El esquí se derrite: la mitad de las estaciones de Europa desaparecerán por el cambio climático

Se acerca el invierno pero se aleja la nieve de las estaciones de esquí. La proyección de un aumento de las temperaturas en 2 °C por causa del cambio climático pondrá en riesgo de desaparición al 53 % de las estaciones de esquí en Europa, incluidas estaciones españolas, por falta de nieve. Dos grados más, y el porcentaje subiría al 98 %, de acuerdo con las conclusiones de un estudio publicado en la revista Nature Climate Change.

Estaciones de esquí clave de países como Austria, Italia y Alemania se quedaron sin nieve este enero, tras alcanzar cifras récord de calor. Y lo mismo en Suiza, donde la ola de calor que azota Europa ha llevado el límite de los cero grados a una altura récord: 5.298 metros, lo que supone 114 metros más que el año anterior.

Europa representa la mitad de las estaciones de esquí del mundo, que dependen de una capa de nieve fiable y predecible, lo que las hace muy vulnerables al cambio climático. Hugues François, de la Universidad de Grenoble, y sus colegas, acaban de concluir un análisis exhaustivo de 2.234 estaciones de esquí en 28 países europeos para evaluar los cambios en la capa de nieve por debajo de 2 °C y 4 °C de calentamiento. Con estos datos, entre el 53% y el 98% de los centros turísticos, se enfrentan a un riesgo muy alto de suministro insuficiente de nieve.

Europa cuenta con el 80% de las estaciones de esquí del mundo con más de un millón de esquiadores (el 43% en los Alpes), lo que supone 209 millones de visitas de esquiadores en 2019, antes de la pandemia del coronavirus, y una facturación superior 30.000 millones de euros al año.

Una forma en que las estaciones de esquí pueden responder a estos cambios es invertir en fabricación de nieve artificial, lo que podría garantizar un suministro confiable de nieve durante algunas partes del año en algunas áreas. El uso de nieve artificial en el 50 % de la superficie de una estación reduciría el porcentaje de estaciones en peligro en aproximadamente un 25%, aunque aumentaría el gasto de energía y las emisiones de carbono. La demanda total de electricidad para la fabricación de nieve se prevé que aumente en promedio un 18% en el caso de que la temperatura aumente 2 °C y un 24% para 4 °C. Eso sí, el estudio también subraya que parte principal de la huella de carbono está asociada al transporte desde el lugar de residencia de los turistas y no a la producción de nieve.

Según los últimos datos publicados por la Organización Meteorológica Mundial (OMM), se prevé que la temperatura media anual en la península Ibérica aumente entre 1,1 y 2 °C. En los escenarios de mayor emisiones de gases de efecto invernadero, se prevé que este calentamiento supere los 4 °C a finales del siglo XXI.

Fuente: elmundo.es (28/8/23) pixabay.com

Sobre Tarraco 4360 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona