El superfichaje de Neymar, un negocio rentable para el PSG

Se va. Neymar anunció este miércoles a sus compañeros del FC Barcelona que la próxima temporada no les acompañará en el terreno de juego. Vestirá los colores del Paris Saint-Germain (PSG), propiedad de Qatar Investment Authority (QIA), un fondo soberano de inversión, fundado en 2005, por el anterior emir de Catar, Hamad bin Khalifa Al-Thani, que pagará al Barcelona 222 millones de euros por rescindir el contrato del delantero brasileño. El traspaso más caro, hasta la fecha, de la historia del fútbol, por delante de los desorbitantes 120 millones que le costó al Manchester United fichar al jugador de la Juventus Paul Pogba, o los 101 millones que recibió el Totthenham por parte del Real Madrid a cambio de Bale, o los 94 millones que le desembolsó Florentino Pérez al Manchester United a cambio de Ronaldo.

Sobre la rentabilidad de la operación tampoco tiene dudas el director del Instituto Superior de Negociación de la Universidad Francisco de Vitoria, Juan Mateo. “Florentino Pérez es quien cambió el modelo de negocio en el fútbol, y vio realmente que donde había negocio era en los contratos publicitarios, en las ventas de camisetas, y no tanto en ganar la Copa de Europa”. Es el modelo que parece querer seguir el PSG, apunta el consultor, “generar ingresos derivados de la compra de jugadores”. Y pocos dudan de que Neymar, si su entorno le acompaña y no le convierte en un juguete roto antes de tiempo, será la siguiente estrella deportiva, una vez se vaya apagando el brillo de Messi y de Ronaldo.

Desde el punto de vista deportivo, apunta el director ejecutivo de la escuela portuguesa de marketing IPAM, Daniel Sá, contratar a un buen jugador beneficia en primer lugar al club, en este caso, el PSG, que eleva el nivel y su categoría. “Aspira a ser un gran equipo, al igual que han hecho otros, como el Manchester, que no eran grandes y que gracias a los fichajes se han colocado en el primer nivel”, señala Sá. En esta idea también coincide el socio de Deloitte, quien cree que este fichaje además revitaliza la Liga francesa, sin peso hasta ahora entre las competiciones europeas. “Está en cuarto lugar, por detrás de la inglesa, la española y la alemana, que tienen a los mejores jugadores”, señala Pons. 

Otro hecho relevante que ha conseguido Neymar, sin todavía haber pisado el Parque de los Príncipes, es dirigir todas las miradas y atención mediática hacia el PSG. “Está generando una atracción hacia el club que antes no había conseguido, gracias a una estrella mundial del mismo nivel que los astros de la música o del cine”.

En cuanto a las razones que mueven a un jugador a cambiar un equipo grande, como el Barcelona, por uno de menor relevancia, el dinero, apunta Sá, no es el primer motivo. “Es la sombra de Messi, y es más fácil que ahora conquiste un Balón de Oro. Va a ser la estrella máxima”, señala el directivo portugués. El pellizco de dinero, señala Mateo, también influye, porque el peligro lo tiene muy cerca el jugador, en su entorno.

Zahavi, el oscuro agente que llevó a Neymar al PSG

No tiene el tirón mediático de Jorge Mendes, el representante más famoso del fútbol. Tampoco la lengua de Mino Raiola, el polémico agente que regala titulares con cada fichaje millonario. Pero cuando ambos ni siquiera soñaban con entrar en el negocio de los traspasos, Pini ZahavI (Israel, 1943) ya ejercía de intermediario. «Pongo en contacto a jugadores con clubes y a inversores con clubes, nada más. Reúno a la gente y me pagan mi comisión». Así se define el hombre en la sombra de la operación más grande de la historia del balompié, la incorporación de Neymar al Paris Saint-Germain, que cuenta con la participación de este veterano de 73 años.

Presentado como el agente capaz de resolver cualquier conflicto, el entorno de Neymar lo ha elegido para contactar con el club de Nasser Al-Khelaïfi. La única imagen que ha salido a la luz de la negociación entre ambas partes es un encuentro a finales de julio en un hotel de París entre el director deportivo del PSG y el agente israelí, con puros y botellas de champán en la mesa. ¿Pero quién es Pini Zahavi?

Sus inicios como periodista deportivo en Israel le sirvieron para lograr contactos. «Mi forma de hacer negocios era moverme de un periódico a otro cada cuatro o cinco años. Eso te permite conseguir un mejor salario. ¡No quería seguir siendo un periodista deportivo pobre!», relató a The Guardian en 2006. Esa idea es la base desu trabajo ahora. Buscar un club mejor para un futbolista y llevarse una parte del traspaso. Durante su etapa en la prensa cerró sus primeros acuerdos gracias a las amistades que hizo en el Mundial’74.

Pero poco a poco, Zahavi entendió que el periodismo no le daría tantas alegrías. «Constantemente me atacaban compañeros de profesión, así que por un tiempo aparté mi trabajo como agente. Muchos periodistas hacen negocios: con dinero, personas o noticias. Pero a mí me atacaban porque iba de cara», lamenta. Finalmente, lo que apartó fue su trabajo en los medios.

Pini Zahavi y los 36 millones de comisión

En 2003, cerró una de las operaciones más complejas: la compra del Chelsea por parte de Roman Abramovich. El anterior propietario del equipo apenas podía pagar los salarios de la plantilla cuando contactó con Zahavi, que a través de un amigo en común le presentó al magnate, quien le devolvió el favor contratando a jugadores como Michael Essien o Petr Cech y en ambos casos se llenó los bolsillos con una comisión.

Pini Zahavi, un nombre recurrente en los documentos de Football Leaks, está detrás de muchos de los grandes negocios en la Premier League, como el fichaje de Alex Teixeira del Shakhtar a la Superliga china (50 millones) o el de Rio Ferdinand del Leeds al Manchester United (46). La llegada de Mascherano y Tévez al West Ham terminó en una multa para los hammers, ya que pertenecían a un fondo de inversión de un colega de Zahavi. Salió indemne.

Pero él quería ir más allá. Hace dos años adquirió el club belga Royal Excel Mouscron cuando estaba al borde de la quiebra. ¿Un agente comprando un equipo de fútbol? Las normas de la FIFA lo prohiben, aunque encontró una vía de escape. Como indica el diario Malta Today, vendió el club a su sobrino y otro familiar… por 10 euros.

Ahora que el culebrón Neymar acaba, Zahavi está a punto de cumplir su parte. Sólo queda esperar la recompensa, que saldrá de los 36 millones que el PSG pagará en comisiones al padre del astro y al intermediario más hábil. Ayer, L’Equipe no dudó en darle un lugar relevante en las negociaciones junto al director deportivo Antero Henrique y el presidente Al-Khelaïfi en el bando parisino, y con el agente Wagner Ribeiro y el progenitor del jugador en el otro.

Fuente: Cincodias.es (2/8/17) Elmundo.es (2/8/17) Pixabay.com

Sobre Tarraco 4402 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.