Bruselas echa el freno a los recortes pero pone plazos a las reformas

13481379-llaves-orden-o-caos-muestra-organizados-o-no-organizadosLa Comisión Europea consumó ayer el anunciado cambio de tercio en la política presupuestaria del club comunitario proponiendo una relajación generalizada de los objetivos presupuestarios en la UE para los próximos años. Con menos austeridad y más reformas, Bruselas espera que la zona euro sea capaz de salir de la recesión en que se encuentra sumida desde hace ya 18 meses.

En el caso de España. el plazo para poner en orden las cuentas públicas se extiende hasta el año 2016 y da incluso más margen de maniobra de lo previsto en el déficit para este año. Autoriza un 6,5% en lugar del 6,3% que maneja el Gobierno, lo que implica 2.000 millones de euros menos en recortes que las comunidades autónomas probablemente reclamarán repartirse.

Pero la prórroga no le ha salido gratis al Gobierno español que, gracias a sus promesas de reforma se ha librado de ser puesto bajo la incómoda tutela de la Comisión Europea. La lista de medidas que Bruselas reclama a Madrid es extensa pero, sobre todo, muy precisa en sus calendarios. El vicepresidente de la Comisión Europea Olli Rehn consideró ayer “convincente” el plan de reformas remitido por el Gobierno en abril pero puso el acento en la aplicación “puntual y rigurosa” de las medidas que contiene.

Entre sus “recomendaciones” (figura legal empleada, aunque políticamente tengan más peso) figura volver a reformar la legislación laboral a la vuelta del verano, acordar este mismo año la aplicación del ‘factor de sostenibilidad’ en el cálculo de las pensiones y aprobar cuanto antes otras medidas que están en el aire desde hace meses pero que no acaban de concretarse.

El sistema tributario español está, más que nunca, en el punto de mira de Bruselas, que recalca cómo a pesar de las últimas subidas fiscales el nivel de recaudación en España en relación al PIB sigue entre los más bajos de Europa, A su juicio, el problema está en la amplia oferta de deducciones fiscales disponibles para particulares y empresas, “que reduce la recaudación y es fuente de distorsiones”. En el caso del IRPF, por ejemplo, critica la desgravación por la contratación de planes de pensiones porque “tiene efectos regresivos y falsea la composición del ahorro». Bruselas no exige su supresión pero sí lo plantea el documento de trabajo de sus servicios como una de las maneras de hacer más eficaz el sistema tributario español. A menudo muchas de las ideas planteadas a ese nivel, tarde o temprano acaban por imponerse en la agenda política.

En cuanto a las empresas, la Comisión Europea critica que las grandes empresas paguen, en la práctica, menos que las pequeñas y medianas en concepto de impuesto de sociedades gracias las deducciones. Critica por ejemplo las que incentivan el endeudamiento de las empresas y pone en alerta al Gobierno ante sus planes de lanzar nuevas desgravaciones por i+d, business angels

La Comisión Europea también pide al Gobierno que desvele sus cartas en septiembre respecto a cómo piensa garantizar que cumplirá la senda del ajuste en los próximos años. Aunque para este año no cree necesarios más recortes, reclama que “especifique” como piensa alcanzar sus objetivos de déficit en el 2014, 2015 y 2016, cuando debería ser del 3%.

Fuente: Lavanguardia.es (29/5/13)