La subasta de entradas: una alternativa legal a la reventa

conciertoLa reventa de entradas o venta online en canales secundarios es uno de los principales quebraderos de cabeza para los organizadores de eventos. La empresa Never Empty ofrece una alternativa: la venta por subasta.

Organizar un evento exitoso no es tarea fácil. Incluso cuando se cumplen los objetivos de venta y asistencia, nos encontramos con situaciones poco ventajosas para los organizadores. El precio de las entradas es uno de ellos, ya que la reventa de las mismas genera, en ocasiones, más dinero que la venta oficial.

En la pasada final de Champions de Milán, el mercado negro de la reventa a pie de estadio llegó incluso a suponer un beneficio de 500 a 1.000 euros por entrada. ¿Cómo enfrentarse a esta situación? Matan Ganani, fundador y CEO de la empresa de ticketing Never Empty ofrece algunas claves.

La reventa de entradas o venta online en canales secundarios es uno de los principales quebraderos de cabeza para los organizadores de eventos. Muchos de los asistentes pagan cantidades desorbitadas por acudir a un concierto, musical o partido de fútbol, dinero que el promotor del evento nunca percibe.

La mayoría de organizadores se guían por el precio de mercado a la hora de fijar el precio de sus entradas de cara al público, logrando, en algunos casos, sus objetivos de venta y asistencia. Sin embargo, no se debe olvidar la existencia de la reventa, que, en muchas ocasiones, dispara el precio final de las entradas. Uno de los ejemplos más recientes ha sido el del concierto que ofreció Bruce Springsteen en Madrid el pasado mes de mayo, donde las entradas oficiales se agotaron en tres horas y en la reventa se llegaron a pagar más de 1.500 euros. «En este tipo de acontecimientos, los promotores pueden dejar de percibir millones de euros en comparación con el pago real hecho por los asistentes» comenta Matan Ganani.

El caso más reciente, que ha vuelto de poner de actualidad esta problemática, ha sido el del exitoso musical ‘Hamilton’ de Broadway, en el cual la reventa de entradas generó 60 millones de dólares que, obviamente, ni los actores, cantantes y organizadores percibieron. «Han tomado la medida de subir el precio de las entradas oficiales para ahuyentar a los revendedores, sin embargo, lo único que están consiguiendo es que éstos suban aún más el precio de las mismas» opina Matan de Never Empty.

Para solventar esta situación, los promotores de eventos deberían ofrecer a los asistentes la posibilidad de pagar lo que éstos estén dispuestos, de manera directa en su canal de venta. «Si una persona que realmente quiere asistir a un evento y está dispuesta a pagar mucho más en proporción al precio oficial de venta, ¿por qué no que sea la misma web del promotor o recinto la que le brinde esta opción?», agrega Ganani.

Ésta la propuesta y el objetivo del producto que ofrece Never Empty, que se adelanta a esa demanda basándose en precios dinámicos determinados por pujas de los interesados. «Basta con que el promotor cree fases de venta, lo cual ya ocurre en muchos eventos, y deje algunas entradas para la venta a través de subastas. Con nuestra plataforma, el promotor siempre tiene el control de las subastas y la decisión final de aprobación de pujas», explica Matan, que concluye mencionando que «aunque esto no terminaría con la reventa completamente, lo cierto es que el beneficio de las entradas con sobreprecio que la gente esté dispuesta a pagar mediante subastas iría a sus arcas».

Fuente: Expansion.com (24/7/16) Pixabay.com