Casi todos los contadores de la luz son ya ‘inteligentes’ y permiten al cliente revisar su consumo vía internet, según la cnmc

El número de equipos con capacidad de telemedida y telegestión integrados en la Red superó los 26,8 millones a finales de 2018, lo que representa el 99,14% del total del parqué disponible con una potencia contratada igual o inferior a 15 kilovatios (KW).

Son datos publicados este miércoles por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), después de que la normativa estableciese que las compañías podrían sustituir los contadores analógicos por contadores digitales de forma gradual.

Los nuevos equipos tienen la ventaja para el cliente de que pueden acceder a sus lecturas horarias de consumo a través de las webs de sus empresas distribuidoras, que se publican en www.cnmc.es.

La implantación ha sido progresiva siguiendo la regulación. La norma establecía que, a finales de 2014 debía estar relevado el 35% del total del parque de contadores de hasta 15 kilovatios, e incrementaba su relevo en una porción de otro 35% adicional antes de concluir 2016, y el 30% restante antes del 31 de diciembre de 2018.

Sin embargo, a finales de 2017, se modificó la norma para dar mayor margen a las empresas distribuidoras y que pudieran mantener hasta un máximo del 2% del total del parque de contadores sin sustituir, siempre que fuera debido a causas no imputables a la misma y fuese debidamente justificado y aprobado por la CNMC.

Aunque el grado de cumplimiento es muy elevado, no se ha logrado alcanzar el 98% de sustitución en todas las provincias, y en Pontevedra y las cuatro provincias catalanas ni siquiera han alcanzado dicho porcentaje.

En el caso concreto de Cataluña, Endesa, que es la empresa distribuidora de más peso en la región, lo justifica en que un elevado número de clientes se han negado a los cambios del equipo. El resto de motivos que alegan las empresas son accesos imposibilitados o deficiencias en la instalación, así como la peligrosidad de las instalaciones existentes.

A pesar de ello, un total de 295 empresas han cumplido los objetivos de implantación y 95 de ellas han renovado todos los equipos; mientras que 34 no los han cumplido pese a que todas han sustituido algún contador.

A la CNMC le corresponde la labor de supervisar en qué medida se está facturando a los clientes con los nuevos sistemas, y los consumidores con contadores ‘inteligentes’ pueden acceder a su curva de consumo horario a través de la página web de su distribuidor.

Con la nueva tecnología el consumidor está pagando el coste del alquiler del contador, que es superior al de los antiguos equipos analógicos, algo sobre lo que la CNNC se ha pronunciado ya que considera que se les debería cobrar el mismo precio del alquiler del equipo analógico.

Fuente: Eleconomista.es (19/6/19) Pixabay.com