Estados Unidos y Cuba retoman sus relaciones económicas y políticas

Cuba4Uno de los últimos muros de la Guerra Fría empieza a desmoronarse. Estados Unidos y Cuba han dado los primeros pasos para la normalización de sus relaciones diplomáticas. Washington, además, ha adoptado nuevas medidas para suavizar el embargo económico a La Habana. Tras casi 56 años de hostilidades y retórica política, Washington y La Habana han dado un giro de 180 grados a sus relaciones políticas y económicas. Estados Unidos volverá a tener embajada en Cuba y, aunque no hay un calendario concreto para las medidas de apertura entre ambos países, el embargo queda prácticamente desbaratado.

En la tarde de ayer se hacía pública la liberación del ciudadano estadounidense Alan Gross, que llevaba 5 años preso en una cárcel en la isla comunista y que ha sido intercambiado por tres cubanos detenidos en Estados Unidos por espionaje. Organizaciones del exilio cubano en Miami (Estados Unidos) calificaron este miércoles de«grave error» este canje de espías cubanos , miembros del grupo de ‘Los Cinco’, que llevan más de 13 años presos en cárceles de EEUU.

«Hoy, Estados Unidos está tomando medidas históricas para trazar un nuevo rumbo en nuestras relaciones con Cuba y para confraternizar y comunicarse con el pueblo cubano.Estamos separados por 90 millas de mar, pero unidos gracias a las relaciones entre los dos millones de cubanos y cubano-americanos que viven en Estados Unidos con los 11 millones de cubanos que comparten una esperanza similar de llevar a Cuba a un futuro más prometedor», se podía leer en una nota de la Casa Blanca distribuida poco antes de la comparecencia del presidente Barack Obama [lea su discurso completo] y Raúl Castro , que se han producido al mismo tiempo.

Estados Unidos abrirá embajada en La Habana

Obama ha anunciado -tras mantener una conversación telefónica con Castro, el primer contacto directo desde la Revolución Cubana- el final de una política hacia Cuba que ha «fracasado durante décadas» , la apertura de una embajada estadounidense en La Habana y la normalización de las relaciones diplomáticas. Además, revisará la designación de Cuba como estado que apoya el terrorismo.

Como primer paso, el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental encabezará la delegación a la próxima ronda de negociaciones sobre Migración en enero de 2015 en la capital de Cuba. Además, el Presidente Obama participará en la Cumbre de las Américas en Panamá.

Según la Administración Obama, la idea de Estados Unidos esinvolucrarse más en los nexos económicos y en los intercambios de profesionales sin olvidar la defensa de los derechos humanos y todas medidas para promover el mejoramiento de la situación del pueblo cubano.

Principales medidas anunciadas por EEUU

  1. Estados Unidos volverá a abrir una embajada en La Habana
  2. Se amplía el número de categorías de viajeros que pueden viajar a la Habana
  3. Se cuadriplica la cantidad de dinero que puede enviar la comunidad exiliada cubana en Estados Unidos
  4. Los bancos cubanos podrán abrir cuentas en Estados Unidos
  5. Se desbloquean las cuentas bancarias en Estados Unidos de ciudadanos cubanos que vivan en la isla
  6. Se revisará la inclusión de Cuba en la lista de países a los que EEUU considera patrocinadores del terrorismo.

Viajes, bancos e intercambios

El presidente de EEUU también ha decidido suavizar más el embargo a la isla, vigente desde 1961, con una serie de medidas que permitirán a los estadounidenses -y no sólo a los dos millones de origen cubano, como hasta ahora- enviar más dinero a Cuba; ha reducido las restricciones a los viajes -que prácticamente no se estaban poniendo en práctica-; y va a permitir a las empresas de telecomunicaciones estadounidenses operar en el país.

Las medidas serán bastante amplias, ya que también está previsto que los bancos estadounidenses puedan abrir cuentas en bancos cubanos – o sea, establecer nexos directos de negocios con la banca local porque el sistema bancario cubano está nacionalizado – y quelos viajeros a la isla puedan utilizar tarjetas de débito y de créditoemitidas por bancos de Estados Unidos, aunque algunas de estas medidas no han sido aprobadas definitivamente, y lo serán en las próximas semanas.

