ICANN: “Los dominios genéricos no van a pertenecer a marcas”

818675-wwwAkram Atallah, máximo responsable del organismo que gestiona Internet, insiste en se mantendrá la independencia

En ICANN, Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números, el organismo que gestiona las direcciones web, trabajan sin prisa. En 2011 anunciaron que se abrían a nuevos dominios. Más allá de los ya conocidos .com, .es, .net o .org, daban la posibilidad de que ciudades y marcas tuvieran sus propias direcciones web. También de que cuestiones genéricas tuvieran su forma de diferenciarse con, por ejemplo, un final terminado .car para las marcas de coches o .book para los libros. En España, Galicia o Cataluña ya tienen la aprobación para gestionar dominios terminados en .gal y .cat, respectivamente. El Vaticano está tramitando el.catholic. Akram Atallah, máximo responsable del organismo que gestiona Internet, ha sido entrevistado telefónicamente por EL PAÍS.

Pregunta. ¿Cuándo veremos estos nuevos dominios en la Red? ¿Cuándo se podrán teclear estas direcciones con la facilidad con que ahora se pone .com?
Respuesta. Antes de que salga todo a la luz hay que ir con cuidado y supervisar cada petición. Este año se difundirá una pequeña cantidad, pero todas las peticiones tendrían que estar funcionando o haber sido descartadas antes de 2015.

P. En la actualidad hay 22 dominios de primer nivel (.com, .org, .info…) y 200 de países (.es, .uk, .de, .ar…), ¿cuántos más veremos?
R. Hemos recibido 1.930 peticiones. De momento hemos aprobado 400 dominios nuevos. Antes de fin de año tendremos, al menos, 100 más.

P. ¿Cómo priorizan?
R. Primero los nombres genéricos y los que están atados a ciudades y regiones. Después nos pondremos con los comerciales.

P. ¿Cómo se pone precio a los dominios bajo ese genérico?
R. Los que piden el genérico, por ejemplo .nyt, son quienes pasarán a gestionarlo. Ellos son los responsables, tanto comercial, como organizativamente. Nosotros supervisamos para asegurar que el servicio es correcto o de que sigue funcionando si, llegado el caso, se quedaran sin fondos.

P. ¿Cuáles han sido los más complicados?
R. Como es obvio, los que no tienen grafías no latinas. Por primera vez habrá nombres de dominio en árabe y chino.

P. ¿Qué dominios genéricos veremos?
R. Algunos ejemplos son .car, .book, .lawyer… Así un abogado podrá tener su nombre con esa terminación, o un modelo de coche o un nuevo libro. Nos parece que se pondrá algo de orden. También estará .news para noticias, .vip, .baby, .health, .play…

P. ¿Y las empresas? ¿Cuáles han pedido su dominio?
R. Sobre todos las de tecnología. Son muchas, pero se habla poco de estas peticiones. No solo tenemos sobre la mesa .google o .amazon. También .samsung o .nokia.

P. Precisamente Amazon quiso hacerse con algunos dominios genéricos, como .baby o .love
R. Entendemos que les gusten. Como si les gusta .movie o .book, porque son productos relacionados con su negocio. Igual que Microsoft propuso .doc, pero los dominio genéricos no van a pertenecer a marcas.

P. ¿Qué peticiones han recibido desde España?
R. Además de .madrid, algunas de marcas como .seat, .movistar, .bbva y .telefonica.

P. Cada vez se ven más dominios de países que se usan para terminar nombres de marcas o juegos de palabras. Un caso puede ser el .me.
R. No es un uso correcto. Cada país tiene potestad para gestionarlo como crea oportuno, pero dentro de unas reglas. Una de las normas es no hacer negocio con ello, sino usarlo para cuestiones públicas. La mayoría hace un uso correcto, pensando en su población. Los que se lo saltan no podemos decir que dañen Internet, pero sí que no es su finalidad.

P. ¿Qué opina de aquellos que acaparan direcciones web para especular?
R. Es parte del mundo en que vivimos. Nosotros nos aseguramos de que si una marca está registrada en un país, ese dominio no se pueda vender a otro. Pero si no está protegida es mucho más difícil dirimir. Si es un caso claro, suspendemos su uso y recuperamos el control del dominio para dárselo al dueño legítimo.

P. ¿Y respecto a los nombres de personas?
R. Eso ya depende de las leyes locales. Si dos personas se llaman igual, una no tiene más derecho que otra.

Fuente: Elpais.com (9/8/13)