El perfecto manual para ir de rebajas

¡Ya están aquí! Llega el frenesí de las rebajas para atenuar la empinada cuesta de enero.

Es el momento de tener más por menos y hasta de darse un capricho. Pero no pierda la cabeza. Le damos las claves para sobrevivir al barullo, no dejar la tarjeta a cero y lograr que las rebajas sean de verdad una inversión rentable.

¿Cómo renovar el armario sin que nos tiemble la visa ni el estilo? ¿Qué hacer para no llenar la bolsa de ropa y complementos inservibles? ¿Cómo evitar la ley de la jungla? ¿Cómo disfrutar de las compras sin perder derechos?

Tome nota, comprar en rebajas tiene su arte y su ciencia.-Márquese un presupuesto y haga una lista. Antes de salir de casa debe tener claro qué le gustaría comprar y cuánto pretende gastar.

Elabore su ‘wishlist’ con lo que le falta o lo que necesita. Así evitará las compras compulsivas del ‘efecto rebajas’ y no cargará con prendas innecesarias que nunca pondrá.

  • Calidad antes que cantidad. Mejor invertir en artículos que no sean de tendencia y que aumenten nuestro fondo de armario. La compra perfecta debe ser asequible pero también práctica y duradera. Diga sí a los básicos: trajes, ropa de deporte, lencería, un buen abrigo…, y a los complementos, como bolsos y zapatos de calidad.
  • Permítase un lujo. La época de rebajas son el momento ideal para comprar aquello que no se pudo permitir en plena temporada, para darse un capricho y una alegría. No compre sólo porque sea barato y elija bien su talla. Comprar prendas con la perspectiva de adelgazar no es una buena idea.
  • No renuncie a sus derechos. Los artículos rebajados no deben diferenciarse en nada a antes de estar rebajados. Además, tienen que mostrar el porcentaje de la rebaja, con el precio anterior y el rebajado. Fíjese bien en los periodos de devolución y conserve el ticket.
  • Disfrute de un día de compras. Trace la ruta con sus centros comerciales y tiendas favoritas, procure salir de compras con calzado cómodo, aproveche las horas de menor afluencia y, sobre todo, no se deje acompañar por compradores compulsivos que le harán gastar innecesariamente.
  • Y si no, recurra a Internet. Si no tiene tiempo de ir de rebajas o quiere evitarse el barullo, es la mejor opción. Le permite consultar con antelación los descuentos y promociones de sus marcas favoritas y es el ‘shopping’ más rápido y cómodo.

Fuente: Expansion.com (7/1/14)

Etiquetas: