El abogado que humilló a Montoro: «Solo he sido el chivato de las tropelías de Hacienda»

Sorprende el aplomo del abogado Alejandro del Campo. No hace dos días que ha conseguido una victoria judicial histórica contra Hacienda, pero lo primero que hace es quitarse mérito ante este periódico: «El pleito lo ha llevado la Comisión Europea contra España, yo solo les animé a hacerlo«, explica. «Después, si acaso, he sido el chivato que ha ido contándole a la Comisión Europea las tropelías que estaba cometiendo España con el modelo 720».

El pasado jueves, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) tumbó definitivamente el modelo 720, una herramienta que concibió el exministro Montoro en octubre de 2012 como palo a la zanahoria de la amnistía fiscal y que obligaba a todos los españoles y residentes en España a declarar los bienes que tuvieran en el extranjero superiores a 50.000 euros. Pero, lo que se concibió para asustar a los grandes elusores fiscales, terminó por aterrorizar a los jubilados alemanes de las zonas costeras.

«El Gobierno aprobó la amnistía fiscal en marzo de 2012, pero vio que nadie se acogía y en octubre aprobó por Real Decreto el 720, que es como dotarse de un arma de destrucción masiva«, dice Del Campo. «Para colmo, solo dieron 6 meses para presentar el formulario, una inmensa mayoría de personas que tenían que declararlo ni se enteraron». Para el 30 de marzo de 2013, último día para presentar el 270, solo lo habían hecho 131.000 contribuyentes de los 2,6 millones llamados a hacerlo.

A los pocos meses, los que no habían presentado a tiempo el 720 empezaron a recibir multas de mínimo 1.500 euros. «Llegaban a mi despacho parejas de jubilados sorprendidos porque Hacienda les quería cobrar 3.000 euros. No entendían nada», recuerda Del Campo. Y no han dejado de llegar a su bufete en Mallorca en los últimos ocho años, donde Del Campo ha ejercido, además de abogado y asesor fiscal, como psicólogo: «Me viene gente con miedo, con ataques de ansiedad, cuando ven la multa a la que se enfrentan. Yo a menudo les decía que no se preocupasen, porque al final la norma sería anulada».

«En ese momento supe que quería dedicarme a meterle goles a Hacienda»

Lo diabólico del 720 radica en su régimen sancionador: en caso de no presentar los datos en plazo, Hacienda impone tres multas: la del retraso (mínimo 1.500 euros), un posible 43% de gravamen por incremento patrimonial y una multa del 150% por ese incremento. Para poner cifras, estos son algunos casos reales que lleva el bufete de Del Campo:

 Javier J., español, declaró fuera de plazo que tenía 340.000 euros en Suiza, totalmente prescritos. Hacienda le exigió 442.000 euros.

– Marco S., italiano, declaró fuera de plazo que tenía 52.000 euros en Italia, fruto de una herencia. Hacienda le exigió 52.000 euros.

– Yulia J., ecuatoriana, declaró fuera de plazo poseer la tercera parte de un piso heredado en Quito, valorado en 52.000 euros. Hacienda le exigió 50.000 euros.

– Lauren B., belga, declaró fuera de plazo tener 780.000 euros invertidos en valores en su país. Hacienda solo le impuso la multa por el retraso, pero ascendió a 710.000 euros.

«Era obvio que era una salvajada. Muchos contribuyentes se enfrentaban a las tres multas del fisco a la vez, y para colmo se declaró a los bienes en el extranjero imprescriptibles, da igual que tuvieras una casa hace 50 años. Es increíble lo que hizo Montoro. En España solo hay tres delitos que nunca prescriben: el genocidio, el terrorismo y el modelo 720″, dice el abogado.

Del Campo, ayudado por el fiscalista Esaú Alarcón, elevó el asunto a Europa. Primero a la Comisión y después al Parlamento. Les dijeron, a grandes rasgos, que era demasiado pronto y que no podían hacer nada hasta que España empezase a empitonar a los contribuyentes. Eso sucedió en 2015: «Hacienda primero bombardeó a cientos de miles de contribuyentes con las multas de 1.500 euros y luego escogió a 7.000 para ejecutarlos con una inspección«, afirma Del Campo.

Desde entonces han pasado ocho años en los que Del Campo ha ido aportando a la Comisión Europea casos y claves para su pleito contra el estado español. Las sucesivas instancias comunitarias por las que ha pasado el modelo 720 hasta llegar al TJUE iban dando la razón al abogado, pero no se esperaba una sentencia tan demoledora: «Luxemburgo anula todas las sanciones del modelo 720, lo que es una forma de desarticularlo por completo. La sentencia va incluso más allá del dictamen del abogado general, que se suele seguir un 80% de las ocasiones. Sin duda es una humillación para Montoro«.

