Google, por ejemplo, tiene actualmente 39 posiciones abiertas en el país.

Sea cual sea el destino elegido, Castel recomienda informarse bien y, si es posible, contratar los servicios de una consultora. «Es mejor ir de la mano de un experto que aventurarse con la mochila a ver qué se encuentra».

Fuente: Cincodias.com (15/09/12)