Hacienda exige a los futbolistas tributar por sus representantes

futbol dineroHacienda cierra el cerco sobre el fútbol. Después de los clubes y los jugadores, se encuentra en una inspección en masa a los agentes, con las comisiones de los fichajes en el centro de la controversia. La Agencia Tributaria estima que el procedimiento de pago actual, del club al representante, elude el abono del impuesto del que deberían ser objeto por la naturaleza de la comisiones, que entiende como parte del salario de los jugadores.

El criterio de Hacienda es que son los futbolistas quienes deben ingresar las comisiones y, a continuación, pagar los servicios profesionales de sus agentes. Por tanto, reclama a los primeros el pago del IRPF (46% tras la última actualización) no liquidado, al tiempo que abre actas a los clubes por lo que considera una actitud connivente, al pagar directamente a las sociedades de los representantes sin efectuar las retenciones de IRPF.

Este verano, los clubes españoles han realizado compras por valor de 565 millones de euros, con comisiones que oscilan entre el 5% y el 10%. En una estimación conservadora, éstas alcanzarían la cifra de unos 30 millones de euros, cuya liquidación en impuestos estaría por encima de los 13. Hacienda puede exigir los cuatro últimos ejercicios, como ha hecho a propósito de los derechos de imagen.

Inspección masiva

Prácticamente todos los agentes que tienen residencia fiscal en España son inspeccionados con minuciosidad. Hacienda les ha impuesto sanciones por cuestiones relacionadas con el IVA y ha llegado a cuestionar, en algunos casos, las sociedades creadas por los representantes, a los que ahora reclama la diferencia entre el impuesto de sociedades (30%) por el que han tributado y el tramo del IRPF que les correspondería como personas físicas. Es, de hecho, el mismo criterio que ha seguido con los futbolistas para reclamar la diferencia entre los dos valores impositivos en la parte de su salario (15%) que tienen derecho a percibir, según la legislación, en concepto de derechos de imagen. En ambos casos, les aplica la norma de operaciones vinculadas, para las prestaciones de servicios entre sociedades y sus socios, que pueden realizarse a precios diferente de los de mercado.

Para Hacienda, el agente trabaja para el jugador, por lo que debe percibir de éste las comisiones como pago a una prestación de servicios. Algunos representantes consultados por este periódico aseguran que no tienen ningún tipo de sujeción contractual con los jugadores, pero Hacienda ha recabado datos para demostrar que, más allá de la presencia de un contrato, esa relación existe. La interpretación de la Agencia Tributaria (ver gráfico superior) permite que todas las comisiones dejen una amplia tributación en España, algo que no sucede cuando los agentes son extranjeros y, por tanto, no residentes fiscales en nuestro país. Es el caso de Jorge Mendes, agente de Cristiano, cuya empresa, Gestifute, está domiciliada en Irlanda. Al entender la comisión como salario de los futbolistas, el pago no puede eludirse porque éstos sí son residentes.

Actas a los clubes

Según agentes consultados, Hacienda tampoco contempla que las sociedades de los jugadores puedan deducirse posteriormente como gasto esas comisiones, algo que sí han hecho los clubes o sociedades anónimas deportivas. Hacienda ha levantado actas a varios clubes que, al pagar directamente a los agentes, con IVA, y no a los futbolistas, han dejado de realizar las retenciones de IRPF pertinentes. Gestores de los clubes, entre ellos los del Atlético de Madrid, han trasladado ya esa preocupación a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y a su presidente, Javier Tebas, ya enfrentado por otros pleitos a la directora de Recaudación de Hacienda, Soledad García.

La inspección en masa a los agentes es un paso más en la operación de Hacienda sobre el fútbol, después de la llevada a cabo con los clubes y los jugadores. Para que no haya disparidad de criterio, la Agencia Tributaria ha dejado el trabajo en manos de inspectores especializados. Quienes han tratado con ellos resaltan sus posiciones poco flexibles y dadas a la negociación.

La deuda fiscal de los equipos se ha reducido a la mitad (317 millones) desde que se firmó el protocolo entre la LFP y el Consejo Superior de Deportes, en 2013. En el caso de los jugadores, Hacienda ha abierto una batalla por los derechos de imagen. Por una parte, busca estructuras en el extranjero para eludir la tributación (Messi, Mascherano o Xabi Alonso). Por otra, cuestiona las sociedades por las que ingresan el 15% de su salario en concepto de derechos de imagen, según la fórmula del 85/15 reflejada en la Ley del IRPF, al entender que muchas de ellas son ficticias.

Fuente: Elmundo.es (13/10/15)