¿Es de los que hace recto las rotondas? Son 500 euros de multa y seis puntos menos

Más de 40 años conviviendo con las rotondas en nuestras carreteras y ciudades y todavía muchos, los estudios hablan de entre el 50% y dos tercios de los conductores, no saben qué normas las regulan. Y se pueden resumir en dos muy generales: tiene preferencia quien está dentro frente a quien accede, siempre que una señal -semáforo, marca vial- o un agente no ordenen lo contrario; y quien se mantiene en su carril frente a quien pretende acceder a él. Respetando esas dos normas básicas, la razón estará de su lado en caso de accidente.

Sin embargo, es habitual ver conductores que casi las hacen rectas. Y que, cuando llega el momento de salir, se pasan del carril interior al exterior con el riesgo de colisión que conlleva. Y muchos, además, tocan el claxon de forma aparatosa porque están convencidos de hacerlo bien. Pues que no le vea un agente de Tráfico o de la Policía: le endosará una multa de 500 euros y habrá perdido seis valiosos puntos del carné.

Puede ser delito penal

«Es quizás la maniobra más peligrosa que un conductor puede realizar dentro de una glorieta. Una maniobra ilegal que, combinada con el exceso de velocidad y una colisión en ángulo, puede provocar incluso el vuelco de alguno de los vehículos implicados o una colisión por alcance de los que se ven obligados a frenar bruscamente», señalan desde la DGT. Está considerada conducción temeraria y delito si pone vidas en peligro.

Video thumbnail

Además, de esta infracción, Tráfico ha seleccionado otras cuatro que son especialmente arriesgadas. La más común es no respetar las prioridades, que suponen uno de cada cinco casos. Por ejemplo, acceder al interior sin tener la preferencia, puede ocasionar frenadas bruscas, alcances y hasta colisiones entre vehículos. Se sanciona con 200 euros y cuatro puntos menos.

Otra tiene que ver con los excesos de velocidad, que era como circulaban el 8% de los conductores implicados en un accidente en una rotonda interurbana en 2020. Ir demasiado deprisa obliga a invadir varios carriles para controlar el vehículo y podemos atropellar a los peatones que están cruzando la calzada en la salida de la glorieta. El castigo: 500 euros, seis puntos y catalogación de delito si pone en riesgo vidas, como el caso citado de los peatones. Y es la misma graduación para quien pretende abandonarla sin respetar la preferencia de los ciclistas, que son otros de los usuarios vulnerables.

Finalmente, se multa con 200 euros, pero sin la pérdida de puntos, a quienes hacen cambios continuos de carril sin señalizarlo; o no mantienen una separación adecuada.

Radiografía de los siniestros en 2020

Según las estadísticas de la DGT, durante ese año se produjeron 7.104 siniestros con víctimas, 2 de cada 3 en vías urbanas, que ocasionaron 61 fallecidos y 433 heridos graves. En ellos se vieron implicados 12.332 conductores y uno de cada tres había cometido una infracción. En el caso de las glorietas en carretera, el 20% no respetaba las normas y señales de prioridad y el 8% iba más rápido de lo permitido. En las urbanas, el 19% no respetaba la prioridad y un 5% no mantenía la distancia de seguridad.

Fuente: elmundo.es (25/4/22) pixabay.com

Sobre Tarraco 4408 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona