Medio siglo de salario mínimo

9915073-ilustracion-de-concepto-de-nube-de-palabra-del-salario-minimo-internacionalEl SMI se creó en España vía decreto el 17 de enero de 1963 hasta alcanzar los 752,85 euros en 2013 (a 12 pagas). El Banco de España ha planteado ahora su eliminación en circustancias especiales.

El salario mínimo profesional (SMI) es actualmente «inembargable», según dispone el Estatuto de Trabajadores de nuestro país. Pero el pasado viernes en la presentación de su informe anual, el Banco de España, en unas líneas del mismo, planteó su eliminación en determinadas circunstancias: «Cabría explorar la posibilidad de establecer nuevas fórmulas…». La propuesta se ha convertido en el nuevo caballo de batalla de la economía española, con sus detractores y defensores, en la búsqueda de otros enfoques para hacer frente al problema laboral que sacude nuestro país. Pero: ¿cuándo se instauró el salario mínimo en nuestro país?, ¿por qué?, ¿existe en todos los países?, ¿en cuáles no?, ¿cuál fue el primero en hacerlo?

El 17 de enero de 1963 se introdujo en España el primer salario mínimo interprofesional, que quedó fijado en 60 pesetas al día (o 1.800 pesetas al mes, según el modo de pago). Era para los trabajadores mayores de 18 años, sin distingos entre el trabajador del campo y el de la industria, como antes sucedía, y sin distingo también entre el hombre y la mujer, como también pasaba. «No nos valen aquellas empresas que sólo puedan sobrevivir a costa de sueldos bajo y sin protección para el infortunio de sus obreros», argumentaba el ministro de Trabajo de la época, Jesús Romeo Gorría, que subrayaba la trascendencia social y económica de la nueva disposición.

De las 60 pesetas del año 63 se saltó a las 84 del año 1966, para incrementarse un año después a 96 pesetas. En este punto, el ministro Romeo Gorría, que todavía continuaba al frente del ministerio, recalcó que «naturalmente que quisiéramos que el salario mínimo fuera más alto, pero sólo es posible lo que es posible». La evolución de esta figura laboral en nuestro país alcanzó, cincuenta años después de su nacimiento, los 752,85 euros mensuales (a 12 pagas) en 2013, situado en una posición media del «ranking» europeo de aquellos países que disponen de salario mínimo. Porque no todos lo tienen…

¿Qué hace el resto del mundo?

Alemania, Italia, Austria o Suecia, por citar sólo algunos, son algunos de los países europeos que carecen de este listón retributivo de mínimos. « ¿Por qué le vas a obligar a un país a establecerlo?», se pregunta Rafael Pampillón, profesor del IE Business School. Y, sin embargo, países tradicionalmente más reacios a la injerencia estatal como Estados Unidos o Reino Unido fijan los suyos, según datos de Eurostat, en 998,15 y 1.264.25 euros respectivamente. Pampillón considera que están establecidos para «evitar situaciones de miseria o explotación», pero apunta, al comparar con sus pares (aquí menciona a Francia, por ejemplo) que son inferiores y por tanto cree que la influencia no es demasiada en tanto que, por ejemplo, Estados Unidos «es el país, de los de gran tamaño, con la renta per cápita más alta y su salario mínimo no es relevante».

Históricamente esta figura de la legislación laboral apareció por primera vez en Nueva Zelanda en 1894 y en el estado australiano de Victoria dos años después. Posteriormente se introdujo en Gran Bretaña en 1909 y en varios países de la Europa continental. En Norteamérica, el estado de Massachussets fue el primero que lo estableció.

Salario mínimo calculado sobre 12 meses

Luxemburgo 1.874,19 €
Bélgica 1.501,82 €
Irlanda 1.461,85 €
Holanda 1.469,40 €
Francia 1.430,22 €
Gran Bretaña 1.264,25 €
España 752,85 €
Grecia 683,76 €
Portugal 565,83 €
Polonia 376,58 €
Rumanía 157,26 €
Bulgaria 158,50 €
Fuente: Eurostat (datos del 2013), Abc.es (4/6/13)