Eslovenia podría necesitar un rescate de 4.000 millones de euros este año

Eslovenia1Sin que la Eurozona haya logrado todavía dar con una solución para Chipre, los mercados ya están apuntando al siguiente país que podría caer presa de los problemas financieros: Eslovenia.

Según los economistas de Nomura, el nuevo gobierno del país eslavo podría verse obligado a pedir ayuda internacional para recapitalizar a sus bancos dados los riesgos políticos actuales.

El gabinete de la primera ministra Alenka Bratusek, aprobado ayer por el parlamento, ha asegurado que promoverá «políticas para el crecimiento y en contra de la austeridad», lo que ralentizará la consolidación fiscal, elevará la deuda y podría provocar un recorte en el rating, según apuntan desde el banco de inversión japonés.

El Ejecutivo conservador del primer ministro saliente, Janez Jansa, fue depuesto por el Parlamento hace tres semanas en una moción de censura. Los diputados propusieron hace dos semanas a Bratusek, del partido de centroizquierda Eslovenia Positiva, para suceder a Jansa al frente del Gobierno. Un total de cuatro partidos forman parte de la nueva coalición de Gobierno y controlan 49 de los 90 escaños del Parlamento.

«Eslovenia tiene un camino para la crisis, aunque se trata de uno con mucho riesgo», escriben los analistas.Un posible contagio de la crisis de deuda de otros países, las limitaciones para financiarse, las dificultades políticas y una posible rebaja de rating podrían combinarse para «crear un tormenta perfecta y convertirse en una crisis autocumplida».

El FMI prevé que necesite ayuda

El Fondo Monetario Internacional indicó en un informe publicado este miércoles que los tres principales bancos de Eslovenia, todos participados por el Estado en mayor o menor porcentaje, necesitarán 1.000 millones de euros para su recapitalización, aunque podría ser una cifra mayor si el sistema se deteriora.

Según la institución, Eslovenia necesitará pedir prestado 3.000 millones de euros este año. El FMI ha instado al nuevo Gobierno a facilitar la reestructuración de las deudas de las empresas, mejorar la gobernabilidad de las empresas y atraer mayores inversiones privadas privatizando empresas públicas.

De momento, el nuevo ejecutivo ha prometido continuar con su plan de recapitalización bancaria de hasta 4.000 millones de euros, aunque con modificaciones que todavía no ha concretado. Mientras, la morosidad de la banca del país está levantando las sospechas de los inversores, que ven que el pequeño país adriático podría seguir los pasos de Grecia o Chipre y tener que pedir un rescate.

Un rescate de 4.000 millones

«Eslovenia parece estar al frente» de las preocupaciones del mercado, continúan desde Nomura. Eslovenia, al igual que Chipre, tiene problemas ligados a su sistema bancario, si bien en el caso del país eslavo los activos de la banca suponen solo el 135% del PIB, frente al 710% en el caso de Chipre.

Nomura calcula precisamente en 4.000 millones el tamaño del rescate necesario para el país teniendo en cuenta la cantidad de crédito problemático que ha identificado el Banco Central de Eslovenia.

S&P rebajó el rating de Eslovenia el pasado 13 de febrero un escalón hasta A-, citando el plan del gobierno de apoyar a los bancos estatales. Fitch tiene el mismo rating para Eslovenia, mientras que Moody´s lo sitúa en Baa2, dos escalones por encima del bono basura.

Las previsiones de la Comisión Europea sostienen que la economía de Eslovenia caerá un 2% en 2013, tras una contracción del 2,3% en 2013. Además, el desempleo, situado actualmente en el 13,6%, no se recuperará hasta 2015.

Fuente: Eleconomista.es (21/3/13)