Si ganas 14.000 euros, la rebaja de impuestos en 2018 te ahorra 63,5 euros al mes

El presidente de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera, ha anunciado hoy que la rebaja fiscal pactada con Hacienda contempla que los contribuyentes que ganan menos de 14.000 euros no paguen IRPF a partir de 2018. Actualmente, las rentas inferiores a 12.000 euros ya no tributan por este impuesto. Así, la medida beneficiaría a los contribuyentes con sueldos entre 12.000 y 14.000 euros.

Rivera ha avanzado este acuerdo durante un acto organizado por la Agencia EFE. Para un contribuyente que gana 14.000 euros, la medida propuesta por Ciudadanos supone un ahorro de 761 euros al año, 63,5 euros al mes.

Además de esa exención del IRPF para los españoles que ganen menos de 14.000 euros anuales, Rivera también ha indicado que estudian rebajas fiscales para el tramo que va de los 14.000 euros a los 17.500 euros y una «devolución» de 1.200 euros para las familias con personas con discapacidad o mayores a cargo. Según sus cálculos, la rebaja fiscal beneficiará a unos 3,5 millones de españoles.

El mecanismo que se utilizará para exonerar de IRPF a los que ganan menos de 14.000 euros será modificando y ampliando la actual reducción por rendimientos del trabajo. Actualmente, todos los asalariados tienen derecho a una reducción de 2.000 euros. Además, los declarantes con rendimientos netos del trabajo (el sueldo menos las cotizaciones sociales) inferiores a 11.250 euros gozan de una reducción adicional de 3.700 euros. Este importe se reduce paulatinamente hasta desaparecer para los que ganan más de 14.450 euros.

Y esta supresión provoca que el tipo marginal efectivo se dispare para rentas bajas hasta el 45%, un hecho que denunció el responsable económico de Ciudadanos, Luis Garicano, en Twitter. Ello no significa que las rentas bajas paguen un IRPF muy elevado, sino que cualquier ganancia adicional de renta sufre una presión fiscal muy elevada porque parte de niveles muy reducidos. Con un ejemplo se ve mejor el salario neto de un contribuyente que gana 13.000 euros brutos queda en 11.796 euros netos tras descontar una retención del 2,91% en el IRPF y la cotización social a cargo del empleado. Si a este trabajador le suben el sueldo 1.000 euros hasta los 14.000 euros, su sueldo neto solo se incrementará en 553,2 euros. Es decir, el 45% de la ganancia quedará en manos del Estado.

Con la propuesta de Ciudadanos ello no sucederá en estos niveles de renta, sin embargo, sí es probable que el error de salto se mantenga para niveles superiores. Es decir, no se soluciona el problema, sino que se desplaza.

Fuentes de las negociaciones apuntan que hay mecanismos para evitar que algunos tramos concretos sufran tipos marginales efectivos tan elevados, sin embargo, alertan de que su coste no es asumible ya que generaría una pérdida recaudatoria notable.

Fuente: Cincodias.com (7/7/17) Pixabay.com