Un fiscalista inspirado

Difícilmente se imaginaría Del Campo, de 55 años, doblarle la muñeca al Estado cuando jugaba en las callejuelas de su aldea natal, El Robledo, en Ciudad Real. Su familia se mudó en los sesenta a Mallorca, al calor del ‘boom’ turístico, y allí se quedaron. El joven abogado se convirtió en fiscalista en dos pasos: el primero, en la mili, donde fue el asesor económico del coronel, al más puro estilo de ‘Cadena perpetua’, y después, por pura inspiración: «En el máster me dio clase José María Cervelló, sin duda el profesor más brillante que he conocido en mi vida. Recuerdo que un día dibujó un campo de fútbol en la pizarra y nos dijo: ‘Hoy vamos a ver cómo colarle goles a Hacienda’. Durante una hora encontró decenas de formas de meterle goles al fisco sin que legalmente se le pudiera reprochar nada. Aquello me fascinó, en ese momento supe que quería dedicarme a meterle goles a Hacienda», dice Del Campo.

Se estima que un 99% de los contribuyentes por el modelo 720 ganarán en juicio a Hacienda

El abogado es hoy el fiscalista de cabecera de los extranjeros en España. Tiene abiertos cientos de casos del modelo 720 y sabe que aún vendrán más. Tiene buenas noticias para ellos: «Los contribuyentes que están pleiteando por su dinero con Hacienda han de saber que van a ganar sus casos. Y para los demás, aquellos que pagaron por miedo a la multa y, por tanto, han agotado los trámites administrativos, nos queda la vía de la Responsabilidad Patrimonial del Estado, que es un mecanismo concebido para indemnizar a los ciudadanos que ha perjudicado alguna ley».

Aunque Del Campo se reconoce «superorgulloso» por la sentencia, indica que es un trabajo que iba en el cargo: «Decía Colbert que el arte de los impuestos consiste en desplumar a un ganso haciendo el menor ruido posible. Pues eso he hecho yo: ¡generar mucho ruido porque nos estaban desplumando a los guiris!«, dice el abogado.

Una avalancha de dinero en devoluciones

Aunque la sentencia del TJUE ha sido muy bien recibida en general en todos los sectores, Juan Arrieta, catedrático de Derecho Financiero y Tributario en la Universidad Autónoma de Madrid, aclara que el hecho de que se hayan tumbado las sanciones, no quiere decir que no vaya a haber más. Arrieta considera que esta decisión judicial lo que pretende es que las multas no sean tan abusivas, no tanto impugnar la norma.

No obstante, el Gobierno ya ha empezado a moverse. Al poco de conocerse la noticia, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anunció que antes de abril se iba a reformar esta parte del reglamento. Aunque se sabía desde hace ocho años que el 720 había que reformarlo, ningún Gobierno quiso abordar la rebaja de las sanciones por su coste político, ya que podrían ser acusados de aprobar otra amnistía fiscal encubierta. «Por desgracia, la inacción de Hacienda es un comportamiento bastante habitual en la Administración», lamenta Arrieta.

El catedrático encuentra paralelismos entre este caso y la plusvalía municipal. Un impuesto que en clave nacional, «presentaba un problema de interpretación con la Constitución» y por eso el TC acabó tumbándolo. «En este caso las elevadas sanciones del 720 chocaban con los ‘principios’ de la Unión Europea». Además de las multas, también se va a modificar el régimen de imprescriptibilidad; «Lo que decía la norma es que la administración podía sancionarte por hechos que podías haber cometido en cualquier momento de tu vida. Cuando lo normal es que en materia fiscal en cuatro años prescriban», sentencia.

En la misma línea que el catedrático, Almudena Medina, abogada especialista en tributación internacional de Ceca Magán, cree que este hecho es especialmente sangrante: «No hay nada que sea imprescriptible. En una cuestión de este calibre es muy chocante». La letrada pone el acento en la incapacidad que tiene el contribuyente para demostrar, ante la Administración, que se ha podido equivocar al cumplimentar un escrito tan complejo.

«Hacienda tuvo que subir vídeos a YouTube para explicar cómo se rellenaba el 720»

Es tan enrevesado, que tal y como señala Rafael Ruiz, socio director de Castellana Consultores y profesor en el CEF, la propia Agencia Tributaria ha añadido en su página web un fichero con más de 80 preguntas frecuentes para explicar cómo había que rellenar el modelo 720. «Esto se hizo deprisa y corriendo. Es tan enmarañado que la propia AEAT tuvo que subir vídeos a YouTube explicando cómo rellenar este modelo, algo que nunca ha pasado con un formulario».

Ruiz augura una avalancha de solicitudes de devoluciones y piensa que, si el Ministerio de Hacienda tiene sensatez, debería aceptar las devoluciones de ingresos indebidos. De otra forma, plantea que tras la sentencia del TJUE, el 99% de los casos, lo va gana el contribuyente por la vía judicial. «Sería de agradecer que la AEAT actuara con sensatez y dejara de marear la perdiz, que no es otra cosa que incrementar los costes públicos de un procedimiento final que va a acabar ganando el contribuyente».

Crítica más allá del 720, la Agencia Tributaria suele jugar con el desgaste emocional y económico que supone ir contra Hacienda. «El gran problema que tenemos es el abuso del principio de legalidad de los actos de la Administración«, sentencia el experto.

Fuente: elconfidencial.com (30/1/22) pixabay.com

Sobre Tarraco 4383 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona