Claves a la hora de emprender un negocio

Abrir un negocio en España es necesario pero complicado. A la sequía de credito se une el exceso de papeleo. La burocracia obstaculiza los proyectos emprendedores y alarga de manera innecesaria los plazos para crear una empresa. Somos el segundo país de Europa dónde son necesarios el mayor número de trámites para crear una empresa, según la OCDE. El plazo medio necesario para poner en marcha un proyecto empresarial en España se sitúa en 28 días, según datos del Banco Mundial.

 

Las gestiones son infinitas. Lo primero que hay que hacer es elegir la responsabilidad y forma jurídica, definir el número de socios y contar con una inversión mínima de 3.000 euros, según informa el ministerio de Industria, que cuenta con un centro de asesoramiento a emprendedores (900 19 00 92). A partir de ahí comienza un proceso laberíntico: cursar la inscripción en el registro mercantil, obtención del número de identificación fiscal, autorización previa al Ministerio de Economía (en los casos de Sociedades de Garantía Recíproca y de Sociedades de Capital-Riesgo).

A ello se unen otros trámites como el alta en el censo de empresarios y pagar el impuesto sobre actividades aconómicas. El camino no acaba aquí. En este punto se suman los requisitos autonómicos y municipales que varían de un lugar a otro de la geografía española. Hay que solicitar, en caso de que sea necesario, la licencia municipal de obras, la de apertura y efectuar la comunicación a la Consejería de Trabajo correspondiente, entre otras gestiones menores.

Monta tu negocio en 24 horas

No obstante, la legislación española permite diferente atajos para acortar los plazos. «Los empresarios individuales que lleven a cabo una actividad que no precisa local ni ninguna autorización especial pueden hacerlo en un día», explica la directora de Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Madrid, Mariola Olivera. Asimismo, si se recurre a la creación telemática o a la ventanilla única que han establecido comunidades como Madrid, una sociedad puede comenzar su andadura de tres días a una semana según los estatutos que utilice.

Los plazos para la apertura de un local también podrían reducirse si el Gobierno aprueba las «licencias express» anunciadas para este mes de junio e incluidas en la Ley de Impulso de la Actividad Económica. Cuando entren en vigor, el emprendendor solo necesitará un informe técnico en su ayuntamiento realizado por un arquitecto colegiado y el abono de las tasas, según explican en la Secretaría de Estado de Comercio. De este modo se eliminarán las licencias municipales de inicio y ejercicio de la actividad comercial así como las autorizaciones para obras menores de acondicionamiento que no afecten a elementos estructurales.

Solo podrán acceder a la simplificación de trámites administrativos aquellos locales impulsados por pymes de hasta 300 metros cuadrados y que no estén relacionados con la hostelería y según, se detalla en el anteproyecto, aquellos que afectan a salud, seguridad, medio ambiente, patrimonio artístico y bienes o prestaciones de dominio público.
Fuente: ABC (14/5/12)