Amancio Ortega robustece su imperio inmobiliario

El fundador de Inditex lleva desembolsados 620 millones en poco más de un mes.

El empresario gallego, Amancio Ortega, ha comprado el edificio que alberga la tienda de Apple en Valencia por 23 millones de euros. Se trata de la última adquisición que realiza el español más rico del mundo, que ha logrado levantar un verdadero imperio alrededor de su grupo textil, Inditex, forjando un patrimonio de 47.600 millones de dólares (unos 37.050 millones de euros), según la prestigiosa revista Forbes.

Su fortuna crece a una velocidad abrumadora gracias a las últimas adquisiciones que ha realizado el multimillonario en poco más de un mes. Concretamente, Ortega ha desembolsado más de 620 millones de euros desde el pasado mes de diciembre en cuatro operaciones inmobiliarias, de las cuales dos se han producido en esta última semana.

La compra del edificio situado en la calle Colón de Valencia, una de las zonas más cotizadas de la ciudad, al fondo de inversión Corpfin Capital Real Estate Partners, no es más que otro movimiento estratégico del empresario, que apuesta por el negocio inmobiliario, donde se mueve con astucia a través de operaciones de sale & leaseback.  Esta práctica consiste en comprar inmuebles de alto atractivo, como puede ser la sede de alguna gran empresa, para después arrendar el edificio a esa misma compañía por un largo periodo de tiempo.

De hecho, los últimos movimientos de Ortega se han realizado en esta línea, comprando edificios emblemáticos, situados en pleno centro neurálgico de la ciudad y asegurándose inquilinos con alta solvencia. Estas son, precisamente, las características de la otra adquisición que ha realizado el fundador de Inditex a través de su patrimonial Pontegadea esta misma semana en Barcelona.

El multimillonario cerró la compra con la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) del edificio que albergaba la sede de Banesto en Barcelona, situado en la Plaza de Cataluña, por unos 44 millones de euros.
Este edificio ya había llamado la atención del empresario hace dos años, cuando se hizo con el local comercial de 2.000 metros cuadrados de este inmueble, por 86 millones de euros, quedándose con la tienda de Apple en la Ciudad Condal.

De este modo, con su última adquisición, Ortega se convierte en el propietario de tres edificios que albergan tiendas de la firma tecnológica, ya que además de las dos de España, posee otra en París.

Compras internacionales

El imperio del tercer hombre más rico del mundo no entiende de fronteras. El empresario se ha encargado de que su fortuna esté bien repartida entre las ciudades más potentes y cotizadas. Así, la última operación que cerró el español en 2013 tuvo lugar en Londres, donde Ortega superó las ofertas realizadas por inversores de Oriente Medio y Qatar, para comprar un bloque de oficinas en Devonshire House, la antigua residencia de los duques de Devonshire, en el exclusivo e histórico barrio West End, por unos 450 millones de euros.

Se trata de un bloque de más de 16.000 metros cuadrados, que está situado en una de las zonas con mejores previsiones de crecimiento para el negocio del alquiler en Londres. Esta gran demanda en el negocio de arrendamientos no ha pasado desapercibida para el empresario, que ha sabido aprovechar esta tendencia en los último años y se ha hecho con varias propiedades en este mismo barrio londinense.

Otra de las ciudades estrella donde el multimillonario ha fijado su interés es Nueva York, que también fue protagonista durante el pasado mes de diciembre de una de sus últimas operaciones. En este caso desembolsó 94 millones de dólares (unos 69 millones de euros) por la compra de un edificio comercial y de oficinas, que cuenta con una superficie de 5.200 metros cuadrados y que da cobijo a otras marcas de moda como Levi’s o la californiana, Patagonia.

No es la primera adquisición patrimonial de Amancio Ortega en Nueva York, donde tiene además una de sus tiendas más grandes de la marca Zara, que ocupa 2.500 metros cuadrados en el número 666 de la Quinta Avenida y que adquirió por unos 236 millones de euros.

En 2005 se hizo con un edificio en la calle 59 de Nueva York por unos 72 millones de euros, asimismo compró un centro comercial en la Milla de Oro de Chicago por unos 240 millones. En San Francisco posee también una galería comercial que adquirió por 70 millones de euros, mientras que en Washington adquirió la sede del Banco de Atlanta por 49 millones de euros y en Boston compró la sede de la inmobiliaria James Campbell por 95 millones de euros.

Las inversiones de Ortega

llegaron también hasta Miami, con la compra del Hotel Epic por 100 millones y de la sede de Bacardi por unos 84 millones.

Las calles más caras

La apuesta de Ortega por el ladrillo de lujo es evidente, y así se puede comprobar en las principales vías de ciudades como Barcelona o Madrid, donde el empresario ha realizado grandes inversiones, entre las que destaca la compra de la Torre Picasso por unos 400 millones de euros o los distintos edificios que posee en el Paseo de la Castellana, una de las calles más caras de Europa. Por otro lado, en Barcelona, Ortega se aposentó en la Plaza Cataluña, con la compra de la sede del BBVA por 100 millones y en el Paseo de Gracia, donde el empresario tiene ya cuatro edificios.

Fuente: Eleconomista.es (10/1/14)