El Gobierno reforma el carnet por puntos, sustituye los triángulos de emergencia y endurece las sanciones de tráfico

Tras el Consejo de Ministros celebrado este martes, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero ha anunciado la aprobación de la reforma del carnet por puntos, vigente desde 2005, con la intención de reducir un 50% el número de personas fallecidas y heridas graves para el año 2030 y “y aspirar a una cifra cercana a cero en el año 2050”. La seguridad vial es una cuestión de especial relevancia, por lo que se espera que los cambios entren en vigor este mismo año.

El proyecto de ley, que modifica la Ley de Tráfico de 2015, tiene como objetivo el “agravamiento de las sanciones que se prevén para los comportamientos que generan un mayor riesgo para la conducción”, como el uso del teléfono móvil al volante o el mal uso de los elementos de seguridad y protección del vehículo. Se trata de una reforma, según ha explicado Montero, enmarcada dentro de una estrategia mucho más amplia de la Dirección General de Tráfico (DGT) para “generar un nuevo modelo de seguridad vial que se alinea con la política de la Unión Europea”

Nuevo sistema del carnet por puntos

– Pasan de 3 a 6 los puntos que se pierden por sujetar el móvil con la mano mientras se está conduciendo.

– 3 puntos de sanción y 200 euros de multa si el infractor usa el móvil sin llevarlo en la mano.

– Aumentan de 3 a 4 los puntos a detraer por no hacer uso del cinturón de seguridad, sistemas de retención infantil, casco y otros elementos de protección. Además, se incorpora como causa de la pérdida de puntos un uso incorrecto de los mismos.

– Se castiga con 3 puntos disponer de localizador de radares en el vehículo, sustituyéndose así la infracción grave consistente en “utilizar” estos mecanismos por el mero hecho de llevarlos.

– Se necesitarán dos años sin cometer infracciones para recuperar el saldo inicial de 12 puntos, siempre que no se haya perdido todo el saldo. Hasta ahora, dependía de la gravedad de la infracción cometida.

– Se prohíbe que turismos y motocicletas superen en 20 km/h los límites genéricos de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos.

– Realizar cursos de conducción segura certificados por la Dirección General de Tráfico (DGT) permitirá recuperar 2 puntos del carnet, hasta un máximo de 15 puntos y con una frecuencia máxima de un curso cada dos años. No obstante, la recuperación de esos puntos no será efectiva hasta que entre en vigor la regulación de las condiciones que deben cumplir tales cursos.

– Será infracción muy grave utilizar dispositivos de intercomunicación no autorizados en las pruebas para la obtención y recuperación de permisos o licencias de conducción. Este hecho se sancionará con multa de 500 euros y seis meses sin poder presentarse de nuevo a los exámenes.

– Las empresas de transporte de personas y de mercancías podrán saber si un conductor profesional de su plantilla se encuentra en situación legal de poder conducir vehículos de transporte, al disponer de un saldo positivo de puntos.

La luz de emergencia V16 sustituirá a los triángulos

Desde hace algunos años la Dirección General de Tráfico (DGT) está estudiando cómo abordar determinados problemas, como es el caso de los accidentes que ocurren a personas que se tienen que bajar de su vehículo para colocar los triángulos de emergencia en caso de tener una avería en carretera. Solo en 2019 117 personas perdieron la vida en las vías, muchas de las cuales fallecieron precisamente en estas circunstancias: siendo arrollados al bajarse del coche —en algunos casos sin chaleco reflectante— para colocar los triángulos de señalización. Así pues, la DGT ha optado por modificar la herramienta de alerta de avería en carretera y sustituir los tradicionales triángulos por una luz de emergencia.

El debate se puso sobre la mesa hace algunos años: cuando un conductor sufre una avería, acaba poniendo su vida en riesgo al caminar por la vía para poder señalizar con los triángulos que su vehículo está averiado. De hecho, este tipo de atropellos es cada vez más común, por lo que la DGT ha decidido ponerle fin. Se trata de un sistema similar al que se usa en los vehículos que lleva la Policía cuando trabaja de incógnito, una especie de dispositivo que se colocaría en el techo de nuestro vehículo sin necesidad de tener que abandonarlo. Ahora, sabemos cuándo serán obligatorias: a partir del 2 de enero de 2024.

Así se ha establecido en el Proyecto de Real Decreto del Auxilio en Carretera, que deberá de ser aprobado a lo largo del primer trimestre de 2021, en el que se explica cómo debe utilizarse la luz de emergencia V-16. La idea básica es no tener que abandonar el vehículo en ningún momento: cuando se sufra una avería, será tan fácil como bajar la ventanilla y colocar el dispositivo en el techo del vehículo, donde quedará perfectamente colocado gracias a un anclaje magnético.

Contará con un reflector parabólico que permitirá que la luz sea visible en un radio aproximado de un kilómetro, incluso en condiciones de baja visibilidad, y funcionará con baterías, evitando todo tipo de cables. Además, las características que nos ofrece van mucho más allá: en primer lugar, tambén podremos utilizar este dispositivo a modo de linterna; pero, además, este dispositivo contará con conexión bluetooth con nuestros dispositivo, enviando una solicitud de asistencia cuando sea activada.

«Hoy por hoy, el usuario tiene que abandonar el vehículo e ir a colocar el triángulo. Es precisamente en ese momento cuando las personas se convierten en vulnerables, por lo que consideramos que es más apropiado permanecer en el vehículo sustituyendo esa preseñalización por otra«, explicaba Ana Blanco, subdirectora adjunta de circulación de la DGT, hace unos meses. Ahora, en poco más de tres años, el triángulo dirá adiós a nuestros coches para siempre.

Fuentes: as.com (16/3/21) elconfidencial.com (16/3/21) Pixabay.com

Etiquetas: ,