‘Pisos mosquito’ a 500.000 dólares, última ‘moda’ en Hong Kong

Las inversiones en el sector inmobiliario han disparado los precios en muchas ciudades. En Hong Kong, cada vez se compran menos metros con el mismo dinero.

unidades mosquito

Al mostrar un apartamento de 16 metros cuadrados, un agente inmobiliario explica que todos los muebles tienen que hacerse a medida y describe el alféizar de la ventana como un área potencial de «esparcimiento». La vivienda, en un desarrollo llamado High Place, en Hong Kong, no es mucho más grande que el espacio de una plaza de aparcamiento o de una cocina. Pero se vendió en mayo por 516.000 dólares.

Incluso para los estándares de Hong Kong, donde las viviendas espaciosas son un lujo, los apartamentos son cada vez más pequeños. Tan pequeños que algunas de las nuevas construcciones han recibido el apodo de ‘unidades tamaño mosquito’.

Las viviendas cada vez más pequeñas son parte de una tendencia surgida al calor del incremento de los precios de los inmuebles en las principales ciudades del mundo. La causa es el interés de los inversores por el sector inmobiliario como fórmula para obtener la mayor rentabilidad posible a su dinero.

En 45 segundos: Así es el apartamento ‘transformer’

pisos mosquito

En 2010, el hongkonés Gary Chang diseñó una vivienda de 32 metros cuadrados cuyos elementos móviles permitían aprovechar al máximo la superficie.

Al igual que Londres o Nueva York, Hong Kong está recibiendo una fuerte demanda de inversores que buscan lugares seguros donde colocar sus fortunas. Gran parte de esta inversión procede de compradores de China. Aunque estos inversores van detrás de propiedades de alta gama, su apetito está ayudando a impulsar los precios en general, haciendo que sea mucho más difícil acceder a una vivienda.

El precio promedio de una propiedad residencial ha experimentado una tendencia al alza desde 2009 en Hong Kong, salvo por una caída de tres trimestres en 2011 y una corrección muy leve en 2013. En un estudio reciente que compara los ingresos medios con los precios inmobiliarios, Hong Kong aparecía como la ciudad más cara del mundo, con precios que superan 17 veces los ingresos medios anuales de la población. En Nueva York, la relación es de 6,1.

Los ingresos crecen menos

Desde 2007, los ingresos medios han aumentado en Hong Kong alrededor de un 42%, pero los precios inmobiliarios se han disparado un 154%. «La gente tiene que sacrificarse y se agolpa en apartamentos más pequeños», dice Joanne Lee, de Colliers International. De hecho, la frustración por el encarecimiento de la vivienda fue uno de los factores que llevó a miles de jóvenes a protestar en las calles durante 2014.

«Los consumidores no tienen ningún poder de negociación», afirma Barbara Leung, profesora de Economía y experta en el sector de la Universidad Politécnica de Hong Kong. «Si la gente quiere comprar una propiedad, no pregunta por los metros cuadrados. Pregunta simplemente por el precio», añade. Un desarrollo inmobiliario llamado Mont Vert, de la empresa Cheung Kong, controlada por el hombre más rico de la ciudad, Li Ka-shing, tiene apartamentos incluso más pequeños que 16 metros cuadrados. Eso provocó el año pasado una avalancha de vídeos en YouTube de gente que medía el comedor con los brazos extendidos. Esos apartamentos tenían un precio de casi 260.000 dólares, aunque Cheung Kong sólo permite adquirirlos a quienes ya han comprado antes una vivienda más grande.

En My Place, un desarrollo para personas que van a adquirir su primera vivienda, se ofrecen estudios de 21 metros por precios superiores a los 500.000 dólares. Pisos de menos de 18 metros cuadrados en Baker Residences se están vendiendo por unos 400.000 dólares, a pesar de que el edificio está ubicado frente a dos funerarias. Y otro ejemplo es un complejo llamado Axis, de Henderson Land Development, donde apartamentos de 20 metros cuadrados están en oferta por entre 700.000 y 800.000 dólares.

Panorámica de Hong Kong, la ciudad más cara del mundo para adquirir una vivienda en función de la ratio precio/ingresos medios de sus habitantes.

Lejos del comprador medio

Jai Shum, un diseñador de interiores de 23 años, busca un lugar para alquilar con su novia, mientras ahorran dinero para comprar. Según sus cálculos, si ahorran entre 1.000 y 1.300 dólares al mes, pasaría más de una década antes de que pudieran pagar la cuota inicial de un apartamento mosquito de medio millón de dólares. Esto se debe a que la Autoridad Monetaria de Hong Kong dictaminó que los bancos pueden prestar a los compradores que buscan adquirir su primera vivienda sólo el 60% del valor de los apartamentos.

Shum probará suerte en la lotería de vivienda subsidiada por el Estado. Alrededor del 46% de la población de Hong Kong vive en este tipo de casas, a las que pueden acceder sólo aquellos por debajo de un nivel determinado de ingresos. En una lotería realizada en marzo, 135.000 personas solicitaron 2.160 viviendas.

Buggle Lau, analista jefe de Midland Realty, sostiene que la demanda de pequeños apartamentos también está siendo impulsada por un número creciente de jóvenes que quieren mudarse cuando aún son solteros. «Es mejor que vivir en un apartamento dividido», señala Lau, en referencia a un área legal gris: se trata de pisos divididos en varias unidades que se alquilan por partes, cada una menor a nueve metros cuadrados. De hecho, los pisos mosquito son conocidos como «la alta gama de los apartamentos divididos».

Fuente: Expansion.com (25/6/15)