Estos son los casos en los que tu empresa te puede despedir estando de baja

Cuando un trabajador está de baja por enfermedad u otro tipo de dolencia, la empresa ha de pagarle el salario durante los primeros días. Sin embargo, una práctica más o menos conocida es la de las firmas que aprovechan para despedir a dicho trabajador mientras se está recuperando.

El despido de los trabajadores en una baja es, a menudo, ilegal y, por lo tanto reclamable. La razón es que no se puede despedir a un trabajador por el simple hecho de estar de baja, a pesar de que ello le suponga un gasto extra a la empresa (ya sea por el pago del salario cuando le corresponde o, además, el de un sustituto durante el tiempo de la ausencia).

Sin embargo, existen casos en los que la empresa sí puede tener derecho a hacerlotal y como informan desde el bufete especializado Campmany Abogados. Para que eso suceda debe darse una mala fe del empleado, lo que podría dar lugar a lo que se conoce como un despido disciplinario.

El motivo más frecuente es la simulación de dicha baja laboral o la exageración de la baja para facilitar que el trabajador engañe a la empresa con el objetivo de coger unas vacaciones extra, trabajar en otro empleo, viajar…

Es en estos supuestos cuando la empresa puede alegar un despido procedente, ya que el trabajador comete un fraude ante el que difícilmente podrá reclamar la nulidad en un juzgado. Si el empresario, además, tiene pruebas de la negligencia, escapar del despido procedente será una misión casi imposible.

Cómo debes actuar en un despido improcedente

Puede darse la situación, no obstante, de que la empresa despida al trabajador sin motivos reales para ese despido, ya sea sospechando (equivocadamente) que ha fingido su enfermedad o accidente o tomando represalias por el simple hecho de cogerse la baja.

Aquí el trabajador podrá ir con todo a por la empresa, que estará incurriendo en un despido improcedente. El empleado tiene el derecho de reclamar la nulidad del despido, de igual forma que la empresa puede despedirte, aunque después tenga que dar marcha atrás.

Si la empresa decide dar ese paso, el trabajador debe estar preparado y actuar en consecuencia: ha de firmar la carta de despido como no conforme y exigir el pago del finiquito y la indemnización a la que se tiene derecho.

Fuente: eleconomista.es (21/8/21) pixabay.com

Etiquetas: , , ,