Un impuesto especial sobre el chicle en México

Sólo en una calle de la capital se retiran 2000 chicles al día por lo que se ha convertido en un grave problema de limpieza pública.

En México, la Cámara de Diputados estudia la propuesta para aplicar un impuesto especial sobre el chicle, debido al alto costo de despegar millones de piezas que cada año se arrojan en calles,  monumentos y fachadas de edificios públicos.

El país es el segundo mayor consumidor de goma de mascar en el mundo, por detrás de EEUU, pues tan sólo la empresa Kraft Foods produce más de 92.000 toneladas anuales de chicles con unos ingresos de 420 millones de dólares para los fabricantes.

Tarea compleja

La propuesta de aumentar el impuesto al chicle fue presentada por el diputado Juan Manuel Diez Francos, cuyo objetivo es aplicar un impuesto de 35% al precio de cada unidad, debido a que el coste de la limpieza pública cuesta cinco veces más que el valor original del producto.

Se trata de una tarea monumental, pues sólo en la calle Madero del Centro Histórico de la capital se retiran al día más de 2.000 chicles.

Hay papeleras en cada esquina para que la gente tire los chicles. No está bien que lo echen al suelo porque a uno que anda barriendo se le pega en los zapatos”, explica Aurelio González López, empleado del gobierno local.

Cuestión de salud

El problema de la goma de mascar sobrepasa el deterioro del mobiliario público, llegando incluso a afectar a la salud de los ciudadanos.

El Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) establece que cada chicle puede contener hasta 10.000 bacterias y hongos, que son potenciales transmisores de enfermedades. Parte de la recaudación obtenida se destinaría a programas de educación cívica.

“¿Qué es más importante, comprar una gran máquina de limpieza o educar a la gente?” se pregunta Jaral Fernández, intendente del Centro Histórico de Ciudad de México.

Otros paises

  • En  Irlanda del  Norte, el Partido de Alianza presiona al Ministerio del Medio Ambiente para imponer un impuesto a la goma de mascar para costear las 22,000 libras anuales que el gobierno capitalino de Belfast emplea para retirar del centro de la ciudad la goma de mascar pegada en las banquetas y pavimento.
  • En Inglaterra, a través de diversas encuestas, como la aplicada en 2010 por el Panel Populus Saga, sugieren que la mayoría de los habitantes aprueba la imposición de un gravamen con el mismo fin, para destinar lo recaudado a labores de limpieza en las calles. Los ingleses consideran que un impuesto de entre 1 y 10 centavos sería apropiado.
  • En octubre de este año, la asamblea en Gales rechazó la imposición e un impuesto de 5 centavos por paquete chicles y optó por combatir el problema fortaleciendo las tareas de educación.
  • En 1992, Singapur optó por la prohibición de la goma de mascar para garantizar así la limpieza de sus calles y evitar el gasto de recursos en quitar la goma pegada. En 2004 se retractó parcialmente y permitió la comercialización de chicle sin azúcar.

Fuente: Lagaceta.com  Aristeguinoticias.com

Más información (otras prohibiciones curiosas): http://pepoladas.over-blog.es/article-top-10-prohibiciones-cu-37977159.html