La Seguridad Social asumirá más papel en el cálculo de cotizaciones

validacion_ficheroLa Seguridad Social calculará por la empresa cuánto debe cotizar cada uno de los trabajadores.

Y, en efecto, el proceso de adaptación no es sencillo. Prueba de ello es que la primera fecha que se barajó para su implantación fue, precisamente, la jornada de ayer, 1 de junio de 2014 pero, lejos de estar preparados -tanto la Tesorería General de Seguridad Social (TGSS) como las empresas-, pronto se empezó a hablar de julio.

A día de hoy, se prevé que su entrada en vigor se comience a llevar a cabo en octubre, mes a partir del cual -en función de la publicación de la normativa necesaria-, la TGSS seleccionará paulatinamente empresas y despachos para que se vayan incorporando al nuevo sistema de liquidación de cuotas, dando un periodo transitorio de tres meses para que éstos se adapten, e irá incorporando al resto de empresas de forma progresiva.

Menos errores y trámites

Estas empresas se beneficiarían entonces de las tres principales aportaciones del sistema Creta: la minimización de los errores en las cotizaciones -las reglas de cotización se aplican desde el momento de la liquidación por parte de la TGSS, lo que conlleva también una reducción de la emisión de deudas y recargos que supone la subsanación de errores-; la simplificación de la forma de cotizar y reducción de las cargas administrativas -que sea la TGSS quien lo calcule reduce las obligaciones de las empresas- y un aumento de la transparencia en las cotizaciones.

El nuevo método de cotización sustituirá así al actual envío de ficheros FAN y, con un formato similar al de los borradores del IRPF que manda Hacienda, pretende, como explican desde el organismo, «simplificar el cumplimiento de las obligaciones sociales, facilitando la liquidación y el cálculo de las cuotas sociales de cada trabajador». Los empresarios recibirán entonces el detalle de la cotización que pagan por cada uno de sus trabajadores así como la cantidad total, una información que podrán consultar en todo momento tanto trabajadores como empresarios online.

Envío de información

Así, mientras que en el sistema actual el envío de la información de las cotizaciones se realiza por parte de las empresas a la TGSS, quien posteriormente envía la cantidad resultante de la liquidación facilitada, en el nuevo Creta es la TGSS la que envía la información de las cotizaciones según los datos de los que dispone, pasando a un modelo de facturación por trabajador.

«Para la correcta cotización, las empresas deberán mantener un control riguroso del estado de afiliación de sus trabajadores, y que esta información esté correctamente actualizada en las aplicaciones, así como comunicar las variaciones de las bases de cotización y tramos de cotización de cada mes», advierten desde Sage, empresa de soluciones de gestión empresarial que se encuentra entre los desarrolladores de software que participan en la Fase Beta del proyecto, en marcha desde octubre de 2013.

Fraccionamiento por tramos

Aparece la noción de tramo, que refleja el periodo temporal en que las características de cotización del trabajador -perfil de cotización- no varían. «Por ejemplo, un contrato temporal que a mitad de mes se transforma en contrato indefinido, motivará en este caso que se deba cotizar en dos tramos. Un trabajador siempre tendrá como mínimo un tramo para cada periodo de liquidación», explican desde Sage.

Los tramos de cotización de un trabajador se generan desde las aplicación de nómina, y la TGSS comprueba la coherencia con la información de que dispone. Habrá que tener en cuenta, como advierten desde la Secretaría de Estado de la Seguridad Social , que «si los tramos comunicados por el usuario no coinciden con los construidos por la TGSS, la liquidación de cuotas del trabajador correspondiente no se podrá realizar».

Fuente: Eleconomista.es (2/6/14)