El agua cala todo el sector productivo

¿Puede haber un valor más seguro que una sustancia que todos necesitamos consumir constantemente (so pena de muerte) desde que nacemos hasta que morimos? «Se puede sustituir el carbón por gas natural, el trigo por avena y el aceite de maíz por aceite de soja, pero no se puede sustituir el agua». Nektarios Kessidis, portfolio manager de DWS Global Water, resume con claridad cristalina el carácter esencialmente ganador del agua en el ámbito de la inversión.

El contexto histórico, además, revela una oportunidad más concreta. Kessidis expone puntos específicos como «el aumento de la población -la ONU calcula que en 2050 vivirán en el planeta 9.200 millones de personas- y la urbanización, el cambio climático; la enorme demanda de inversión en infraestructuras hídricas en los países en desarrollo, pero también en los desarrollados; una regulación más estricta de la calidad del agua, que tiene en cuenta las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas; así como un cambio en los perfiles nutricionales debido a la creciente afluencia de las economías emergentes, con una mayor demanda de agua per cápita».

Todo ello convoca unas cantidades ingentes de dinero… que no hacen más que crecer. En su balance de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Agua, Elena Tedesco, gestora de cartera de Vontobel, destaca, «desde el punto de vista de un inversor, el compromiso de más de 1.700 empresas de invertir en oportunidades relacionadas con el agua por valor de 436.000 millones de dólares. Un tercio de ellas se están materializando en la actualidad, el 40% se harán realidad en los próximos uno a tres años, y el resto tardarán más de tres años».

Este compromiso, unido a la creación del Private Water Action Pathway, destinado a definir acciones concretas para que las instituciones financieras orienten la inversión privada hacia una mayor seguridad hídrica en todo el mundo, «ofrecerán a los inversores oportunidades adicionales para ayudar a mejorar la seguridad hídrica en todos los países», asegura Tedesco, que no obstante matiza que aún «se necesita más claridad» en las estrategias al respecto.

Kessidis, por su parte, explora otro recodo de la tendencia: según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, «se necesitarán unos 960.000 millones de dólares de inversión de capital para ampliar y mejorar el riego entre 2005/07 y 2050 en 93 países en desarrollo. Para mejorar la eficiencia y reducir las pérdidas de agua se necesitan inversiones tanto en nuevas infraestructuras como en el mantenimiento de los activos existentes».

fondos temáticos. Un buen ejemplo para ilustrar la diversidad de las oportunidades que manan de un sector más que interesante. Para acceder a semejante caudal, el equipo de análisis de Schroders considera «óptimo el enfoque de inversión activo, global y sin restricciones que ofrecen los fondos temáticos especializados», y ofrece SustainEx, «una innovadora herramienta que mide el coste que las empresas afrontarían si todos sus efectos negativos tuvieran un precio o en qué medida aumentaría su rentabilidad si sus beneficios medioambientales y sociales tuvieran una recompensa económica». En este sentido, Kessidis destaca el DWS Global Water, «un fondo orientado a soluciones, que busca invertir en tecnologías para superar la escasez y no para beneficiarse de la escasez», y que lo hace «globalmente a lo largo de toda la cadena de valor del agua: suministro de agua, infraestructuras del agua, tecnología del agua, gestión de recursos hídricos y sostenibilidad del agua».

Respecto a compañías concretas, Tedesco cree que pueden ofrecer oportunidades de inversión a largo plazo aquellas que «operan en ámbitos como la eficiencia en el uso del agua, la desalinización (idealmente alimentada con energía verde y con un tratamiento sostenible de la salmuera residual), el tratamiento de aguas residuales, la descontaminación y la protección de los ecosistemas».

Por su parte, Sara Norris, head of ESG y equities de abrdn, sostiene que «las empresas cuyos productos y servicios mejoren el acceso al agua potable y al saneamiento, y mejoren la eficiencia de las infraestructuras existentes están aprovechando importantes oportunidades de ingresos». Además, reconoce «oportunidades en aquellas compañías que lideran el sector del agua minimizando su uso o reutilizándola en la medida de lo posible, lo que también reduciría los costes».

Para Norris, Tetra Tech es un ejemplo de empresa que mejora el uso del agua. «Consultora líder en gestión de recursos especializada en servicios relacionados con el agua, ayuda a sus clientes en toda una serie de proyectos relacionados con este elemento, desde la reutilización en Mongolia hasta la gestión de su pérdida en Jordania y la reposición y reutilización de aguas subterráneas en California». Tetra Tech «apoya 70.000 proyectos en 100 países en torno a la reutilización y conservación del agua, con cuestiones como prevención de inundaciones, gestión de aguas pluviales, tratamiento de aguas residuales y gestión del suministro. Además, siempre que es posible, busca soluciones naturales, como la creación de un «rompeolas viviente» para estabilizar la línea costera de la marisma y apoyar la biodiversidad en Alabama o la infraestructura verde de aguas pluviales para transformar la forma en que éstas son tratadas en Carolina del Norte».

Otra compañía interesante para abrdn es la holandesa DSM, «especializada en productos nutricionales y para la salud, como complementos alimenticios e ingredientes que contienen alternativas vegetales al pescado. Ofrecen aromatizantes de pescado veganos, así como alternativas al omega-3 de algas y aceite natural de algas para piensos de peces. Una sola tonelada de su aceite de algas naturales Veramaris evita la captura de 60 toneladas de peces salvajes para producir piensos para salmones, protegiendo así la biodiversidad marina de nuestros océanos».

Inversión relacionada

Otra veta interesante la ofrecen las empresas cuya actividad principal no está relacionada con el agua, pero aún pueden mejorar su gestión y consumo. Norris lo ilustra con el caso de Azure Power, «una importante compañía de energía solar de la India que construye y explota algunos de los mayores proyectos de energía solar del país». La India sufre escasez de agua y los paneles solares, que atraen la suciedad y el polvo, requieren un lavado regular para funcionar eficazmente, por lo que «Azure ha introducido cepillos robotizados para paneles solares con el fin de reducir al mínimo el consumo de agua y reciclar el 50% del agua subterránea que utiliza. Sus directivos aspiran a la neutralidad hídrica neta este año».

Quizá esa implicación en la tendencia de empresas no relacionadas directamente con el agua sea la que más amplíe, horizontalmente, el panorama inversor. En un comentario sobre la conferencia de la ONU sobre el Agua, Murray Birt, Senior Research Analyst ESG para DWS, recuerda que, «de las aproximadamente 2.800 empresas del índice MSCI All Country World Index (ACWI), unas 700 han facilitado información sobre el agua». El líquido elemento, portador de vida, se cuela cada vez por más rendijas».

Fuente: elmundo.es (5/4/23) pixabay.com

Sobre Tarraco 4382 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona