¿Qué nacionalidad tiene un bebé que nace en un avión?

El pasado 16 de febrero, el vuelo 1954 de Jet Blue que cubría el trayecto entre la capital de Puerto Rico y Fort Lauderdale, en Florida, aterrizaba en el aeropuerto de la ciudad floridana con un pasajero más de los que habían embarcado apenas dos horas y media antes. Para sorpresa de todo el pasaje, la mujer que había subido a la aeronave embarazada de nueve meses rompía aguas a mitad de camino dando a luz antes de tocar suelo.

Tras conocerse que el bebé había nacido a más de 10.000 metros de altitud sobre las aguas de Florida fueron muchos los que se preguntaron cuál acabaría siendo la nacionalidad del pequeño. A diferencia de lo que ocurre en otros países, en el caso de este neonato no había duda alguna: dado que la madre dio a luz mientras se sobrevolaba suelo americano, el recién nacido adquiría al instante la nacionalidad estadounidense, tal y como contempla la legislación del país de las barras y estrellas.

No obstante, cabe subrayar que no en todos los países sucede lo mismo. En el caso de España, toda persona nacida en el espacio aéreo español y de padres españoles recibe automáticamente el pasaporte español. Sin embargo, cuando la madre no es española, el bebé no adquiere de forma automática la nacionalidad. Para optar a ella, según nuestras leyes, deberá residir en suelo español durante su primer año de vida.

Otros países como Francia o Noruega poseen legislaciones que contemplan que las naves registradas en sus territorios tienen su ‘nacionalidad’. Por ello, con independencia del punto geográfico en el que se encuentre el avión en el momento exacto en el que se produce el alumbramiento, el neonato adquirirá el pasaporte del país en el que está ‘empadronada’ la aerolínea.

Más complejo resulta el caso de Reino Unido, donde nacer sobrevolando suelo británico no te convierte automáticamente en ciudadano de la pérfida Albión. Algo que vivió en sus propias carnes Shona Owen, alumbrada a bordo de un avión de la compañía British Airways cuando su madre realizaba el trayecto entre Accra y Londres. El suyo es, probablemente, uno de los pasaportes más singulares del mundo ya que en el espacio reservado para el lugar de nacimiento se lee: «en un avión a diez kilómetros al sur de Mayfield, Sussex«.

No menos llamativo resulta el caso del que fuera futbolista del Villarreal, Rio Mavuba. El 8 de marzo de 1984, poco después de que sus padres huyeran de la Guerra Civil de Angola, en algún punto del Océano Atlántico, y en plenas aguas internacionales, nacía el futuro deportista, convirtiéndose así en apátrida. De madre angoleña y padre zaireño, no fue hasta 2005 hasta que logró definitivamente la nacionalidad francesa tras toda una vida viviendo en territorio galo como refugiado político. En su caso, en el lugar reservado a la ciudad de nacimiento de su pasaporte se puede leer: «nacido en el mar«.

A que nacionalidades opta un nacido en pleno vuelo

Como pueden ver, no existe consenso alguno a la hora de determinar cuál es la nacionalidad que debe adquirir un bebé nacido en pleno vuelo. Aun así, la mayoría de los países del primer mundo solventan el asunto de la nacionalidad de quienes se abren a la vida a bordo de una aeronave siguiendo alguna de las siguientes fórmulas:

-Otorgándole la nacionalidad de los padres y la del país del que sale el avión.

-Otorgándole la nacionalidad de los padres y la del país de destino del avión.

-Otorgándole únicamente la nacionalidad de los padres.

-Otorgándole la nacionalidad de los padres y la del país en el que está registrada la aerolínea.

Fuente: Elmundo.es (10/7/19) Pixabay.com