Un político deja su sueldo de 5.000 euros al mes para investigar en el extranjero

10326629-manos-del-cientifico-que-sostienen-dos-cilindros-de-vidrio-que-contengan-liquidos-cientificas-para-uUn político deja su sueldo de 5.000 euros al mes para investigar en el extranjero

Ingeniero agrícola especializado en química agrícola, Fernández remitió una carta a sus compañeros de su formación, Anova, en la que anuncia que desde el 30 de octubre dejará el Parlamento para dedicarse a la investigación como mínimo por dos años en Copenhague.

El escrito, avanzado por Galicia Confidencial, destaca que se trata de una oportunidad para regresar a una actividad que en Galicia, asegura, no puede «ejercer en estos momentos».  «Motivos profesionales» David Fernández Calviño comentó a EFE que se marcha a Copenhague «por motivos profesionales», puesto que le han ofrecido un trabajo de investigación sobre la afectación de determinados pesticidas a organismos del suelo, un proyecto financiado por el Ministerio de Medio Ambiente de Dinamarca que decidió aceptar.

Fernández comentó que le ha costado tomar la decisión en el plano personal, por tener que ir a otro país, pero para su carrera profesional «es lo más sensato».
También señaló que, desde el principio en que accedió a la política, «tenía muchísimo miedo» a descolgarse de la investigación, un asunto «extremadamente competitivo» y del que llevaba «desconectado» desde hace un año.

Sin trabajo en Galicia

«Lo que pasa es que aquí -en Galicia- no me salía absolutamente nada, lo llevaba lo mejor posible, pero ahora que me salió esta oportunidad, desde el punto de vista laboral no lo pensé ni un momento», aunque le pesa en el plano personal por el alejamiento de su familia.

Pero, en el plano político «no hay nadie imprescindible», manifestó David Fernández, que estudió en las Universidades de Vigo, donde hizo la mayor parte de su carrera investigadora, y Santiago y también trabajó en un proyecto de investigación en la sueca de Lund.

De su experiencia en el Parlamento se queja de que le falta «nivel intelectual» y le faltan «argumentos de verdad, fuera del ‘y tú más'» y dijo que esperaba «bastante más» de la experiencia porque confiaba en que «las discusiones fuesen sobre argumentos» en el debate parlamentario.

A este respecto, dijo que ha llevado «bastante mal» que el Gobierno, en sus respuestas, no defienda sus políticas sino que suele contestar «lo que le parece y desvía la atención».

Sí lleva un «muy buen» recuerdo del trabajo con sus compañeros de coalición, «lo único» que le hacía aguantar, dice y concluye: «Fue una maravilla».

Fuente: Eleconomista.es (22/10/13)