El Gobierno recula y prepara un plan de ayudas al sector del motor

Con la cifra de ventas de coches en mínimos históricos, Soria plantea ahora recuperar en 2013 la subvención directa a los clientes.

El ministro de Industria, José Manuel Soria.El ministro de Industria, José Manuel Soria.

El sector del automóvil va cuesta abajo y sin frenos hacia el peor año de su historia. Las previsiones que manejan las patronales del motor, revisadas a la baja en varias ocasiones en los últimos meses, apuntan a que 2012 será el peor ejercicio desde que hay registros oficiales de matriculación (la actual serie arranca en 1989).

Fabricantes y concesionarios auguran que en todo el año solo venderán en España entre 720.000 y 750.000 coches, los peores datos en un cuarto de siglo y que dejan el mercado encogido a la mitad de los más de 1,6 millones de matriculaciones en los años de récord de las vacas gordas (entre 2005 y 2007).

Con la economía española en su segunda recesión en tres años, el paro desbocado y el grifo del crédito cerrado, la industria automovilística no ven posibilidad de que las ventas se recuperen. Ni siquiera con la rebaja de precios aplicada de forma persistente por los concesionarios, y que con la subida del IVA (del 18% al 21%) de septiembre, además, se hace cada vez más difícil mantener.

Desde el sector nunca se ha dejado de reclamar, en público y en privado, al actual Gobierno y al anterior que se retomaran las ayudas directas a la compra de automóvil como única manera de paliar el desplome de las matriculaciones. El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha insistido desde su toma de posesión que la subvención del achatarramiento no figuraba entre sus planes. Al menos hasta ahora.

El cambio de Soria El ministro Soria da un volantazo en la postura mantenida hasta el momento sobre las ayudas al sector y plantea la posibilidad de retomarlas el próximo año. «Para 2013 nos gustaría un incluir un plan así [de ayudas a la compra], porque sería bueno para el sector», ha dicho hoy el ministro en una entrevista en Telemadrid.

«Se me hacía difícil pensar que para incentivar el consumo hubiera que dar una cuantía de entrada. Pero, a pesar de esa observación, planes anteriores han sido efectivos y han hecho aumentar las ventas», ha apuntado el ministro, que, en cualquier caso tiene claro cuáles serían los dos grandes obstáculos para recuperar las ayudas al automóvil: «El princiapl problema es el déficit público que en 2013 dismuyan aún más los Presupuestos del Estado».

Soria asume las cuentas que tantas veces le han echado desde la industria del motor. El ministro ha subrayado hoy que si un eventual nuevo plan de ayudas estuviera dotado de 200 millones de euros el próximo año, los ingresos de la Administración relacionados con la venta de automóviles podría duplicarse o incluso triplicarse.

Según las estimaciones de la patronal de fabricantes Anfac y de vendedores Ganvam, el año pasado las Admnistarciones públicas dejaron de ingresar 450 millones por la caída de la venta de automóviles. Por cada 100.000 coches de demanda adicional en el segmento de clientes particulares (el que se beneficiaría muy singularmente de un eventual programa de ayudas a la compra) las arcas públicas aumentan sus ingresos en unos 320 millones de euros. Una cifra que sería aún mayor teniendo en cuenta el alza del IVA que se aplicará desde el 1 de septiembre.

Otros planes Plan Prever, Plan Renove… son algunas de las denominaciones que en la última década han tenido los diferentes programas de ayudas a la compra de automóviles. La última fue la de Plan 2000E, vigente en dos ediciones entre mayo de 2009 y junio de 2010 y que contemplaba el reparto de ayudas directas a la adquisición por un importe mínimo de 1.500 euros (500 aportados por el Gobierno y mil por los fabricantes) y que se ampliaba en otros 500 euros facilitados por las comunidades autónomas que decidieron participar en el programa. Más de 300.000 coches se vendieron acogiéndose a las ayudas del 2000E.

Actualmente, sigue vigente únicamente un plan de ayudas a la compra de automóviles eléctricos, cuyo presupuesto recortó en un 80% el propio Soria y cuya aplicación, en cualquier caso, no estaba ni está ofreciendo los resultados esperados en ventas de coches enchufables.

Fuente: Expansión.com (29/8/12)