Un pensionista ofrece 5.000 euros a quien contrate a su hijo en paro

anuncioEntre anuncios clasificados de préstamos, servicios de reparación y citas a ciegas, un pensionista de 68 años ofrece 5.000 euros. Pero no busca compañía, sino ayudar a su hijo, en paro desde hace un año. La desesperanza llevó a Antonio —nombre ficticio— a ofrecer dinero a cambio de un puesto laboral para su descendiente, de 39, que no conseguía encontrar trabajo. Desde este viernes, cuando publicó el reclamo en el periódico El Heraldo de Aragón, el jubilado, que nació en Madrid y vivió 18 años en la región aragonesa, ha recibido propuestas de 20 empresas, pero él prefiere mantenerse con los «pies en la tierra».

«Pensionista ofrece 5.000 euros a empresa que contrate a su hijo en paro, cualificado, responsable y trabajado …», reza el anuncio. Antonio pensó que la oferta «era la única salida». Su hijo, casado y con un pequeño de cinco años, lleva encadenando contratos temporales desde que hizo la selectividad y ha pasado por diversos sectores, desde empresas de informática, hoteleras o alimenticias. En septiembre de 2014 fue despedido de su último trabajo. Llevaba siete años en el departamento de mantenimiento de una química, pero una nueva «remesa de empleados jóvenes provocó que le echaran a la calle». Desde entonces, busca otro puesto sin descanso. Es uno de los 4.067.955 desempleados registrados en España este agosto, después de aumentar en 21.679 personas el mes pasado.

Antonio, que era abogado y trabajaba para la Administración, cobra la cuota de pensión más alta, unos 2.500 euros. Pero con esa cantidad tiene que sostener tanto su hogar como ayudar a sus cinco hijos a salir a delante. Su mujer está muy enferma, y los cuatros descendientes que sí trabajan son «mileuristas», a los que les cuesta llegar a final de mes, cuenta el jubilado. Pero el caso más sangrante es el del menor, que vive en Zaragoza con su familia. Su nuera trabaja en el sector alimenticio, pero «apenas les da para la hipoteca».

«Pensé en 5.000 euros como una cifra redonda, pero estoy dispuesto a dar más». A Antonio le es indiferente si su hijo consigue cualquier trabajo como empleado o si alguien les plantea un buen proyecto para emprender. Él lo que quiere es que salga del pozo en el que se encuentra. En menos de una semana ha recibido 20 llamadas, pero ninguna de las empresas ha preguntado por el dinero. Solo piden el currículum de su familiar y entrevistarle para el puesto. Las entidades pertenecen a diversos sectores: químico, hostelería, de diseño gráfico, aseguradoras y un medio de comunicación, entre otros. El 99% son de Zaragoza, donde vive su hijo y donde se publica El Heraldo de Aragón. Pero Antonio prefiere ser cauto: «Detrás de cada puerta no sabes quién está».

Lo curioso es que Antonio publicó el anuncio sin que su hijo supiera nada. Él le informó horas antes de que el periódico llegara a los quioscos. «Se enfadó mucho conmigo, no quería que le identificasen en Zaragoza. Le parecía algo indigno y hasta vergonzoso, pero después de hablar largo tiempo con él, me dijo: ‘Eres el mejor padre del mundo», relata el jubilado. Su familia está «expectante» ante las 20 empresas que han llamado a su puerta. El anuncio, por el que Antonio ha pagado 90 euros en total, se publicó el pasado viernes, sábado y domingo, y volverá a repetir en los mismos días de esta semana. Por lo que los aragoneses que abran el diario este fin de semana encontrarán el reclamo nuevamente.

Fuente: Elpais.es (2/9/15)

Etiquetas: