Lo que debe saber sobre los créditos rápidos

relojHoy en día, las entidades financieras tienen en cartera préstamos rápidos, éstos se conceden en un periodo de 24 a 48 horas y en un máximo de 72 horas el dinero estará ingresado en su cuenta. Se suelen solicitar online, sin tener que dirigirse a una sucursal. El usuario únicamente debe introducir en un formulario sus datos personales, tales como nombre, apellidos, DNI, teléfono y dirección. Después la entidad le pedirá la documentación necesaria.

Al solicitar un préstamo rápido habitualmente se tienen que presentar los siguientes documentos:

– DNI o NIE en vigencia.

– Justificantes de ingresos. En caso de tener nómina, adjuntar las tres últimas. En caso de disponer de una pensión, presentar las tres más recientes.

– Última declaración de renta presentada.

– Contratos de trabajo si la antigüedad en la empresa no supera los dos años.

– Justificantes de gastos y el último recibo de otros préstamos.

– Último recibo del alquiler o el contrato de la vivienda habitual.

– Propiedades. Último recibo del IBI del inmueble habitual y de otras propiedades de las que sea titular.

– Justificar el destino del préstamo.

En el caso de ser autónomo o trabajador por cuenta propia puede ser que se tenga que adjuntar también:

– Declaraciones trimestrales del IVA y resumen anual.

– Declaraciones trimestrales del IRPF.

– Declaración anual con terceros (Modelo 347).

– Último recibo de autónomos.

Características

Estos productos financian un importe, como norma general, inferior al del resto de préstamos bancarios, hasta 15.000 euros. El plazo máximo para devolver la cantidad prestada suele ser más corto, hasta 5 años. Los intereses de estos tipos de préstamo y de los de tramitación normal oscilan entre el 4% y el 14%.

Como su nombre indica, la respuesta por parte del banco suele ser más rápida que la banca tradicional. Asimismo, no es necesario realizar desplazamientos para contratarlos y presentan unas cuotas mensuales bajas. Para poder acceder a este tipo de préstamo no suele ser necesario tener aval ni tener ningún requisito de vinculación con la entidad, ya que el importe que financian no es muy elevado.

Requisitos

El principal requisito es no estar incluido en ningún listado de morosidad, como ASNEF, RAI o Experian y tener un buen historial crediticio.

Las otras condiciones varían según la solvencia del solicitante y también según el banco o financiera.

Los colectivos que tienen una situación económica más estable, como por ejemplo, empleados con antigüedad laboral y funcionarios suelen ser los más favorecidos. En cambio, los jóvenes, autónomos y personas que están en paro se encuentran con más dificultades para optar a estos productos.

Fuente: Expansion.com (14/10/16) Pixabay.com