El origen del Tour de Francia

El 29 de junio arranca el Tour de Francia en su edición número 100 y es buen momento para repasar la historia de la carrera ciclista más importante y legendaria del mundo. Mucho ha cambiado este deporte a lo largo del tiempo, pero siempre conviene recordar los inicios de la primera prueba por etapas.

1372092491_extras_noticia_foton_7_1

La idea de crear la ronda gala empezó a gestarse a finales del siglo XIX con la disputa de las primeras carreras ciclistas como la París-Brest-París, que debía completarse del tirón, sin parar por las noches, para cubrir un total de hasta 1.260 kilómetros.

La buena respuesta que tenían estas carreras en los lectores de los periódicos hizo que, precisamente ellos, empezaran a pensar en cómo seguir incrementando sus ventas. Uno de ellos, el diario L’Auto (cuyo papel era amarillo) se unió a otro diario deportivo de la época, el Velo, y juntos crearon pruebas como la Marsella-París.

El origen del Tour de Francia

Maurice Garin fue el primer ganador del Tour de Francia.

Pero no fue hasta que el encargado de la sección de ciclismo, Geo Lefevre, se le ocurrió un buen día de 1902 el crear una vuelta en bicicleta a lo largo del país. Sin embargo, su atrevida idea contaba con numerosos problemas de infraestructura como la financiación, el alojamiento de los corredores o los desplazamientos de una ciudad a otra.

Fue entonces cuando entró en escena el papel del director del periódico, Henry Desgrange, que, apoyado por su socio Victor Goddet, empezaron a trabajar en la idea. Y, finalmente, en enero de 1903, el rotativo anunció la carrera y el inicio del plazo de inscripciones. La aventura, que arrancaría en mayo, constaría de seis etapas, con un recorrido total de 2.428 kilómetros y 20.000 francos en premios.

Sólo 15 corredores respondieron al anuncio, lo que obligó a los directores del diario L’Auto a retrasar la carrera al mes de julio mejorando los premios. Los lectores respondieron positivamente y al final la idea contaba con un total de 60 participantes.

Así pues. todo estaba listo ya para que diera comienzo este inédito desafío, que echó a rodar el 1 de julio de 1903 en el Café-Hotel Reveille Matin de la localidad de Montgeron, a las afueras de París, debido a la prohibición de las autoridades de celebrar una carrera en las calles de la capital. El recorrido debía completar las ciudades más importantes del país como París, Lyon, Marsella, Toulouse, Burdeos y Nantes.

Los corredores competían también durante la noche y entre etapa y etapa tenían tres días de descanso para recuperarse de jornadas que podían ir hasta las 20 horas encima de la bicicleta. El vencedor de tres etapas y de la general final fue el francés Maurice Garin, deshollinador de profesión, que sacó al segundo clasificado más de tres horas de diferencia, la mayor en la historia del Tour de Francia (y más de 65 horas con respecto al último clasificado). De los 60 que tomaron la salida, sólo 21 pudieron llegar a la meta.

El éxito de audiencia fue rotundo con etapas que contaban con hasta cien mil espectactadores y el diario aumentó su tirada de forma espectacular. Llegaron a vender 40.000 ejemplares más gracias al recién nacido Tour de Francia y eso fue sólo el principio. El resto ya es historia…

Fuente: Marca.es (24/6/13)

Sobre Tarraco 4394 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.