El conflicto en Turquía dispara el interés del turismo ruso en España

10581063-barcelona-espana--16-de-agosto-de-2011-playa-de-la-barceloneta-con-hotel-arts-y-torre-mapfre-en-seguEl visitante extranjero sigue siendo el gran sostén del turismo español. En los cuatro primeros meses de 2013 han visitado los principales destinos españoles 14,04 millones de turistas, lo que supone un 2,5% más que en el mismo periodo de 2012 y el nivel más elevado desde que se inició la crisis. De hecho, si se mantiene esa tendencia hasta final de año, España podría cerrar con una cifra cercana a los 57 millones de visitantes, la tercera mejor de la serie histórica.

Los tres grandes mercados emisores han contribuido a esa mejoría del turismo, pero Rusia y los países nórdicos se han convertido en los dos mercados de mayor crecimiento. En los cuatro primeros meses de 2013 han llegado casi 1,5 millones de visitantes nórdicos (un 12,3% más), convirtiéndose en el cuarto mercado emisor más importante, con un 10,5% del total. De Rusia han llegado 213.000 visitantes, un 24,8% más, y ese porcentaje puede incrementarse de forma significativa si las revueltas en Turquía, iniciadas por la construcción de una superficie comercial en el centro de Estambul, no remiten. Rusia es el segundo mercado emisor de turistas hacia Turquía, con más de 3,5 millones de visitantes, tan solo superado por Alemania.

Las primeras cancelaciones ya se han producido. Los medios oficiales de Turquía hablan de un 30% de anulaciones en el área de Estambul y que la cifra se seguirá incrementando si los disturbios no se calman y se siguen extendiendo a otras partes. Los turistas españoles que han consultado con Exteriores sobre la seguridad en la zona han recibido una recomendación sobre el peligro que entraña viajar ahora.

Extremar las precauciones

“La situación actual es tensa y es posible que se sigan produciendo enfrentamientos espontáneos en el centro de las principales ciudades del país. Existen limitaciones en el funcionamiento de los transportes públicos, principalmente en Estambul. Se recomienda a los visitantes y residentes que extremen las precauciones en sus desplazamientos por las ciudades, que eviten en todo momento las manifestaciones o aglomeraciones de gente y que atiendan las indicaciones de la policía”, según reza la contestación remitida por el Consulado de España en Estambul a un turista. En ese mismo tono se han expresado las delegaciones diplomáticas del resto de países que emiten visitantes hacia Turquía.

Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), confirma que ya ha tenido conocimiento de algunos movimientos por parte de touroperadores rusos que están sondeando la disponibilidad de slots (derechos de vuelo) y de cupos hoteleros (habitaciones disponibles) de forma preventiva. “Se están produciendo cancelaciones en el entorno de Estambul y en el segmento relacionado con circuitos. Por ahora, no han afectado al área de Antalya, la principal zona de playa”, apunta.

En el caso de que los incidentes no remitan se podría producir, al igual que sucedió en 2011 con Túnez y Marruecos, un trasvase de visitantes extranjeros, en especial rusos y alemanes, desde Turquía a España y un aumento del turista nacional que opte por no viajar a esa localización y se quede en un destino español.

Los principales beneficiados por esos dos fenómenos serían Cataluña (en 2012 recibió al 62% de los rusos), Baleares, la Comunidad Valenciana y la Costa del Sol. Especialmente significativo es el caso de Cataluña, que ha sido la principal receptora de turistas rusos en los dos últimos años. Entre enero y abril de 2010 llegaron a los principales destinos españoles 90.000 rusos; tres años después esta cifra se incrementó hasta los 213.923 en el mismo periodo. Un trasvase de visitantes desde Turquía podría provocar que el récord alcanzado en 2012 (1,2 millones de rusos y un 1,5% del total) se quede pequeño.

El aumento de ese mercado puede tener un impacto muy positivo dentro y fuera del sector turístico. Los visitantes rusos tienen un gasto medio diario de 115 euros, muy por encima de los 78 del resto de mercados, y son uno de los que más se decanta por el alojamiento hotelero, lo que sin duda redundará en la mejora de los índices de rentabilidad. En 2011 realizaron 5,7 millones de pernoctaciones en España (un 1,9% del total) y en 2012 fueron 7,6 millones (un 2,7%). Además, son uno de los mercados potencialmente más interesantes para dar salida al stock de casas sin vender en la costa española.

El precedente de la ‘primavera árabe’ iniciada en Túnez y Egipto en 2011

Las revueltas en el norte de África se iniciaron en Túnez en enero de 2011 y se extendieron posteriormente a Egipto, dos de los mercados que competían con España por atraer turistas de sol y playa. El agravamiento de las revueltas provocó una cancelación masiva de vuelos y un trasvase de turistas desde mercados como Alemania o Rusia hacia España.

En 2010 España recibió 52,6 millones de turistas extranjeros;un año después la cifra se disparó hasta los 56,1 millones, con un crecimiento del 6,6%. La situación en ambos países no se ha corregido en 2012 y 2013 y eso ha provocado que todos los visitantes que optaron por España hayan repetido en sus vacaciones.

Sin embargo, 2012 ha marcado un punto de inflexión y esos mercados, gracias a las fuertes rebajas de precios, están logrando volver a recuperar buena parte de lo perdido. Túnez recibió 6,9 millones de turistas en 2010, bajó hasta 3,5 en 2011 y en 2012 volvió a subir hasta los 5,7 millones. Algo similar ocurrió en Egipto, que recibió 14,5 millones en 2010, bajó a 10 millones en 2011 y subió hasta los 11,5 el pasado ejercicio.

El principal competidor de sol y playa en el área del Mediterráneo

Los expertos vienen alertando desde hace tiempo sobre la necesidad de renovar la planta hotelera de sol y playa ante la pujanza de otros destinos competidores en el Mediterráneo, como Grecia, Croacia, Egipto, Túnez o Turquía. Entre todos ellos, Turquía es la principal amenaza, por el importante tamaño que ha adquirido el mercado turco. En 2012 recibió 36,7 millones de turistas, muy lejos de los 13,4 de Grecia, los 11,5 de Egipto, los 10,3 de Croacia y los 5,7 de Túnez.

Otro dato que apunta a que Turquía es el principal competidor de España es su elevada estacionalidad, lo que hace que el flujo de turistas en busca de sol y playa se concentre de forma masiva entre los meses de mayo y septiembre. En ese periodo, Turquía recibió el pasado ejercicio 22,6 millones de turistas, un 61% del total. Un porcentaje muy similar al registrado por España, que atrajo en temporada alta a 33 millones de visitantes, un 58% del total.

En otros destinos, con una oferta turística más diversificada, el grado de estacionalidad es menor. Es el caso de Egipto, que en temporada alta recibe 4,7 millones de turistas, un 44% del total.

Fuente: Cincodias.com (10/6/13)