Por otro lado, se ampliará el número de categorías de viajeros que pueden volar a La Habana, lo cual además de diplomáticos, periodistas, religiosos y académicos, como hasta ahora, pasa a incluir todo tipo de profesiones deportivas o educativas, dar permiso a que fundaciones privadas puedan ejercer sus actividades o permitir el intercambio de materiales informativos, o sea, periódicos, revistas y programas de televisión.

En términos de la comunidad exiliada cubana en Estados Unidos,cuadruplicará el envío de dinero por trimestre – de 500 a 2.000 dólares – y Estados Unidos autorizará importaciones por parte de ciudadanos cubanos privados. Además, también será posible que el Gobierno de Cuba amplie las compras de alimentos y productos agrícolas, que ya realizaba desde el año 2000. Para ello, se podría autorizar los bancos cubanos a abrir cuentas en Estados Unidos.También se desbloquean las cuentas bancarias en EEUU de ciudadanos cubanos que vivan en la isla.

Aunque no ha entrado en detalles sobre los contactos mantenidos para cerrar las liberaciones, Obama sí que ha destacado que los dos gobiernos han hablado durante «muchos meses» y ha dado las gracias expresamente a Canadá y al Papa Francisco por su mediación en las negociaciones, que culminaron con una conversación telefónica de 45 minutos entre Barack Obama y Raúl Castro, así como a legisladores del Congreso de los dos partidos que se han implicado.

De hecho, una reunión en el Vaticano fue decisiva para llegar a la tesitura actual. Aunque las conversaciones entre EEUU y Cuba se han desarrollado sobre todo en Canadá, la cita trascendental fue en la Santa Sede. El Pontífice envió cartas a Castro y Obama para animarles a «iniciar una nueva fase de relaciones entre las dos partes», informa Irene Hernández Velasco.

Finalmente, ambos países se han comprometido a colaborar en una serie de ámbitos, que van desde el narcotráfico hasta el medio ambiente y la trata de seres humanos. Fuentes de la Casa Blanca declararon ayer en una ‘teleconferencia’ con los medios de comunicación que el levantamiento parcial de las restricciones al envío de fondos de Estados Unidos a Cuba podría tener un impacto en la construcción de viviendas, la agricultura, el pequeño comercio y la restauración.

En la actualidad, Estados Unidos envía alrededor de 2.000 millones de dólares (1.600 millones de euros) a Cuba cada año, según datos del think tank independiente Consejo de Relaciones Exteriores.

Cuba: ‘El embargo aún no está resuelto

Aunque oficialmente el embargo no ha sido levantado- para ello se necesita la aprobación del Congreso de Estados Unidos- las medidas anunciadas hoy prácticamente implican el final de éste. Sin embargo, Raúl Castro, en su declaración -simultánea a la de Obama- ha señalado que el embargo «aún está pendiente de resolver«.

Castro, quien ha recordado que desde su nombramiento siempre manifestó su interés en restablecer las relaciones bilaterales, ha subrayado que las negociaciones se han llevado a cabo «sin renunciar a uno sólo» de los principios de la Revolución. También ha informado de los nombres de los tres cubanos presos en EEUU que hoy han sido liberados: Gerardo (Hernández), Ramón (Labañino) y Antonio (Guerrero).

Seis décadas de tensión

El deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos significa el inicio de un nuevo capítulo en la tensa relación entre ambos países, cuyo momento culminante fue en 1962, con la «crisis de los misiles». Tras el triunfo de Fidel Castro en la Revolución cubana, Estados Unidos fue retirando apoyo al gobierno cubano.

Con la reforma agraria cubana y la nacionalización de empresas americanas, Washington continuó con el distanciamiento, que acabó por materializarse en 1960 con la aprobación de la Ley Helms-Burton, que marcaba el principio del embargo a la isla.

El embargo que hoy se mantiene incluye algunos elementos tan pintorescos como la prohibición de viajar a Cuba, cuando los estadounidenses pueden ir sin problemas a, por ejemplo, la República Islámica de Irán o a Corea del Norte. Con su decisión, Obama también espera mejorar las relaciones con Latinoamérica.

Fuente: Elmundo.es (17/12/14)