Hacienda interroga a tus vecinos e investiga tu gimnasio: las pistas más insólitas que persigue la Agencia Tributaria

Hacienda se ha propuesto seguir persiguiendo los cambios de residencia este año. Así lo contempla el «Plan de Control Tributario» que la Agencia Tributaria (AEAT) publicó el pasado mes de febrero. Este documento contiene las directrices que va a seguir el fisco durante todo 2024 y el perfil de contribuyentes sobre los que va a poner el foco.

Una de las prioridades de la Agencia Tributaria es dar caza a los ciudadanos que cambian de residencia para pagar menos impuestos. Ya sea porque el contribuyente haya hecho las maletas para mudarse a otro destino dentro del territorio nacional o porque se vaya fuera de España: su voraz lupa les seguirá el rastro. Así explica la AEAT su «importante esfuerzo de investigación».

«Se trata de obligados tributarios que, residiendo de hecho en España, sitúan ficticiamente su residencia en otros territorios, señaladamente de baja tributación. Las actuaciones sobre esta irregularidad que se han venido realizando exigen un importante esfuerzo de investigación a través de las declaraciones informativas, la documentación que se está requiriendo y las herramientas que permitan analizar y trabajar esta información, facilitando la selección y comprobación de estos obligados tributarios».

Suscribirse a una revista como escudo ante Hacienda

Un ejemplo de esta persecución lo encontramos en los youtubers exiliados, sobre todo, a Andorra. Como ya publicamos en Libre Mercado, los asesores de estos jóvenes les recomiendan que acudan al médico en Andorra, que paguen con tarjeta, que estén suscritos a alguna revista o que saquen dinero del cajero para poder defenderse del rastreo al que les somete Hacienda.

Para ser considerado residente fiscal de un territorio, el requisito principal es que el ciudadano en cuestión permanezca más de 183 días viviendo allí. En buena parte de los casos, el fisco intenta demostrar que no es así. «Se dan casos de todo tipo, desde personas que se hacen fotos todos los días con el periódico y con las montañas detrás, por si acaso» contaba un asesor afincado en Andorra.

Pero esto no es todo. Hacienda también rastrea los cambios de residencia que se producen dentro de España desde autonomías que asfixian fiscalmente a sus ciudadanos hasta territorios menos agresivos con el contribuyente. Tradicionalmente, ha sido la Comunidad de Madrid el destino elegido por los ciudadanos para mudarse. Y el de los inspectores de Hacienda para vigilar. La AEAT avisa también este año:

«Se atenderá a la simulación de la residencia fiscal de algunos contribuyentes por la diferente tributación existente en una Comunidad Autónoma distinta de la real, con la intención de aprovecharse indebidamente de una inferior tributación».

Hacienda interroga a tus vecinos

Y es que, para evitar los golpes fiscales del Impuesto de Patrimonio o de Sucesiones, muchos ciudadanos han huido de sus regiones de origen. Mientras tanto, Hacienda va recopilado todo tipo de pruebas para averiguar si el cambio de residencia en cuestión es ficticio (no vivían allí los 183 días mencionados). «Controlan el lugar donde están los cajeros donde sacan el dinero en efectivo, el consumo de electricidad de la vivienda donde dicen residir, la dirección donde tienen suscrito el periódico y hasta preguntan al portero o a los vecinos«, explicaba un experto a este periódico refiriéndose al conflicto con Sucesiones.

Que un inspector se presente en la casa de un contribuyente para interrogar a sus vecinos puede parecer un hecho insólito, pero es mucho más habitual de lo que parece. Tanto es así, que es uno de los elementos probatorios más frecuentes en las investigaciones en las que Hacienda pretende averiguar si una vivienda está o no habitada, ya sea por un cambio de residencia o, por ejemplo, por un alquiler no declarado.

Un trabajo del catedrático de derecho financiero y tributario de la Universidad de Navarra, Eugenio Simón Acosta, también lo constata. El experto recoge 38 casos relativos al domicilio de las personas físicas sobre los que ha recaído resolución de la Junta Arbitral de Navarra (JAN) hasta y la «proporción del número de conflictos en que se han invocado por las partes los diversos indicios de residencia». Así, en el siguiente gráfico, vemos cómo las entrevistas a vecinos son el elemento probatorio más habitual (76,32%). También se aportan con frecuencia al expediente los suministros de agua o luz del inmueble (50%). Estos, junto al centro de salud al que el contribuyente investigado está adscrito, por ejemplo, son pruebas consideradas de «alto valor».

Elementos de «mediano valor» para el fisco, pero que también forman parte de sus investigaciones es la «actividad social del interesado», es decir, si el contribuyente está apuntado a algún club social, al gimnasio o al casino. Hacienda lo fiscaliza todo. «Indicios de poco valor» son considerados donde esté empadronado el contribuyente (es un mero trámite burocrático que no demuestra nada), dónde tenga matriculado su vehículo y hasta dónde residan sus hijos aunque sean menores.

Al secretario técnico del REAF, Rubén Gimeno, no les resultan novedosas estas pruebas. «Recuerdo un caso de un contribuyente, que vivía en Madrid y al que le acusaban de vivir en Andalucía, donde se le preguntó hasta el cura porque él iba a misa en Madrid. Y así lo demostró» cuenta.

«Un episodio muy sonado en este sentido fue cuando confirmaron que Shakira vivía en Barcelona y no en Miami porque siguieron el rastro de la peluquería a la que iba en Barcelona» añade. En el caso de conflictos de residencias entre autonomías, «normalmente, quien inicia la investigación es la autonomía que sale (o que cree que sale) perdiendo, pero la que gana también tiene la obligación de avisar si cree que un residente no vive en su territorio como dice» explica. Sea como fuere, «cualquier prueba sujeta a derecho es válida en estos casos» concluye.

Fuente: libremercado.com (28/3/24) pixabay.com

Sobre Tarraco 4383 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona