Cómo evitar los timos en los talleres mecánicos

timosSegún el Instituto Nacional de Consumo, los talleres mecánicos son el quinto sector del que más quejas suelen recibirse cada año -precedido por las reclamaciones contra el de las compañías telefónicas, transportes, financiero y el de vivienda-. “Para evitar ‘problemas’, lo primero que hay que hacer es solicitar un presupuesto por escrito y no cerrar nada de palabra: sin un documento que acredite tu versión, no podrás reclamar”, destaca Ana María Amador, abogada de CEA.

Además, desde la Organización de Consumidores y Usuarios -OCU- recomiendan acudir a talleres donde faciliten presupuestos gratuitos -ya que, si consideras que te sale caro sólo tienes que llevarte el coche a otro taller y no te cobrarán ni un euro por el tiempo invertido en localizar la avería-.

1. Lo primero: elige el taller adecuado…
Fíjate en la placa… Por Ley, todos los talleres mecánicos deben tener una placa en el exterior en la que aparece su número de registro legal y un símbolo que indica su especialidad -carrocería, un martillo; pintura, una pistola de pintar; electricidad, una flecha quebrada; mecánica, una llave inglesa…-.
Mucho cuidado con… Si el taller no ofrece la especialidad que necesitas, pero acepta realizarte la reparación, te arriesgas a que la haga mal e, incluso, a que eso pueda provocar más averías.

2. Ojo a los precios…
Los talleres siempre deben tener a la vista lo que cobran por la mano de obra. Precisamente, será un dato muy útil para saber si el taller es barato, o no: los más asequibles de España se sitúan en 30 €/hora y los más caros pueden alcanzar los 80 €/h.
Mucho cuidado con… También debe estar a la vista el horario del taller y un cartel con los derechos del cliente -por ejemplo, la posibilidad de quejarse presentando una hoja de reclamación-, así como una tabla con el precio de otros servicios -por ejemplo, qué te cobrarán cada día de más que dejes el coche en el taller, una vez reparado-.

3. ¿Taller oficial o independiente?
Desde 2010, la UE permite pasar la revisión de tu coche -incluso durante los dos/tres años de garantía que, por Ley, tiene- tanto en los talleres oficiales -de la marca- como independientes -redes de talleres o los de barrio-. Eso sí, para que la marca te respete la garantía, en caso de avería, el taller debe ofrecer unos estándares de calidad similares a los que exige a sus servicios oficiales y, cada vez que pases la revisión, firmarte la garantía, especificando los servicios realizados, para demostrar que han seguido el plan de mantenimiento adecuado. No obstante, para evitar problemas, lo aconsejable es acudir a los talleres oficiales durante el tiempo que tu coche esté en garantía. Un dato: si quieres ahorrar dinero compara presupuestos entre distintos servicios oficiales -hay diferencias de hasta un 30%-. Además, actualmente, los talleres oficiales están realizando ofertas muy agresivas.
Ojo: si tu coche dispone de una garantía superior a los dos años Kia, por ejemplo, ofrece 7 años…-, tendrás que pasar siempre las revisiones en los talleres de la marca, ya que al superar el plazo legal… es ella la que te cubre -y, por eso, te exige usar sus talleres-.

4. Ojo, cuando dejes el coche…
Al dejar el vehículo deberás firmar -por duplicado- un documento que se llama ‘resguardo de depósito’ -una copia se la queda el taller y otra tú-. Va firmado por el taller y el cliente y en él queda constancia de que dejas tu coche para elaborar un presupuesto, especificando la razón -por ejemplo, un determinado ruido en un elemento del vehículo, que echa más humo de la cuenta…-.
Mucho ojo con… Nunca pierdas el ‘resguardo de depósito’. Si te roban el coche mientras está en el taller, deberás presentarlo para exigir que el taller te abone su precio de mercado. Además, haz que figuren en él los kilómetros con los que dejas el vehículo -se han dado casos en los que el personal del establecimiento lo ha utilizado sin el consentimiento del propietario-. También es aconsejable guardar una fotocopia del resguardo, porque tendrás que entregarlo al recoger tu coche… y en él se indica la razón por la que lo llevaste al taller. En caso de que el problema persista te permitirá reclamar, con ese documento, por no haberse solucionado -en la factura final sólo aparecen los elementos sustituidos-.

5. Pide siempre un presupuesto…
Antes de efectuar una reparación, exige un presupuesto por escrito en el que debe figurar de forma detallada el coste de las piezas, la mano de obra… Así, en caso de detectar otras averías o piezas rotas, el taller no podrá cambiarlas sin tu consentimiento -desde que las detecta tiene, por Ley, un plazo de 48 horas para comunicártelo-. Recuerda que si te realizan un presupuesto y no quieres dejar el vehículo en ese taller, por Ley, deberás pagar el tiempo que hayan invertido los mecánicos en detectar la avería -así que lo recomendable es acudir a talleres que no te cobren por él-.
Mucho cuidado con… En ocasiones, en el resguardo de depósito aparece una nota -en letra pequeña- en la que consta que renuncias al presupuesto previo: jamás lo firmes; si lo haces, permitirás al taller cambiar piezas sin tu consentimiento… y podrías pegarte un ’susto’ cuando te comuniquen el precio final del trabajo. Exige otro documento con ambos aspectos separados -ya que no tienen nada que ver uno con otro-.

6. Ojo a la marca de las piezas…
Los talleres están obligados a usar piezas homologadas. Por ello, presta atención a que las que colocan al coche llevan, visible, la marca de su fabricante, con las siglas ECE -para homologaciones europeas-, seguidas de un código con números y letras. Si la pieza no está visible, puedes comprobar su marca, pidiendo su factura de compra.

7. Que no te pongan piezas usadas…
La Ley sólo lo permite cuando el taller se responsabiliza por escrito de que están en buen estado y únicamente en caso de urgencia justificada, por no existir piezas nuevas -por ej. si el coche se dejó de fabricar hace muchos años-, o por otras razones -por ejemplo, si el usuario lo pide para abaratar el coste de la reparación; aunque por Ley, y por cuestiones de seguridad, nunca deben afectar a los sistemas de frenado, suspensión y dirección del vehículo.

8. Si tu coche está en el taller mucha semanas, porque no dispone de la pieza necesaria… Por Ley, el plazo para suministrar un recambio de un vehículo fabricado en España es de 15 días -un total de 30 para los modelos de importación-.
Mucho cuidado con… Si tu coche queda inmovilizado más tiempo, exige por escrito que te faciliten uno de sustitución y reclama, al taller o al fabricante de la pieza, los gastos que te suponga no tenerlo reparado en un plazo normal.

9. Si tu coche se rompe a las pocas semanas de pasar por el taller…
Por Ley, todas las reparaciones tienen una garantía de tres meses o 2.000 km recorridos -en el caso de vehículos industriales 15 días o 2.000 km-. Eso sí, las piezas que no son de desgaste -como las de carrocería, elementos estéticos interiores…- tienen dos años de garantía, vigente desde la fecha de entrega del vehículo, como cualquier otro producto nuevo.
Mucho cuidado con… perderás la garantía si el sistema ha sido, posteriormente, manipulado por ti o cualquier mecánico amigo. Además, recuerda que si sufres una avería, la garantía sólo cubrirá el arreglo del sistema reparado… no de otras piezas que no tengan relación -por ejemplo, si se te rompe el embrague y te habían cambiado un faro-.

10. Cuidado a la hora de pagar la reparación…
Todos los talleres están obligados a entregar una factura escrita, firmada y sellada, con el desglose de la reparación -mano de obra, piezas, horas de trabajo…-. Además, al dorso de la factura debe figurar la garantía de la reparación.
Mucho ojo con… Si, por un defecto de fabricación, te arreglan tu coche en garantía, exige la factura del taller, aunque sea a coste cero. Te permitirá reclamar en caso de que el problema persista.

Ante la duda reclama
Si consideras que el precio es abusivo o te han hecho mal una reparación, deja constancia de ello explicando tu caso en la hoja de reclamación del taller. Además, envía una copia a Consumo de tu ayuntamiento o Comunidad, en el plazo máximo de dos meses; sus responsables estudiarán si se han infringido tus derechos, sancionando al taller, que deberá solucionar tu problema.

Fuente: Autofácil