EEUU prueba con éxito en el Pérsico el primer láser de combate de la historia

La era de los cañones navales llega a su fin. Después de varias semanas patrullando en el Golfo Pérsico, una de las zonas más relevantes para el juego geopolítico mundial, el USS Ponce ha derribado por primera vez a un drone y ha hecho estallar una barca que se aproximaba hacia su costado. Y todo ello sin obuses y con la única ayuda de un láser.

Laser weapon

Los objetivos no llevaban sin embargo la bandera de enemigos de la primera potencia, como Irán o el Estado Islámico, sino que se trataba de señuelos fletados por la propia Armada estadounidense para probar la efectividad de este arma que, por el momento, opera sólo a 30 kW de potencia. Estados Unidos despliega en el pérsico el primer láser naval.

Los ensayos demuestran que el sistema, que consume unos pocos centavos de dólar de energía eléctrica en cada disparo, cumple la función para la que fue diseñado, y que es capaz de disparar mientras el barco se bambolea al ritmo de las olas, un punto crucial teniendo en cuenta que la luz de láser sólo es destructiva si ilumina durante el tiempo suficiente su objetivo.

También resiste sin problemas las condiciones de un teatro de operaciones con temperaturas extremas, y cumple los requerimientos de mantenimiento asociados a la operación continua en agua salada.

En un vídeo hecho público por el ejército de Estados Unidos se puede comprobar cómo el láser, cuyo desarrollo ha costado unos 50 millones de dólares, está listo no sólo para pasar al siguiente nivel de pruebas (que elevarán la potencia a 50 kW y 100 kW, en fases sucesivas), sino también para disparar con certeza a naves y aeronaves de pequeño tamaño.

La precisión es tan grande que, en varias de las pruebas mostradas, la luz es capaz de destruir únicamente una parte de los objetos a bordo de una pequeña lancha, dejando intacto el resto de la embarcación.

Su éxito, y el bajo coste de implantación y operación, hacen prever que este tipo de láseres sean parte de la dotación habitual de cada vez más navíos de Estados Unidos en los próximos años.

Fuente: Eleconomista.es (10/12/14)