Las primeras batas sanitarias de Zara llegan a los hospitales

Las primeras batas protectoras para el personal sanitario que ha fabricado Zara en sus talleres ya han llegado a España. En concreto, se trata de una primera partida destinada al Complejo Hospitalario Universitario A Coruña (CHUAC), aunque habrá más envíos en las próximas semanas. Las batas tienen en la etiqueta el logotipo de Zara.

Nada más decretarse el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, Inditex, el gigante textil dueño de Zara y fundado por Amancio Ortega, anunció que se pondría a fabricar batas en sus fábricas. También está elaborando mascarillas y material necesitario para atender las necesidades de los hospitales en la lucha contra el coronavirus.

El grupo también ha puesto su red logística a disposición del Gobierno para cubrir las necesidades que vayan surgiendo y están realizando envíos todas las semanas. Ya han traído a España más de 35 millones de unidades de protección.

«Estamos explorando la capacidad de convertir parte de nuestra capacidad de fabricación textil a producción de material sanitario, para cuyo objetivo se ha involucrado al equipo de producción de Inditex. En este sentido, se ha identificado la posibilidad de fabricación de batas protectoras en España para lo que es necesario realizar una serie de ajustes sanitarios y confirmar la disponibilidad de materia prima», señaló el grupo al comienzo de la crisis sanitaria.

Potente Red

Inditex tiene un potente músculo industrial y logístico. Cuenta con fábrica en decenas de países. Desde que comenzó la crisis, está colaborando, a través de su logística, para el envío de material. El grupo tiene fábricas en China y en otros países asiáticos, principales mercados importadores de estos productos.

De hecho, el aeropuerto de Zaragoza, que es donde suelen llegar las prendas que fabrica en los distintos países antes de ser enviadas a las tiendas de todo el mundo, se ha convertido prácticamente en un aeródromo de recepción de material sanitario. Inditex ha cedido sus corredores aéreos y su red para poder hacer estos envíos. Ayer la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, elogió la labor que está realizando el gigante textil en esta crisis.

También agradeció el hecho de que Inditex no haya solicitado un ERTE para los 24.000 trabajadores de las tiendas que ahora mismo están cerradas. El grupo ha decidido pagar de su bolsillo el salario íntegro de los trabajadores, y no recurrir a esta herramienta. Si hubiera solicitado el ERTE por fuerza mayor (al tener clausuradas sus tiendas por el estado de alarma, podría haberlo hecho) los empleados cobrarían de las arcas del estado.

Inditex es la mayor compañía textil del mundo, pero tiene miles de tiendas cerradas y las ventas en la primera quincena de marzo cayeron un 24% como consecuencia del cierre de los establecimientos y de la incertidumbre derivada de la pandemia.

Fuente: Elmundo.es (17/4/20)