El club de golf del millón de dólares

Los clubes de golf de lujo del sur de Florida han empezado a cobrar cuotas de afiliación de seis y siete cifras, ya que la afluencia de estadounidenses ricos generada tras la pandemia ha impulsado la demanda de plazas a niveles nunca vistos hasta ahora.

Los principales clubes de la zona de Miami han duplicado o triplicado sus cuotas de socio desde 2020. El Covid provocó que una avalancha de neoyorquinos y californianos adinerados se mudasen a Florida, buscando librarse de los duros confinamientos y del impuesto sobre la renta, así como un clima invernal más cálido.

La desbordante demanda de plazas ha provocado que los clubes más exclusivos tengan listas de espera de años. Para aprovechar la demanda, están entrando en el mercado nuevos clubes de alta categoría que ofrecen instalaciones de lujo dirigidas a los aficionados adinerados.

Witkoff, una promotora inmobiliaria con sede en Nueva York, anunció este miércoles sus planes para construir Dutchman’s Pipe, el primer club nuevo de la zona de Palm Beach en 25 años. Las cuotas de entrada al club privado, al que sólo se podrá acceder por invitación y que abrirá sus puertas este otoño en el emplazamiento del antiguo Banyan Cay, oscilarán entre los 300.000 y los 350.000 dólares (280.000 y 326.000 euros).

Se trata del segundo nuevo club del grupo en la zona. El coste de afiliación al club Shell Bay de Witkoff y PPG Development, al que sólo se puede acceder por invitación y que abrió sus puertas al norte de Miami Beach a finales del año pasado, es de 1,35 millones de dólares.

Precios disparados

La demanda ha hecho subir los precios. Según documentos del pasado otoño, la incorporación al exclusivo La Gorce Country Club de Miami Beach cuesta 700.000 dólares, frente a unos 200.000 dólares antes de la pandemia. El histórico club no acepta nuevas solicitudes de ingreso y personas conocedoras de la lista de espera afirman que llega a los cinco años.

El interés por el golf aumentó en muchos lugares durante la pandemia, ya que el trabajo desde casa elevó la demanda de ocio al aire libre, los ahorros de los hogares y el tiempo libre disponible. Aunque las cuotas de afiliación a los clubes se han duplicado en todo EEUU en la última década, casi la mitad de ese crecimiento se ha producido desde 2020, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

A finales de 2019, una cuarta parte de los clubes de golf y de campo de EEUU tenían listas de espera, según la firma de investigación Club Benchmarking. Hoy, casi la mitad las tienen.

Ningún lugar ha registrado una demanda tan intensa como el sureste de Florida. El coste de entrada en los clubes del sur de Florida multiplica por más de cuatro la tasa nacional, con un incremento del coste medio de 120.000 dólares en 2019 a 200.000 dólares en 2023, explica Club Benchmarking.

The Breakers, un club elitista de Palm Beach, cobra 550.000 dólares a los nuevos miembros, mientras que fuentes familiarizadas con el club afirman que antes de la pandemia el precio estaba más cerca de los 300.000 dólares. Emerald Dunes cuesta 700.000 dólares, frente a los 300.000 dólares de antes de la pandemia, y sus socios afirman que tiene una lista de espera de 100 personas.

Los clubes de golf elitistas son famosos por ser reservados sobre sus procesos y tarifas de entrada, lo que dificulta incluso a los socios realizar un seguimiento de la inflación de los precios. Indian Creek Country Club, el club de golf privado ubicado en la isla de Miami conocida como el búnker de los multimillonarios, exige que los aspirantes a entrar contacten directamente con los miembros existentes para conocer el coste y cómo conseguir una codiciada invitación.

Precios ocultos

Indian Creek cobra a los nuevos miembros 500.000 dólares, más del doble del nivel previo a la pandemia, y está considerando volver a subir el precio, según personas familiarizadas con sus tarifas.

La falta de información pública sobre los clubes forma parte de su márketing. Todo es parte del aura. El secretismo implica que el aumento de las tarifas permanece oculto, y en 2022, el año en que la inflación estadounidense subió al 9,1%, Patrick Harker, presidente del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, dijo que el fuerte aumento del coste de los clubes de golf podría verse como un colaborador silencioso.

Fuente: expansion.com (12/4/24) pixabay.com

Sobre Tarraco 4396 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona