El rescate a España es ya inevitable y costará, al menos, 300.000 millones de euros

El británico The Guardian realiza en su versión online un análisis titulado «El rescate a España es ya inevitable», donde reconoce que el anuncio por parte del gobierno de Valencia de su necesidad de ayuda financiera ha sido el «detonante de una gran venta masiva en los mercados».

En este sentido asegura que este hecho tiró por tierra los logros obtenidos por la cumbre del mes pasado y el rally en los mercados financieros europeos de la semana pasada que reflejó la creencia de que se había hecho lo suficiente para mantener las cosas tranquilas hasta agosto.

The Guardian pone de manifiesto que la respuesta del gobierno español de afirmar que no existe la más remota posibilidad de un rescate completo e imponer una prohibición a las ventas a corto «no ha impresionado al mercado», que se muestra de nuevo escéptico a una nueva «demostración de ineptitud», por parte del Ejecutivo español.

En estas circunstancias, España «se encamina inexorablemente hacia un rescate» que probablemente ocurra «muy pronto». La cabecera británica tilda de «cortina de humo» el paquete de apoyo a los bancos españoles por valor de 100.000 millones de euros, y asegura que era irreal pensar que dicha cantidad «sería suficiente».

De hecho señala que con «una economía colapsada», los bancos incubando «pérdidas colosales» y los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años en el 7,5%, «la cuestión no es si habrá o no un rescate sino cuán grande será», se pregunta el periódico. Como ya anunció previamente, «por lo menos será de 300.000 millones de euros».

The Guardian indica que Grecia y España tienen un punto en común y es que «el plan que ha sumido al país heleno hasta el punto de no retorno está siendo probado ahora por un miembro mucho más grande y más importante», en referencia a nuestro país.

El periódico inglés explica que la lección aprendida de Grecia es absolutamente clara: recortar el gasto y aumentar los impuestos cuando una economía está en caída libre conduce a niveles más altos de deuda.

«España está siguiendo el círculo vicioso de Grecia, que comienza con un débil crecimiento y un desempleo creciente y termina con los rescates costosos que hacen más daño aún», señala el rotativo. «Los problemas de Grecia en agosto de 2011 son los mismos que los de España en agosto de 2012 con las mismas respuestas ineficaces, misma crisis… sólo que más grande», añade.

Fuente: Eleconomista.es (24/7/12)