Lidl despide a un empleado por trabajar de más y sin haber fichado

A Jean P. le han echado por trabajar más de la cuenta. Hasta el pasado junio, era el gerente de un supermercado Lidl en Barcelona. Pero la empresa descubrió un fallo: empezaba a trabajar antes de tiempo —a veces llegaba incluso con una hora de antelación— para “preparar la tienda antes de su apertura”. Sin haber fichado, Jean “realizaba pedidos, cambiaba precios o reponía palés enteros de artículos”, según consta en su carta de despido.

Jean, que trabajaba en Lidl desde 2005, cree que su despido es improcedente y ha llevado a la cadena de supermercados ante los tribunales para que le readmita. Ayer se celebró el juicio, que todavía no tiene sentencia.

Lidl despidió a Jean por “incumplimientos laborales muy graves” tras una investigación con las imágenes de seguridad del supermercado. Durante unos días de abril de 2017, el gerente accedió al local a las cinco de la mañana y pasó un buen rato —“entre 49 y 87 minutos”, dice el informe— trabajando sin haber fichado. Jean vulneró la norma por la cual “cada minuto que se trabaja, se paga, y cada minuto que se trabaja debe quedar registrado”, según recoge la carta de despido. Lidl agrega que recibió “quejas” de empleados a los que invitaba a llegar antes, algo que el acusado niega. Además, en ocasiones el gerente estaba solo, algo prohibido por motivos de “seguridad”.

El abogado del acusado, Juan Guerra, alegó ayer que si Jean se apartó de los procedimientos reglados no fue “precisamente” en su provecho, sino “en beneficio de la empresa”.

Fuente: Elpais.es (26/10/17) Pixabay.com

Etiquetas: